Acuerdo unánime para que el regreso a clases sea obligatorio

Luego de varios encuentros virtuales, el Consejo Federal de Educación (CFE) consensuó ayer que el regreso a clases será de carácter obligatorio, algo que fue el centro del debate de los últimos días. La 97ª asamblea del CFE, presidida por el ministro de la Nación, Nicolás Trotta, contó con la participación de sus pares de las 24 jurisdicciones. Por Misiones estuvo presente el titular de la cartera educativa, Miguel Sedoff.

Se aprobó de manera unánime el documento “Protocolo Marco y lineamientos federales para el retorno a clases presenciales en la educación obligatoria y terciaria”, que fija los lineamientos obligatorios marco y recomendaciones generales. Sin embargo, cada provincia podrá elaborar planes progresivos y acorde a su realidad, en el momento en que la situación epidemiológica lo permita. Es decir, el Consejo Federal de Educación no definió fecha de retorno a las aulas.
Si bien se habló en innumerables oportunidades sobre la posibilidad de regresar al modelo presencial en agosto, dado que la pandemia obligó a suspender el dictado en el aula, Misiones no ratificó fecha pese a que el mismo Trotta señaló que Catamarca, San Juan y Misiones están en condiciones de volver a clases el mes que viene.
Lo que sí confirmaron desde el ámbito provincial es que será una modalidad mixta, presencial y virtual. “En un modelo mixto al que vamos creo que hay herramientas para evaluar y calificar en ambas circunstancias. Porque hay estudiantes que pueden estar en grupos de riesgo y no van a retornar a las escuelas aun cuando exista presencialidad, por ello es necesario tomar en cuenta esas situaciones”, había manifestado Sedoff antes incluso de que se conozcan las conclusiones del CFE.
Se interpreta de lo esbozado por Sedoff que aquellos alumnos que tengan enfermedades de base, como asmáticos o cardiópatas, estarán exceptuados del dictado presencial. No obstante, todavía resta analizar cuál será la modalidad de evaluación de saberes para promocionar el año.
En la asamblea, Trotta sostuvo: “Esta reunión es parte de la estrategia conjunta que venimos transitando para poder proyectar un regreso seguro a las aulas, priorizando siempre la salud de toda nuestra comunidad educativa. La realidad de la circulación del Covid.19 en el país es muy diversa, por eso sostenemos la importancia de la construcción de consensos ayudando a contener y derribar los lógicos temores que pueden tener nuestras familias, docentes y estudiantes”.
A su vez, Trotta se refirió a los próximos pasos que se llevarán adelante: “Partimos de una base, como señala el DNU, relacionada a la situación de la circulación del virus; luego, la preparación de las escuelas, garantizar la seguridad e higiene. También tenemos la obligación de avanzar en las instancias de formación y capacitación del personal docente y no docente de cara a la vuelta a las escuelas, al mismo tiempo que prepararemos a nuestras y nuestros estudiantes y familias para la nueva normalidad de las aulas”.
El protocolo marco y los lineamientos federales establecen un conjunto de pautas de trabajo que promueven un ordenamiento en las actividades inherentes al retorno a las clases presenciales, basadas en criterios sanitarios y salud y seguridad en el trabajo, así como de organización escolar y pedagógica. El documento constituye un piso mínimo de requerimientos para la apertura de instituciones educativas, a partir de los cuales cada jurisdicción podrá agregar criterios adicionales y adecuarlos a la realidad local.
Estas pautas básicas para el rediseño de la dimensión física y de los flujos del movimiento dentro de la escuela se basan en el distanciamiento físico, el tiempo de exposición, la dinámica del aire y la higiene personal.
En ese sentido, corresponde evaluar si todos los establecimientos educativos cuentan con esas condiciones. En Misiones, en el sector público y privado, hay 1.043 unidades de servicio en nivel inicial (incluyendo sede y aulas satélites), 1.209 en primaria y 587 en secundaria. Las unidades de servicio representan los establecimientos escolares en los cuales pueden convivir dos o más escuelas.
La provincia suspendió el dictado de clases el 12 de marzo tras la declaración de Emergencia Sanitaria y Epidemiológica por brote de dengue y riesgo de coronavirus.
La matrícula que inició el ciclo lectivo era de 425.000 estudiantes en los niveles inicial, primario y secundario. Docentes y establecimientos educativos buscaron distintas estrategias para poder llegar a ellos, desde la Plataforma Guacurarí, enviando las tareas por WhatsApp, clases por Zoom y hasta hay maestros que llevan la tarea a la casa de los alumnos que no tienen conectividad.

Características generales
La reanudación de las clases presenciales en el país tendrá las siguientes características: se realizará a través de un escalonamiento progresivo, de acuerdo con criterios epidemiológicos de evolución de la pandemia y las características sociodemográficas de cada región y la asistencia será alternada por grupos de alumnos, de manera de garantizar el cumplimiento de las normas de distanciamiento social, articulando tiempos de presencialidad y de no presencialidad bajo un modelo “bimodal”.
Para ello, resulta imprescindible volver a mirar pedagógicamente la planta física de la escuela, imaginar la nueva jornada escolar (desde el inicio a la finalización), establecer un orden desde la llegada de los desplazamientos y la utilización de cada uno de sus lugares, considerando que la estructura edilicia también es educativa.
Cada jurisdicción podrá construir reglamentaciones propias complementarias. Para ello, las provincias deberán presentar un Plan Jurisdiccional de retorno a clases presenciales ante el Ministerio de Educación de la Nación.

“Se prevén tutorías para algunas materias”
Alberto Galarza, presidente del Consejo General de Educación (CGE), se refirió a los planteos realizados desde los diferentes gremios docentes respecto a la reanudación de actividades en el aula, en el marco de la Mesa Técnica Pedagógica.
“Un punto que vamos a abordar en el regreso a clases son las tutorías presenciales. Los estudiantes nos expresan, en las encuestas que llevamos adelante, las dificultades que tienen en determinadas áreas como Matemática, Lengua Extranjera, Física, entonces tenemos que buscar alternativas para dar continuidad a la trayectoria pedagógica”, sostuvo Galarza en diálogo con El Territorio.
“Habrá instancias de nivelación de contenidos, hay que buscar a los chicos que estuvieron fuera del sistema y hay que nivelar”, reconoció el titular del CGE.
En cuanto al distanciamiento social, el funcionario señaló: “por curso no serán más que catorce o quince estudiantes; el problema lo tenemos en divisiones que son más de 30 estudiantes se hace complejo cumplir con el aislamiento social”, al tiempo que destacó que “si bien habrá un protocolo general, cada institución debe adecuar a su realidad, tener en cuenta las características de las escuelas”.
“No avanzamos en el criterio de evaluación para quienes no regresen a clases, pero sabemos que es un momento de validar contenidos”, remarcó Galarza.

Pedido de más porteros
“La reunión fue en el marco de la mesa técnica pedagógica y qué recaudos tener para la vuelta a clases. Se habló mucho de la cuestión de la higiene y en ese sentido los gremios nos plantearon el tema de los porteros, y la verdad que tenemos algunos faltantes. Estamos buscando vías de solución. No se trata de que un sólo portero va limpia la escuela y se va a su casa, la cuestión es la repetición de la higiene”, explicó.

El Territorio.