Avanza la obra de la Casa Oasis de la Misericordia en Oberá

La Pastoral de Adicciones que trabaja en el Diócesis de Oberá, recorrió la obra dónde trabajarán para seguir atendiendo a personas con problemas de adicciones. El lugar se encuentra en pleno centro de la ciudad, dónde antes funcionaba una guardería, pero pertenece a la Diócesis. Pero sostienen desde la institución que necesitan un espacio para la recuperación de las personas y que crece el consumo de estupefacientes.

“En la semana de la lucha internacional contra las adicciones y el narcotráfico, estamos mostrando lo que será la casa Oasis de la Misericordia, dónde conjuntamente la Diócesis con la Catedral San Antonio, hicieron un esfuerzo para reciclar el edificio y ponerlo a consideración, disposición de los que sufren moral, espiritual y físicamente”, empezó contando el Doctor José Fabio, quién es uno de los que trabaja en la Pastoral de Adicciones.

Actualmente la Pastoral trabaja en el edificio Caritas, pero una vez inaugurado la Casa Oasis de la Misericordia, se trasladaran allí para llevar adelante el trabajo, pero el espacio servirá para otros movimientos eclesiásticos.

Aumento del consumo de estupefacientes

“Parece que con la cuarentena aumentó la demanda, entre mayo y junio atendimos 40 casos que se transforman en historias clínicas, es un número que nos llama la atención, además el 50 % es mujeres, está repartido la estadística”, reconoció Fabio y lamentó el aumento del consumo.

Pero lejos de destacar el trabajo realizado, sostiene que necesitan un espacio para la asistencia integral, “lo mostramos para que se visibilice la problemática, no para ponernos contentos por el trabajo que venimos haciendo, se necesita un centro de asistencia integral en la comunidad, porque si bien este espacio será más de una contención espiritual, pero hay otras cosas que hace falta en la localidad y en la zona”.

Casa Oasis de la Misericordia

Dónde actualmente se levanta el nuevo espacio, antes funcionó por muchos años la Guardería San Antonio, hasta el cierre definitivo en 2018, desde allí vienen planificando la remodelación del espacio para albergar diferentes actividades.

Se empezó a madurar la idea de una casa de uso pastoral, compartido para distintos movimientos y asociaciones laicales, parroquiales y diocesanos, uno de los espacios que necesita es la Pastoral de Adicciones, entonces se empezó a pensar también el espacio para Narcóticos Anónimos y para Alcohólicos Anónimos, que podrían funcionar entre otras expresiones.

El nombre Casa Oasis de la Misericordia surge a través de las declaraciones del Papa Francisco en el año 2016, cuando expresaba que se necesitaba espacios en el mundo que sean como un oasis de misericordia. Esperan que no sea el único espacio que tenga la Diócesis en Oberá y que se desparrame la ida por todo Misiones.

El Territorio.