Cuarentena en Oberá: tras el cierre de más de una decena de locales, piden soluciones para quienes no pueden trabajar

En la última semana se confirmó el cierre de varios negocios cuyos rubros no fueron exceptuados en la cuarentena y la ayuda estatal no es suficiente para cubrir las cuentas. El caso más destacado es del tradicional restaurante Juan Alfredo, cuyos propietarios comunicaron el 1 de mayo el cierre del local tras casi 21 años de trabajo. “Las deudas no esperan”, manifestaron.

Asimismo, dos peloteros ubicados sobre avenida de las Américas anunciaron que deberán desalojar sus locales, y un gimnasio sobre avenida Italia comenzó a retirar sus elementos del edificio que venía ocupando. Al menos tres locales de ropa sobre la calle 9 de Julio cerraron, además de otro de blanquería, dos más sobre calle Ralf Singer y uno sobre Avenida Libertad.

En el rubro gastronómico, dos cervecerías y una vinoteca sobre la misma avenida ya tienen sus locales vacíos, como así también un restaurante en la intersección con calle Neuquén.

Mariana Jaquet, propietaria de otra vinoteca ubicada sobre San Martín, solicitó al municipio trabajar bajo protocolo pero no recibió respuestas. “Hace 40 días no podemos abrir”, reclamó. “Los gobernantes muchas veces se olvidan que al ser elegidos por el pueblo, solo son administradores de la cosa pública. Y su deber es velar por los ciudadanos. Es momento de que planteen, presenten y brinden soluciones a quienes hace más de 40 días no podemos trabajar”, pidió.

“Todo el mundo necesita volver a trabajar y solo algunos pueden, esto se tiene que terminar… ¿en los supermecados no está el virus?”, preguntó la propietaria de una gráfica que también debió vaciar el local en la Galería 7 Estrellas.

Otros están en la cuerda floja con los gastos. “Pido que me permitan trabajar. Intentamos comunicarnos con nuestro intendente y pedir autorización, pero no hay respuesta”, contó el titular de un instituto gastronómico ubicado frente al Parque de las Naciones. A pocos metros, el propietario de un bar pool se refirió al jefe comunal preguntando “Señor intendente, ¿cómo hacemos para pagar sino podemos abrir?”.

La situación afecta además a los hoteles, cuyos trabajadores no tienen ninguna expectativa de volver a abrir en un futuro cercano, y en algunos casos sus empleados cobraron el 25% del sueldo el último mes, pero la cosa no da para más. Las dueñas “están desesperadas”, indicaron allegados de un hotel del micro centro obereño.

Infóber.