Destacan alcances de nuevas tecnologías en los yerbales

Desde el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) destacaron que “las nuevas cosechas” -como bautizaron al sistema que incorpora tecnología a las tareas de poda, carga y traslado de la materia prima- llegaron para quedarse. “Hoy el trabajo en gran parte de los yerbales se hace con tijeras electrónicas, guinches de carga, carritos de arrastre y camiones acondicionados para el traslado de hoja verde a granel”, indicaron.

Añadieron que son parte del escenario desde 2010 a través del Plan de Mejoramiento de la Cosecha, y los programas de tijeras automáticas y de adaptación y equipamiento para vehículos de carga, todos implementados por el Inym para mejorar las condiciones de trabajo de los tareferos y la eficiencia de las plantaciones. Como complemento, el instituto también puso en marcha el programa de motoguadañas y motosierras.

“Para nosotros es una satisfacción y lo hacemos con la mirada puesta en todo el sector, porque la yerba mate es eso: nos une y necesitamos que desde la plantación hasta el envasado haya eficiencia y calidad”, expresó Juan José Szychowski, presidente del Inym. “Así como estamos entregando herramientas, también estamos viendo cómo mejorar la calidad y abrir nuevos mercados para el sector industrial, cuidando al consumidor”, añadió.

Resultados en el terreno
Los testimonios de los productores ratifican esos conceptos. “Un buen corte cambia la brotación de la planta”, resumió Héctor Tabaczuk, quien decidió adquirir la segunda tijera electrónica para utilizar en la poda de las 35 hectáreas que tiene con yerba mate en Jardín América. “Hace cinco años llevé la primera tijera, también con el programa del Inym, y la verdad es que se nota la diferencia, los resultados están en las plantas que vuelven a crecer más sanas”, dijo.

Para la familia Hrinczuk, la tijera electrónica es una de las piezas fundamentales para lograr efectividad en el manejo sustentable de las 30 hectáreas de yerba mate que tienen en Campo Viera, con plantaciones que datan de 75, 40 y 20 años y donde se cosecha un promedio de 7.000 kilos de hoja verde por año. “Desde 1983 no pasamos el tractor en el yerbal para cuidar el suelo, también tenemos cubiertas verdes de invierno y de verano y la limpieza se hace con motoguadaña”, contó Alejandro, de 66 años.

“Pero, además, desde 2013 cortamos sólo gajos de dos años y dejamos el 35% en la planta; eso hasta hoy lo hacíamos con serrucho, ahora nos estamos llevando una tijera automática”, agregó su hijo Felipe, al tiempo que anunció que “se está fabricando un guinche para raídos” que se incorporará a la estructura de trabajo.

“Para nosotros esto es espectacular”, resumió Mario Ramírez, quien se dedica a la tarefa desde hace 23 años. “Antes teníamos tijera manual y serrucho, sin protección en las manos, y eso es agotador; ahora con la tijera electrónica se trabaja tranquilo todo el día, sin ese cansancio extremo que teníamos, y el rendimiento es mayor, lo cual también es bueno porque cobramos por tonelada de hoja verde cosechada”.

La primera tijera eléctrica en el sector yerbatero desembarcó en estas tierras hace 28 años. Fue de la mano de Eduardo De Coulon, quien la “descubrió” en Europa mientras recorría exposiciones de innovación y cuando volvió a Jardín América no dudó en incursionar en el mundo tecnológico para volcarlo al sector productivo.

El Territorio.