Diez puestos fijos y refuerzos de toda la provincia, así es el operativo en la frontera seca

Desde que se decretó el cierre de las fronteras por el avance de la pandemia se supo que el norte provincial, sobre todo Bernardo de Irigoyen, iba a ser uno de los puntos más complejos para controlar. Se trata -tal vez- del límite más poroso del país, con más de 30 kilómetros – hasta San Antonio – de frontera seca con Brasil, en la actualidad el país que más sufre el coronavirus en Sudamérica.
Ayer el ministro de Gobierno de Misiones, Marcelo Pérez, afirmó en declaraciones a El Territorio que la situación allí es una de las principales preocupaciones de la provincia y agregó que el Gobierno de Oscar Herrera Ahuad espera respuestas a los reiterados pedidos para contar con mayor presencias de las fuerzas federales en la zona.
“El pedido del gobernador fundamentalmente es con los pasos no habilitados, con la frontera seca donde hay un problema de ingreso y egreso, apelando no solamente a la presencia de la fuerza – que entendemos debe ser reforzada- sino también al sentido común de la gente, que entienda que yendo a un lugar de circulación viral puede contraer el virus con mucha más facilidad y puede perjudicar en su salud, su familia y por supuesto toda la población”, comentó detalló en diálogo con el programa Acá te lo contamos de Radioactiva.

El tránsito transfronterizo mermó considerablemente, pero efectivos policiales, federales y vecinos coinciden que se trata de un lugar imposible de controlar completamente. Hay varios reportes de que muchas personas siguen yendo a hacer algunas compras e incluso se registraron en Brasil incautaciones de vinos argentinos y cebollas de contrabando en los últimos días.
¿Pero cómo trabajan las fuerzas? Mucho, las 24 horas del día. La labor en la línea de frontera está a cargo de Gendarmería Nacional, que instaló diez puestos fijos que van desde el conocido barrio Tránsito Pesado, cercano al ingreso al ejido urbano, hasta el barrio Obrero. Cuatro kilómetros lineales que limitan con las localidades Dionísio Cerqueira (Santa Catarina) y Barracão (Paraná).
Los puestos fijos son de dos uniformados que hacen turnos de seis y, en algunos casos, ocho horas. Es decir que por cada puesto se necesitan seis gendarmes diarios. Además de los efectivos del Escuadrón 12, también colaboran la Unidad de Operaciones Especiales de Monte y todo se complementa con constantes patrullajes.
En los puestos los efectivos se dividen la tarea. Uno queda fijo y el otro recorre modo infante en la línea de frontera. En este sentido, se señaló que si los infractores son más de uno es muy difícil retenerlos, porque en cuanto un centinela avance sobre uno los otros tendrán vía libre para correr.
Todos los trabajos son coordinados con la Policía de Misiones.
En San Antonio, en tanto, el trabajo también consiste es patrullajes por los barrios que se encuentran al límite con Brasil. Los mapas marcan como límite natural los río San Antonio y Pepirí Guazú, pero por profundidad y cauce son fácilmente franqueables. Un puente improvisado o un simple salto te deposita en el extranjero.
En este contexto en los últimos días llegaron a la zona refuerzos de los Escuadrones de Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú. Se tratan de 45 efectivos que se sumaron a los trabajos, aunque no todos se pueden instalar allí porque se debería disponer un lugar acondicionado para mujeres y hombres. Una logística que aún no fue salvada.
Las medidas coincidieron con dos eventos que sensibilizaron y alertaron a la población: la detección del quinto caso de coronavirus en Misiones de un camionero que utilizó esa frontera y terminó convirtiéndose en la primera víctima fatal; y el primer caso de coronavirus en la zona, en este caso de un ciudadano en Barracão.
Hasta el momento tres personas argentinas fueron aprehendidas en infracciones que derivaron en causas penales, pero la cifra aumenta notablemente cuando se brasileños se trata. Cuarenta y siete (47) en Bernardo de Irigoyen y 15 en San Antonio, todos expulsados hacía su país.
Ayer, sin ir más lejos, fue detenido un ciudadano extranjero que ingresó a Irigoyen con su vehículo, pero fue interceptado de forma inmediata por los uniformados.
En Brasil – como viene informando este medio- la cuarentena es bastante más laxa, ya que pueden abrir diferentes comercios y hasta centros comerciales. Más allá de eso, ayer se anunció que unos 80 efectivos del Ejército desembarcaran para reforzar la seguridad en este sentido.

El Territorio.