Hoteleros afirman que “la situación del sector es muy dramática”

En Oberá remarcaron que, aunque se abran las fronteras, “no habrá huéspedes por mucho tiempo”.

Una gran cantidad de establecimientos hoteleros en todo el país, decidió cerrar definitivamente sus puertas como consecuencia de la extensión del aislamiento obligatorio por el COVID-19. En Misiones el momento es crítico, según lo describieron referentes del sector, considerando que las perspectivas de recuperación son escasas para lo que resta del año.

Por ello, subrayaron que en los próximos meses, por el descenso de la recaudación que golpea desde marzo, será muy difícil cubrir costos generales, sostener las fuentes laborales, y pagar los salarios y el aguinaldo de trabajadores.

Entrevistado por PRIMERA EDICIÓN, Marcelo Ghione del Comité Ejecutivo de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), remarcó que “la situación del sector es muy dramática. No vemos en el corto plazo la posibilidad de la apertura de los hoteles, debido a que los turistas no llegarán en los próximos meses a Puerto Iguazú. Mientras que no tengamos el Parque Nacional abierto, el aeropuerto funcionando y las fronteras sigan cerradas, nuestro panorama es nefasto”, aseguró.

“Partiendo de esa base no tenemos otra alternativa que permanecer cerrados hasta que haya herramientas que nos permitan traer turistas”, opinó.

Al mismo tiempo, recordó que “el principal centro emisor para Puerto Iguazú es Buenos Aires, que es el que más comprometido está ahora en el nivel de contagios. Por eso, estamos muy preocupados y recién vemos una recuperación para enero del año que viene. Esa es la triste realidad”.

Ghione planteó que “abrir las empresas en este momento es cargar con un costo en energía, mano de obra, y un montón de gastos fijos que tienen las estructuras hoteleras, que son imposibles de sostener. Es más económico, aunque se vaya a pérdida, seguir con el hotel cerrado que tenerlo abierto”.

Por su parte, Nicolás Ostrorog, propietario de Cabañas del Parque de Oberá, manifestó a este Diario que todo “es muy preocupante, estamos sin perspectivas que se recupere la actividad en breve”.

A modo de ejemplo, graficó: “Tengo 23 empleados, están en sus casas, pude pagar hasta marzo y después no ingresó más dinero. Ahora tengo cheques rebotados, les debo a los proveedores, aunque afortunadamente hay una comprensión generalizada, nadie va a hacer juicios, todo el mundo aguanta y perdona. A la hora de la verdad tengo decenas de miles de pesos que estoy debiendo. El costo operativo de un hotel es muy alto. Los impuestos siguen y al personal en algún momento le tendré que pagar”.

Consultado sobre cómo se daría el regreso a la actividad, indicó: “Primero se podrá habilitar para huéspedes misioneros, pero es algo totalmente inviable en lo económico. En mi caso necesito una ocupación mínima del 20% como para pagar las cuentas mensuales. De mi promedio de ocupación, el huésped de Misiones no representa ni el 3%. Está muy lejos de poder cubrir los costos mínimos”.

“Después se habilitará a otras provincias de Argentina y, por último, se abrirán las fronteras para que los extranjeros puedan venir al país. Pero, hasta tanto no haya una vacuna homologada, la gente no va a viajar. La expectativa por parte del Gobierno nacional en ese sentido está muy alejada de la realidad, por más protocolos que elaboren. No habrá huéspedes por mucho tiempo”, sentenció.

Reveló que “de marzo a julio teníamos siete grupos confirmados de turistas, y sólo uno reprogramó el viaje sin fecha. Los otros seis cancelaron y pidieron la devolución de los depósitos de garantía. Hasta tanto no haya una vacuna no habrá grupos de viaje, algo que para mí representa casi el 35% de ocupación”.

Ostrorog aseguró que los viajantes “no representan ni el 25% de ocupación, incluso para fin de año con suerte va a venir la mitad, un 12% de viajantes y algún turista eventual, pero dudo mucho que se pueda llegar con eso a un 20% de ocupación total. Y así no hay forma de aguantar y que cierren los números, por más que se busque cómo reducir los costos”.

Finalmente advirtió que “en Argentina miles de establecimientos hoteleros van a cerrar. Y miles de personas van a quedar sin trabajo”.

Respecto a la mirada local, dijo que “en Misiones ya hay muchos que tomaron la decisión de cerrar de manera indefinida y dieron de baja la actividad”.

“Es imposible pensar en poder pagar aguinaldo”, apuntaron

Al ser consultado sobre la posibilidad de pagar a término los salarios de los trabajadores, teniendo en cuenta la compleja situación para el sector empresarial del turismo, Marcelo Ghione de la AHT apuntó a la ayuda del Gobierno nacional. “Las empresas que están legalmente constituidas y que tienen un cumplimiento razonable en materia fiscal acceden al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)”.

Sin embargo, admitió que el beneficio no es suficiente. “Es equivalente al 50% del salario del trabajador pero la empresa tiene que poner un 25%. Ahora ¿cuánto van a poder soportar las empresas pagando ese 25% si están con las puertas cerradas y no les permiten operar?” se preguntó.

“No hay forma de hacerlo. La matriz económica de Puerto Iguazú está referida en un 100% al turismo, y si no tenemos turistas es como que el dinero interno de nuestra localidad se remite a comer o ir a la farmacia. Por eso el comercio tampoco se reactiva porque no hay turistas. La verdad es una situación que no tiene nombre ni receta, por lo que se ve, al menos en el corto y mediano plazo”, respondió.

En tanto que sobre el Sueldo Anual Complementario (SAC) apuntó: “Para el aguinaldo esperaríamos que el Gobierno también ayude con el ATP, y que se pueda pagar en cuotas. Al tener ingreso cero desde hace tres meses, y al no producirse nada, entonces no hay manera de tener la plata para pagar aguinaldo. Es una situación muy crítica. Ahora lo que planteamos desde AHT, principalmente, es sostener las fuentes laborales, para que el día que abramos cada uno pueda volver a su lugar de trabajo. Pero eso se ve muy difícil en este escenario”.

Por su lado, el empresario obereño Ostrorog comentó: “Para pagar salarios algunos se arreglaron con las reservas que tenían. Otros tenemos la capacidad de endeudamiento al límite. A algunos, porque creen que no tenemos futuro, ni siquiera nos dan el beneficio del medio sueldo que es tan promocionado por el Gobierno nacional. Por eso hay muchos complejos que ya no tienen las ganas ni las energías para reabrir, lamentablemente van a quedar miles de personas en la calle sin trabajo”.

“En este contexto es imposible pensar en poder pagar aguinaldo, y considero que más de la mitad en la provincia no podrá pagar ni el sueldo ni el aguinaldo”, finalizó.

Auxilio nacional

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación presentó el Fondo de Auxilio para Prestadores Turísticos (APTur), destinando 100 millones de pesos para aquellos integrantes del sector que realizan actividades complementarias, como guías y cabañeros, entre otros, quienes vieron afectados sus ingresos por la pandemia del coronavirus.

El Fondo otorga al prestador un aporte no reembolsable de $50.000, a pagar en dos instancias: la primera de $30.000 y el restante una vez que el beneficiario cumpla con una capacitación obligatoria que contiene los nuevos protocolos para el turismo.

Pueden aplicar a este nuevo beneficio monotributistas, sociales, y trabajadores autónomos que acrediten al menos un año de antigüedad de la inscripción.

Los interesados en aplicar al programa podrán inscribirse a partir del viernes 19 de este mes en argentina.gob.ar/turismoydeportes/aptur.

Primera Edición.