Inminente excarcelación de la madre de la beba fallecida

Descartada la violencia y el abuso sexual, sería inminente la excarcelación de la madre de la beba de ocho meses que falleció el pasado 4 de septiembre en una humilde vivienda del barrio Ex Ruta 14, localidad de Campo Grande.

Para ello se tendría en cuenta que la mujer tiene otros tres hijos menores y su estado de vulnerabilidad previa, como también que habría padecido violencia doméstica.

Tal como se informó, la autopsia practicada en la morgue judicial de Posadas descartó las peores sospechas, aunque el cuadro general de la pequeña dio cuenta de un estado de abandono.

El informe forense ya fue incorporado al expediente que se tramita ante el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, por subrogación a cargo el juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón.

Con dicha prueba científica se atenúa la responsabilidad penal de los progenitores de la beba, identificados como Lidia Ester S. (20) y Rubén Rolando M. (39), quienes permanecen detenidos en diferentes dependencias de la Unidad Regional II.

La mujer es asistida por los abogados particulares Dardo Koziarski y María Cristina Salguero, mientras que el hombre cuenta con la asistencia de la defensora oficial Uno, Teresa Gómez De Roth.

Las detenciones fueron ordenadas por lo dictaminado por dos médicos que revisaron a la víctima en su localidad de origen.

Pero la situación de los padres cambió al conocerse el resultado de la autopsia que descartó signos de violencia y abuso sexual.

En ese contexto, el sujeto sería imputado por “abandono de persona agravado por vínculo” y la mujer por encubrimiento del delito. En consecuencia, los abogados de la madre ya solicitaron la correspondiente excarcelación.

Alta vulnerabilidad
Además del informe forense, la Justicia también evaluará el testimonio de vecinos y allegados a la pareja que dieron cuenta de episodios de violencia.

Los implicados iniciaron su relación cuando la mujer tenía apenas 12 años, lo que indica un alto grado de vulnerabilidad. Fruto de la convivencia nacieron tres varones, actualmente de 7, 5 y 3 años, los cuales llevan el apellido del padre.

En tanto, la beba fallecida tenía el apellido de la madre, ya que el sujeto se negó a reconocerla, aunque por el momento no trascendió el motivo.

Con relación a la autopsia, una alta fuente precisó que “no se encontraron signos de abuso sexual. No había lesiones perivaginales ni perianales que orienten en tal sentido. Pero sí se puede mencionar que la nena sí estaba muy descuidada”.

Descartado el abuso sexual y la violencia física, la causa del deceso se originó por falta de un cuidado adecuado de los progenitores.

“La orina era prácticamente pus. Por ello, la posible causa de muerte sea una sepsis (infección) generalizada”, comentó un vocero.

Además de una grave infección, también se determinó un bolo fecal en la parte terminal del intestino, producto de la deshidratación que afectó a la víctima.

Otra discordancia entre el informe forense y la opinión de los médicos locales tiene que ver con un supuesto hematoma en la cabeza, lo que fue descartado en la autopsia.

“En realidad, la nena tenía un cráneo deforme. Una deformidad en el occipital del lado derecho, que en primera instancia parecía un hematoma. Pero la deformidad era ósea”, precisaron.

Entorno violento
La pequeña Milagros Soledad Suárez nació prematura el 24 de diciembre del año pasado, con apenas cinco meses de gestación y un peso de 850 gramos.

Por su delicado estado de salud, permaneció en el sector de neonatología del hospital de Samic de Oberá hasta el 22 de junio, cuando regresó a su casa, ya que le demandó seis meses alcanzar el peso adecuado para recibir el alta.

Luego se mudó con sus padres, en el humilde barrio Ex Ruta 14 de Campo Grande.

Según el relato de testigos, varios de los cuales constan en el expediente, la familia llegó al barrio en diciembre del año pasado y nunca tuvieron demasiada relación con los vecinos.

También mencionaron que el sujeto maltrataba a su mujer e hijos.

Yésica Fleitas (25) aseguró que “la criatura nació prematura porque el 24 de diciembre el hombre le dio una paliza a la mujer. Puso música fuerte y le pegaba, por eso ella tuvo la beba en la propia casa. Le quisimos ayudar pero él nos corrió con machete”, aseguró.

También mencionó que la beba permaneció seis meses internada.

Por el momento los tres hermanitos de la víctima permanecen en la casa del barrio Ex Ruta 14 y están al cuidado de la abuela paterna, Rafaela Palacios (76).

“Yo no sé lo que pasó. Lo único que quiero es que mis nietos no se desparramen por ahí. Los quiero cuidar mientras pueda”, comentó Palacios en diálogo con este diario.

Por otra parte, tal como consta en el expediente, una menor de 13 años, prima de la beba fallecida, aseguró que nunca vio que la madre maltrate a los varones, pero sí le gritaba y agredía a la beba.

“Cuando venía a la casa de ella me decía que la beba no era suya, porque cuando nació le cambiaron de criatura en el hospital. Cuando tenía hambre le tiraba la mamadera y le hacía tomar solita, pero cualquiera sabe que siendo tan chiquita no podía comer sola”, lamentó.

El Territorio.