Liberaron a parte de la banda obereña que transportaba marihuana a Chile

Tres de los cinco detenidos en la localidad de Loreto (Corrientes) en pleno transporte de 101 kilogramos de marihuana, desde Oberá hacia Chile, fueron excarcelados bajo caución juratoria por haberse vencido los plazos de la prisión preventiva sin que se haya dictado sentencia.

Lo dispuso el Tribunal Federal de Corrientes, otorgando en el día de ayer a Jonatan Isidro Riveros (28) y a Jaime Ramón Kanemann (51), el mismo beneficio que el último 27 de agosto concedió a Mario Augusto Lombardi (26).

Riveros y Lombardi fijaron domicilio en distintos barrios de la ciudad de Oberá, poniendo como garantes de buen comportamiento, uno a su hermana y otro a la madre, en tanto que Kanemann eligió la casa de un sobrino para radicarse en la vecina localidad de Ituzaingó.

Ya en marzo del año pasado a una cuarta imputada, la obereña Carmen Susana Severo (41), el mismo tribunal le había otorgado la excarcelación teniendo en cuenta la precariedad y el desamparo de sus tres hijos menores luego de su detención.

Tres años sin sentencia
Los cuatro habían sido detenidos junto a un quinto sospechoso de 24 años, el 23 de septiembre de 2017 sobre la ruta nacional 118, en cercanías del acceso a Loreto.
Tres años estuvieron privados de la libertad cumpliendo prisión preventiva como “coautores del delito de transportes de estupefaciente agravado por la cantidad de personas” pese a que la causa fue elevada a la instancia de debate oral en febrero del año pasado.

En libertad los acusados seguirán ligados al proceso, debiendo cumplir una serie de reglas de conductas y acudir al juicio cuando se realice. Tienen prohibido cruzar las fronteras del país.

La ruta del tráfico
Se informó oficialmente en aquella oportunidad que el desbaratamiento de la banda fue el resultado de un minucioso trabajo investigativo conjunto sobre la hipótesis de la ruta narco Paraguay-Oberá-Córdoba-Chile. La misma se extendió durante seis meses involucrando a la División Toxicomanía de la Unidad Regional II de Oberá y a la Prefectura Naval Argentina de Itá Ibaté.

Los acusados circulaban en dos automóviles cuando los detuvieron. Un Renault Scenic y un Volkswagen Passat con pedido de secuestro por robo en La Plata, en el que estaba envainada la marihuana.

El primero era manejado por Kanemann, haciendo de campana para alertar los controles en la ruta junto a Severo y Lombardi. En el Passat, en tanto, iba Riveros manejando y el quinto involucrado, sobre quienes pesó la mayor carga probatoria en función de que los 204 paquetes del estupefaciente estaban bajo su custodia en ese fallido viaje que los mandó a prisión.

El Territorio.