Por conflicto laboral, está cerrado el ingreso a la planta de agua potable

Empleados de Saneamiento y Agua Potable de la Cooperativa Eléctrica Limitadas de Oberá (CELO) continúan con el paro total en las actividades desde ayer. Sin respuestas por parte del Consejo de Administración ante el reclamo planteado hace más de una semana.

El cese total de las actividades comenzó ayer al no tener ningún tipo de respuesta por parte del Consejo, ni de haberse presentado en la audiencia que estaba pautada la semana pasada en el Ministerio de Trabajo en Posadas. Hoy endurecieron las medidas y cerraron el ingreso a la planta de agua.

El reclamo de los empleados es el desplazamiento del jefe y segundo jefe del sector de Saneamiento y Agua Potable por los acosos laborales, abuso de poder y falta de respeto hacia el personal.

“Estamos arriesgando que Oberá quede sin agua, muy grave y los directivos no toman con seriedad”, expresó Sergio Maidana, delegado gremial.

Para esta mañana se espera la presencia del secretario adjunto y apoderado del Sindicato del Personal de Obras Sanitarias, con otros miembros de la comisión directiva.

El Territorio.