Sacerdote fue denunciado por acosar a un adolescente en Alem

La madre de un adolescente de 16 años denunció, primero ante la Policía y luego ante la fiscalía penal, que un sacerdote del rito ucraniano bizantino con asiento en Leandro N. Alem acosó a su hijo mediante mensajes por WhatsApp.

El caso salió a la luz mediante una docente local, prima de la denunciante, quién contó el hecho en las redes sociales para alertar a la población. El acusado, identificado como Luis, intentó frenar la denuncia en su contra y hasta ayer permanecía en libertad.

Ante esto, El Territorio pudo contactar a la madre de la víctima, de nombre María , una viuda con tres hijos, de 27, 25 y 16 años. La mujer contó que los mayores ya formaron sus familias y ella vive con el adolescente, quien le contó sobre los mensajes y proposiciones que le hacía el sacerdote acusado a través de menajes.
Según la entrevistada, “la denuncia fue hecha el pasado lunes 20 de abril ante la Comisaría de la Mujer y al día siguiente me enviaron una comunicación diciendo que debía ya nombrar un abogado y acercar las pruebas que tenga”.

“Directamente me presenté en el Juzgado de Instrucción V, donde me tomaron la denuncia y me dijeron que me quede tranquila, que ellos se encargarían de llevar adelante las actuaciones”, detalló.

Pidió: “No quiero que esto quede impune, por eso no tengo problema en salir y contar todo para que la Justicia haga lo que tenga que hacer”.

Año nuevo

Todo habría comenzado el 1 de enero, cuando el menor “después de cenar y estar con nosotros en familia se va a la casa de un amigo donde estaba este sacerdote, porque esa familia se congrega en esa iglesia”, contó María.

En ese contexto se dio el primer contacto. Según detalló la denunciante, el religioso empezó esa misma noche a mandarle mensajes diciéndole al adolescente que quería llevarlo a su casa y que le gustaba su pelo, entre otras cosas.
“Mi hijo primero lo tomó como una broma de mal gusto y nada más”, agregó.

Los días pasaron hasta que “intentó nuevamente hace unos días atrás, ya con más énfasis. Es cuando mi hijo decide contarme lo que estaba pasando y sin dudar decidimos juntos hacer la denuncia”, refirió la madre.

La mujer aportó capturas de pantalla de los chats en las que se pueden ver que las conversaciones coinciden con el relato. “Si querés nos vemos”, “Qué linda te queda la ropa negra. Sexy, me imagino sin nada de negro”, son algunos de los mensajes que se leen.

Siempre según los dichos de María, ella quiso contactar a los padres del otro menor para que hagan la denuncia juntos, ya que el cura habría enviado mensajes del mismo tenor al otro jovencito, “pero los padres de este chico, por miedo, decidieron proteger a este pedófilo y hasta me solicitaban que por favor no haga la denuncia, que ellos hablarían con las autoridades de la iglesia para que lo lleven a otro lado y cosas así”, contó molesta.

Agregó que esa actitud proteccionista“me indignó aún más. ¿Cómo vamos a dejar que hagan esas cosas con nuestros chicos?”.
En este contexto el propio sacerdote, de nombre Luis, la contactó mediante una llamada “el domingo anterior a la denuncia -dijo la entrevistada-, tratando de pedirme perdón y que por favor no hiciera la denuncia. Fui tajante al decirle que le perdone Dios, que yo tenía que proteger a mi hijo. Vaya uno a saber a cuántos más estaré protegiendo haciendo público esto”.

María también contó que su hijo padeció “un trauma psicológico” por el acoso que padeció, lo que derivó en un tratamiento con profesionales.