Una Clínica privada de Oberá vuelve a habilitar el Servicio de Neonatología

Como un aporte de la institución a la Zona Centro de Misiones, la Clínica Integral volverá a habilitar el Servicio de Neonatología, evitando el traslado de los recién nacidos a otros centros de complejidad de la capital provincial.

Contará con diez unidades para la internación de bebés con todo tipo de patologías neonatales, de mediana y alta complejidad. El Dr. Miguel Gryceniuk manifestó que como institución privada “estamos contentos y orgullosos de rehabilitar el sector, que funcionaba hace algunos años con uno de los pioneros de la neonatología, el Dr. Miguel Vanni, y que por distintas situaciones tuvo que dejar de funcionar”.

Añadió que “lo pusimos en marcha con la idea de prestar un servicio más, tan necesario para la comunidad. Sobre la ruta 14 no hay muchos sanatorios que tengan una terapia intensiva de adultos, quirófanos, más la unidad de terapia intensiva neonatal. Nuestra idea era agregarla para recibir a pacientes de alto riesgo; prenatales o recién nacidos que necesitan atención”.

A su entender, la demanda es alta “porque el único sanatorio que tiene la Unidad de Cuidados Intensivos que recibe la patología neonatal de la Zona Centro se encuentra saturada. Así que tenemos la expectativa que esto funcione a pleno. Para iniciar, contamos con dos respiradores, incubadoras, servocunas, luminoterapia con sistema led. Es una tecnología de última generación que creo que será muy importante para el área que abarca desde San Vicente a Cerro Azul”.

Confió que el propósito es que los profesionales médicos “tengan la posibilidad de realizar la derivación. La idea es que deriven a la gestante y no al nacido, porque es mucho peor la derivación del niño a que venga la madre a tener a su hijo aquí y que ingrese directamente a la neonatología de la clínica”.

Insistió con que “éste es un emprendimiento totalmente privado, pero agradecemos al Gobierno de Misiones porque a través del Fondo de Crédito nos otorgó una ayuda para que podamos llevarlo a cabo. El equipamiento médico se cotiza en dólares, y no es poco dinero. Es un esfuerzo importante el que se hizo”.

Al Dr. Miguel Vanni le produce satisfacción reencontrarse con este espacio. Hizo un reconocimiento a la gente que volvió a apostar a tener un servicio de terapia intensiva neonatal, y recordó que cuando se creó la Clínica Integral, en 1982, “con el Dr. Suntheim, pusimos el primer sector de neonatología que era mínimo, con dos incubadoras”.

Cuando inauguraron el local propio en esta institución, “ya contamos con una neonatología en primera parte en Nivel 1, es decir hasta determinado tipo de complejidad. A medida que fue avanzando la necesidad y fue avanzando la medicina en general, fuimos complejizándonos”.

Desgraciadamente, hace cinco años, “tuvimos que interrumpir el servicio, pero quedó el espacio para volver a rehabilitarlo. Afortunadamente, hoy se cuenta con la infraestructura y el recurso humano como para volver a los orígenes, que es tener una unidad de cuidados intensivos neonatal. Seguramente los profesionales que estarán bajo la dirección del Dr. Mantilla podrán satisfacer las necesidades de los pacientes de la zona”.

El Dr. Gustavo Mantilla, en tanto, sostuvo que acumula años de trabajo en otras instituciones y ahora surgió la posibilidad de venir a trabajar aquí “por lo que agradezco a la institución que me da la oportunidad, y a mis colegas”.

A cargo de un equipo compuesto por pediatras, neonatólogos y enfermeros, dijo que “contamos con equipamiento, capacidad y queremos brindar una buena atención. Este es un servicio adicional de la clínica que apunta a los recién nacidos que llegan al mundo con algún problema. Hasta este momento no se los podía atender acá, había que derivarlos a otro lado, y ahora vamos a brindar ese servicio a todos esos niños”.

Primera Edición.