Admiten que beba que murió en Brasil no tenía lesiones

Lo que desde Brasil difundieron como el peor de los delitos, la acusación a un padre de violar y ocasionar la muerte a su propia hija de tan solo cuatro meses, terminó por desmentirse ayer a través de un comunicado difundido por la Policía Civil del vecino país que informó que la criatura falleció por causas naturales.

A pesar de ello, al cierre de esta edición el progenitor -un joven de 19 años- continuaba detenido en la localidad de Dionísio Cequeira.

En diálogo con El Territorio, el abogado obereño Silvio Contreras, asesor letrado de la familia, calificó como una “pesadilla” la situación padecida por los padres de la beba fallecida, al tiempo que anticipó que analizan una demanda civil por los daños ocasionados.

“Nos sorprende mucho la distancia entre las pruebas que tenían y la acusación que hicieron. La verdad que no entendemos cómo se produjo tamaña confusión. Esta causa nos parece un escándalo”, subrayó.

Como se viene informando, el sábado pasado los padres y la abuela materna se trasladaron junto a la beba desde Pozo Azul, Misiones, a una farmacia en Dionisío Cequeira, Brasil, para comprar medicamentos para el cuadro respiratorio grave que presentaba la chiquita.

Luego, ante el evidente deterioro se dirigieron al hospital de Dionísio Cequeira, donde según Contreras los profesionales informaron que la pequeña falleció de neumonía grave o meningitis. Pero en un momento una enfermera refirió lo del supuesto abuso, lo que derivó en el llamado a la Policía. 

“Según la madre la beba fue una pesadilla de acusaciones. Primero la Policía le dijo que el marido confesó y después que la acusó a ella. Por eso, ante tremenda presión, ella lo acusó a él para poder volver al país. Pero una vez en Argentina contó toda la verdad de lo que había pasado”, indicó el letrado.

Cuestionó accionar

Contreras puso en contexto la situación que atravesó la progenitora, una menor de tan solo 15 años que se hallaba en el extranjero y fue presionada por policías que la acusaron del peor delito.

Con relación a la acusación original, precisó que la autopsia descartó el abuso sexual y confirmó que el deceso se produjo por muerte natural.

“Muchas cosas que sorprenden. Por un lado un diagnóstico tan erróneo, porque de una neumonía pasamos a un abuso, cuando los síntomas iniciales son muy diferentes. Pero después del primer diagnóstico, que podría ser erróneo o no, sorprende más el proceder de las autoridades. Es tremendo lo que hicieron. A todas luces una coacción ilegal por parte de la Policía brasileña hacia estas personas”, remarcó el abogado.

También cuestionó la difusión del hecho por parte de las autoridades la Policía Civil del vecino país, desde donde brindaron detalles aberrantes que no se condicen con lo que luego determinó la autopsia.

En tal sentido, Contreras manifestó que “más allá del hecho de haber comunicado esa información, es la forma en que se referían a los padres, como animales sin sentimiento. Llegaron a definirlos como dos monstruos que se reían cuando les informaron que la beba había fallecido. Estoy muy sorprendido y vamos a indagar si no hubo algún delito mayor por parte de las autoridades”.

En tanto, precisó que un colega brasileño asumió la defensa del padre de la beba fallecida, al tiempo que estimó que recién la próxima semana el progenitor podría recuperar la libertad, habida cuenta a una serie de pericias solicitadas en el vecino país.

Vale mencionar que antes de cruzar al Brasil, la familia había concurrido al Caps de Pozo Azul y al hospital Samic de Eldorado en busca de asistencia médica para la pequeña.

“No hubo violencia física”

Ayer la Policía Civil difundió un informe de prensa referente al caso de la beba fallecida en Dionísio Cerqueira. El documento cita que la autopsia descartó la muerte violenta.

Se indica que el pasado sábado la Policía Civil fue requerida desde la guardia del Hospital de Dionísio Cerqueira, reportando un caso de muerte de un bebé de nacionalidad argentina de tan solo cuatro meses.

En ese momento se informó que los padres del niño habían acudido primero a una farmacia local, donde se determinó que la pequeña se hallaba en grave estado de salud, por lo que de inmediato se les indicó que buscaran atención médica y hospitalaria.

Ya en el centro asistencia, a pesar de los esfuerzos del equipo de guardia, el bebé falleció.

“Tras la muerte, los profesionales de la salud encontraron algunos indicios que podrían indicar la ocurrencia de un posible abuso sexual, gracias a la activación de la Policía Civil y Militar. De esta forma, los padres y la abuela del bebé fueron remitidos a la comisaría, donde el delegado de turno, tras escuchar a familiares y policías y analizar otros indicios, entendió que existían indicios de práctica delictiva, habiéndose imputado en prisión en flagrancia al padre del bebé”, cita el informe oficial.

Y agrega que posteriormente “el médico forense, en el informe pericial, concluyó que no hubo violencia física, dada la ausencia de lesiones de interés médico legal, aunque, por la naturaleza del examen, la posibilidad de la práctica de algún otro acto lascivo cuya prueba sólo será posible por otros medios de prueba y pruebas de laboratorio”.

El examen pericial acreditó la existencia de lesiones en la piel compatibles con rozaduras del pañal.

“Por lo tanto, para el esclarecimiento completo de los hechos y el descubrimiento de la causa de muerte del bebé, se solicitaron otras pruebas, que aún no han concluido”, agrega. 

El Territorio.