Advierten que habría faltante de combustibles para las fiestas

La Cámara de Expendedores de Combustibles del NEA (CESANE), advirtió ayer que no está garantizada la normal provisión de combustibles para las fiestas de fin de año. La preocupación radica en el poco stock que envían las petroleras, justo en tiempos de mayor consumo de combustible. La situación en Misiones es crítica y proyectan que se acentuará aún más.

Lo hizo en consonancia con un documento similar que emitió la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA).

Los empresarios expresaron su “preocupación por un combo de factores que pone en riesgo el abastecimiento de combustible para Navidad, Año Nuevo y el resto de la temporada turística”.

Desde hace varios meses las estaciones de servicio vienen denunciando “una crisis sistémica que ocasionó un faltante de combustible a lo largo de todo el país. Sin embargo, en las últimas semanas este cuadro empeoró y derivó en un desabastecimiento a gran escala, que ocurre en regiones de todo el país, en ciudades de baja densidad urbana y amenaza con golpear Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y los principales centros turísticos de la Argentina. Justo en la víspera de las fiestas y de la temporada de verano”.

En el caso de Misiones, la preocupación radica en el desabastecimiento en estaciones de servicio de Puerto Iguazú, Bernardo de Irigoyen y Posadas, en medio de un contexto de fuerte demanda ante el arribo de paraguayos y brasileños para llenar los tanques de los automóviles por la diferencia de valores de la gasolina a favor de la Argentina, que es hasta 50% más barato que en los países vecinos. Incluso, en el afán de conseguir combustibles, muchos de los clientes se trasladan a municipios lindantes que también ya sienten el faltante.

Desde la CESANE insistieron con el retraso en la actualización de los precios. Y sostuvieron además que “la falta de producto para vender hace que las estaciones cada vez tengan más problemas en alcanzar el punto de equilibrio, es decir, el volumen mínimo de litros de combustibles que deben despachar en un mes para cerrar sin pérdidas”.