Allanamientos en Oberá y Dos de Mayo en el marco de la búsqueda de Mario Golemba

La responsable de la Fiscalía Federal N°2 de Posadas, Silvina Gutiérrez, participa junto a distintas fuerzas de seguridad de una serie de allanamientos dispuestos por la jueza María Verónica Skanata, en el marco de la investigación por la desaparición forzada de Mario Fabián Golemba. Los allanamientos se realizan en distintos inmuebles de las localidades de Oberá y Dos de Mayo, y no se descarta que se realicen excavaciones en búsqueda de respuestas. 

Según la información brindada por el sitio oficial de fiscalías federales en la pesquisa también colaboran la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN) y la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC) del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

Mario Golemba hoy tendría 41 años, y fue visto por última vez el 27 de marzo de 2008, tras asistir a un turno médico en la ciudad misionera de Oberá.

En base a las pruebas recolectadas hasta el momento en la causa, la Fiscalía Federal N°2 de Posadas le solicitó a la jueza federal de esa jurisdicción el allanamiento de diversos domicilios en las dos localidades mencionadas. En los procedimientos, que se realizan esta mañana, intervienen personal de la Gendarmería Nacional (GNA), de la Policía Federal Argentina (PFA), de la Prefectura Naval Argentina (PNA) y del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU) del Ministerio de Seguridad de la Nación. También participan especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

El caso en la Justicia

En la mañana de aquel día, Golemba -de entonces 27 años- salió de la casa que habitaba con su familia, en Picada Indumar, en la localidad misionera de Dos de Mayo, para consultar a una nutricionista en la ciudad de Oberá. Tras el turno médico, el hombre envío mensajes de texto a sus familiares y su pareja, y les dijo que volvería “cerca de la tardecita”. Sin embargo, no se supo más nada de su paradero.

El Juzgado de Instrucción Nº1 de Oberá investigó la desaparición de Golemba, pero no logró esclarecer qué ocurrió con él. Testigos de identidad reservada declararon ante la justicia provincial y federal que Mario estuvo detenido en la comisaria de Dos de Mayo -de la Policía de la Provincia de Misiones- donde lo habrían golpeado.

En junio de 2021, a instancias de la querella que encabeza Héctor R. Pereyra Pigerl -en representación de los familiares del hombre- la causa pasó a la justicia federal posadeña, que comenzó una investigación por “desaparición forzada de persona”. El expediente tramita ante la Fiscalía Federal N°2 de Posadas, con intervención del Centro de Reunión de Información “Misiones” de la Gendarmería Nacional Argentina (CRIMIS).

Al momento de su desaparición, Golemba tenía la tez blanca, medía 1,80 metros y era de contextura delgada. De acuerdo con los testimonios de sus allegados, era un chico tímido, tenía un círculo estrecho de amigos, y trabajaba con su padre en la chacra Dos de Mayo y también en la despensa de la Cooperativa Yerbatera de esa localidad. Además, se iba a casar con su novia, a fines de 2008, y ya había conseguido una casa para vivir con ella.

La última vez que sus familiares lo vieron, vestía una camisa oscura y un jean, pero la médica que lo atendió en Oberá, dijo que tenía puesta una camisa color clara, un pantalón oscuro y zapatos de vestir.

El 25 de abril pasado, el Ministerio de Seguridad de la Nación -a pedido de la fiscalía- incluyó a Golemba en el Programa BuscAR, y ofreció una recompensa de 1,5 millones de pesos para quienes aporten datos que permitan ubicarlo.

El Territorio.