Asesinaron a un jubilado para robarle una garrafa

Un vecino de 69 años del barrio Stella Maris, de la localidad de San Javier, fue hallado asesinado ayer por la mañana dentro de su vivienda con múltiples cortes y golpes en distintas partes del cuerpo.

 
Por este hecho, la Policía detuvo ayer por la tarde tras un allanamiento en el barrio San José  a un joven paraguayo de 24 años, quien sería el principal sospechoso del crimen.


En su casa secuestraron un machete, un hacha, prendas de vestir con manchas de sangre y una garrafa que habría sido robada de la casa de la víctima.


 
La víctima fue identificada como Antonio Valdemar Barnack, quien vivía solo y hacía pocos meses se había instalado en la humilde casa que tenía sobre calle José Ordóñez.


Dicha propiedad está ubicada a una cuadra y media del casino de la localidad y a dos de la plaza principal.  El cuerpo fue encontrado por un amigo de la víctima, tendido en el suelo y junto a un importante charco de sangre.

 
De acuerdo a los primeros datos recabados en el lugar, una garrafa de la vivienda no fue encontrada en el lugar, aunque tampoco se descarta que el responsable del hecho pudo haber escapado del lugar con dinero en efectivo.

 
Es por eso que en un primer momento, efectivos de la comisaría local y de otras dependencias de la Unidad Regional VI realizaron rastrillajes en dos terrenos cercanos a la vivienda de Barnack, de espesa vegetación, en busca de pistas para el caso.

 
En el lugar también se hizo presente la jueza Raquel Zuetta, titular del Juzgado de Instrucción  de Leandro N. Alem, quien dispuso distintas medidas por este hecho. Entre ellas una autopsia a fin de determinar la causa de muerte, entre otros aspectos clave para la pesquisa.


Dolor familiar

 
Yanina (23), nieta de la víctima, fue una de las primeras en enterarse de la tragedia. Estaba en casa de su padre junto a su abuela cuando una vecina de Barnack avisó por teléfono del hallazgo.


“El señor vino a visitarle como lo hacía siempre. Golpeó y como vio que nadie salía y la puerta estaba abierta decidió mirar. Ahí se dio cuenta de que mi abuelo estaba tirado en el suelo, con un charco de sangre. Ahí rápido salió a pedir ayuda”, contó la joven sobre cómo un amigo de su abuelo se topó con la trágica escena.

 
“Según el perito tiene marcas de defensa”, añadió la chica, quien agregó que meses atrás su abuelo había sufrido el robo de varios objetos de su propiedad.

El Territorio.