Bergallo: “Fue la mejor experiencia que pude vivir”

En su debut paralímpico en Tokio 2020, la obereña Mahira Bergallo hizo su mejor marca personal. La representante misionera en los Juegos Paralímpicos logró una marca 7.76, y terminó séptima en el Lanzamiento de Bala F35. “Estoy muy feliz por haber competido en Tokio 2020”, expresó.
“La verdad que fue la mejor experiencia que pude vivir. Vengo con mucha felicidad por traer un diploma olímpico para Argentina. Obtener este diploma significa estar entre las ocho mejores del mundo. Todos los atletas quisieran llegar a esto y que me toque a mí realmente es muy importante”, dijo la obereña.
Con respecto a su preparación, expuso que desde el primer día en el que se clasificó a los Juegos Paralímpicos, comenzó a cambiar su estrategia y sus técnicas. Además, contó que tuvo que dejar la facultad para llegar al 100 por ciento y prepararse mejor.
En cuanto a entrenar en plena pandemia, sostuvo que fue muy difícil. “Al principio estaba encerrada en mi casa y no tenía espacio suficiente para los entrenamientos, no tenía los elementos necesarios y es por eso que al principio fue muy duro, hasta inclusive, tuve depresión y dejé de entrenar. Por suerte tuve el apoyo de mi familia. Por si eso fuera poco, después me lesioné y tuve que volver a empezar”.

Acerca de los atletas argentinos que participaron de Tokio, expresó que hubo un nivel muy importante debido al gran rendimiento que tuvieron. En total, Argentina se llevó nueve medallas de las cuales cinco fueron de plata y cuatro de bronce. Además, la delegación albiceleste obtuvo 32 diplomas olímpicos. “Estas nueve medallas fueron sufridas con cuatro años detrás de preparación. Sabemos que falta un montón en nuestro país para que el deporte paraolímpico crezca. Asimismo, conseguimos nueve medallas y 32 diplomas con tan solo 52 atletas. Realmente fue un nivel altísimo que no tiene el reconocimiento que se merece”.

Por otro lado, Mahira Bergallo comentó que estar en la villa olímpica en Tokio fue una emoción impresionante. “Levantarme todos los días y ver por la ventana todas las banderas de las delegaciones y ver toda la villa realmente era como estar en una ciudad. Esto me generó una emoción que no lo puedo explicar con palabras”.

Misiones Online.