Conductor que chocó y mató en Oberá se entregó, pero no fue detenido

Luego de atropellar y matar a Carlos Villalba (56), el conductor del Chevrolet Corsa que protagonizó el siniestro vial se ocultó durante largos nueve días, lapso suficiente para obtener el beneficio de la eximición de prisión, garantía por la cual finalmente decidió presentarse ante la justicia.

En consecuencia, a pesar de la gravedad del hecho y de su reprochable conducta -ya que escapó de la escena y no asistió a la víctima-, Hugo M. (35) no fue detenido ni un solo minuto y afrontará en libertad el proceso por homicidio culposo en accidente de tránsito, según lo dispuesto por el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá.

El implicado se presentó el último miércoles en sede judicial, acompañado por su abogado, instancia en la que fue notificado de la causa en su contra y de la eximición de prisión concedida.

Incluso, fue su hermano quien condujo hasta la Seccional Segunda el auto involucrado, donde quedó secuestrado a disposición de la justicia y será sometido a las pericias de rigor.

Se trata de un Chevrolet Corsa gris, marca, modelo y color que desde un primer momento fue identificada por testigos que el pasado 28 de febrero presenciaron el hecho que se registró en la rotonda de ruta nacional 14, justo frente a la terminal de ómnibus de Oberá.

Las marcas del impacto son elocuentes y brutales. El choque se produjo a alta velocidad y ocasionó serios daños en el capot y el parabrisas del coche.

Con relación al implicado, los días transcurridos entre el siniestro hasta que decidió entregarse hicieron estéril someterlo a un test de alcoholemia, aunque no se descarta que al momento del hecho haya estado bajo efectos del alcohol u otras sustancias prohibidas, precisó un vocero del caso. 

Reclamo de la viuda

Carlos Villalba residía en el barrio Olero de la localidad de Guaraní y el pasado lunes 28 de febrero, a pesar de ser feriado, salió de su casa con destino a Los Helechos para hacer una changa cortando leña.

Pasada de las 6, la víctima conducía su motocicleta Motomel 110 cc, a la altura de la rotonda de la terminal de Oberá, cuando fue impactado de atrás por el Corsa conducido por Hugo M., quien se dio a la fuga.

Si bien desde un primer momento testigos del hecho aportaron datos del coche que propició el incidente y se analizaron las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona, en los días posteriores la Policía no logró dar con el conductor.

Entre las pesquisas de rigor, personal de la División Investigaciones recorrió varios talleres de la ciudad para tratar de dar con el Corsa involucrado, aunque no hubo mayores avances.

Finalmente, el último miércoles el dueño del auto se entregó a la justicia.

Rosa Sabotke (63), viuda de Villalba, lamentó la actitud del conductor implicado y cuestionó la decisión judicial de dejarlo en libertad.

“Lo que yo pienso es que si por ahí paraba y ayudaba, capaz mi marido se salvaba. Pero se escapó y le dejó tirado como si fuera un perro. No hizo nada para ayudar. No entiendo mucho de leyes, pero veo muy mal que le dejen suelto”, subrayó ayer.

En diálogo con El Territorio, la mujer reclamó mayores penas para los conductores que matan y escapan, como en el caso de su esposo.

“Así es muy fácil hacer daño, total no pasa nada. No sé si ese hombre estaba borracho o qué, pero eso no justifica lo que hizo. Mi marido era una persona trabajadora, nunca le hizo mal a nadie. Pero se ve que para los pobres no hay justicia”, opinó abatida.

Choque y fuga

Sabotke comentó que su esposo trabajaba en Los Helechos y quiso aprovechar el feriado del lunes 28 de febrero para hacer un extra cortando leña. Luego de tomar unos mates, Villalba encendió su moto y salió para trabajar. 

“Era guapo, toda la vida trabajó. No se quedaba quieto”, graficó la viuda.

Alrededor de la 6.20 la Seccional Segunda fue alertada por un testigo. Constituida la comisión policial en el lugar se constató el hecho, tras los cual solicitaron asistencia para el herido y se tomaron las primeras declaraciones.

Villalba fue trasladado al hospital Samic con una ambulancia del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Oberá, mientras que personal de Policía Científica de la UR II realizó las periciales de rigor en el lugar hecho.

En principio, se constató que la moto que era guiada por Villalba fue impactada desde atrás y a alta velocidad, ya que no se hallaron marcas recientes de frenada, datos que luego se corroboraron al observar los daños en el coche.

Si bien la víctima arribó con vida al hospital, por la gravedad de las heridas el trabajo de personal de guarida resultó infructuoso. 

“Padeció traumatismo severo de tórax y cráneo, entre otras lesiones múltiples. Inmediatamente requirió intubación tubotraqueal y reanimación cardiopulmonar avanzada, aunque luego de 20 minutos el paciente dejó de existir como consecuencia de las severas lesiones sufridas”, precisaron desde el nosocomio.

La causa fue caratulada como homicidio culposo en accidente de tránsito, con intervención del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá. 

El Territorio.