Damnificada por el ex policía estafador se manifestó frente a la UR II de Oberá

“Es un estafador serial y sigue delinquiendo porque está libre, siendo que tiene muchísimas denuncias. Es de no creer la impunidad de este delincuente”, reflexionó Andrea Limeres (52), una de las tantas damnificadas por Marcelo Enrique I. (35), ex oficial de la Policía de Misiones sobre quien pesan innumerables denuncias por estafas tanto en Misiones como en diferentes puntos del país.

Esta mañana la mujer se manifestó frente de la sede de la Unidad Regional II, sobre avenida Sarmiento de Oberá, para visibilizar su caso y “alertar a otras potenciales víctimas de esta persona”, subrayó.

“Si bien la justicia tiene que tomar cartas en el asunto, también la Policía tiene responsabilidad porque la hermana de este estafador es jefa de una dependencia de la Unidad Regional. Es una gran paradoja porque está al frente de Prevención de Delitos, pero me pregunto qué delitos previene. Porque el hermano sigue estafando con total impunidad”, subrayó Limeres.

Incluso, aseguró que luego de que su caso se hiciera público por El Territorio, innumerables personas se contactaron con ella para relatarle sus pesares con el mismo individuo.

“Después de mi denuncia él se guardó unos días, pero después detectamos que sigue operando con perfiles truchos de Facebook. Son muchas las víctimas y vamos a organizar una marcha pidiendo justicia”, anticipó.

Prueba clave

Con relación a su caso, mencionó que si bien en primera instancia denunció el hecho como estafa, el expediente podría derivar en hurto.

Según la damnificada, el ex policía trabajaba como motomandados y se quedó con 110 mil pesos en efectivo que le entregó para que realice un depósito bancario a su nombre.

Entre las pruebas que aportó se hallan varios mensajes de audio en los cuales Marcelo Enrique I. reconoció que perdió el dinero, supuestamente.

“Me estoy por desmayar, no sé qué más hacer. Hoy a las cuatro fui a hacer el depósito y cuando miro en mi cartera no estaba más el paquete con la plata. No sé si se cayó. Fui a todos los lugares por donde anduve y no encontré el paquete. Pero me voy a hacer responsable. Quedate tranquila que eso no va a quedar así. Ya hablé con mi hermana, que es policía, para ver cómo podemos hacer para arreglar legalmente”, se escucha decir al sospechoso.

Al respecto, la denunciante precisó que si bien en primera instancia el ex policía le aseguró que saldaría su deuda, con el correr de las horas dejó de responderle los mensajes y la bloqueó.

La mujer precisó que hacía alrededor de un año y medio utilizaba los servicios de una empresa de motomandados para realizar los depósitos mensuales de su trabajo.

El ex policía era uno de los empleados habituales y nunca antes había tenido problemas, aunque el 26 de julio le entregó más plata de lo habitual para que deposite.

“Tengo un montón de pruebas: audios y capturas de pantalla. Inclusive la involucró a su hermana, que es policía”, comentó la damnificada.

Vínculo e impunidad

Precisamente, en varios de los audios de Whatsapp el sospechoso nombra a su hermana, una oficial que tiene a su cargo una división dependiente de la Unidad Regional II de Oberá.

“Mi hermana me dijo que de última me saca un préstamo para que te devuelva la plata. O voy a vender el auto para devolverte la plata. Pero la verdad que me voy a desmayar enseguida, mi corazón está a mil. Nunca en la vida me había pasado algo así. Es mucha plata, yo lo sé. Me pongo a disposición para lo que quieras hacer conmigo. Yo me voy a hacer responsable de esa plata. Esa plata no se te perdió a vos, se me perdió a mí. Así que te voy a devolver peso por peso, todito. Esto no va a quedar así”, dijo en uno de los primeros mensajes enviados a la víctima el 26 de julio.

Ya ante el hecho consumado, Limeres recordó que tiempo atrás el ex policía le ofreció electrodomésticos, otro de sus conocidos artilugios para estafar a las personas.

Marcelo Enrique I. fue dado de baja de la Policía en 2008 por varias denuncias en su contra. Luego siguió delinquiendo como civil.

Amparado en las redes sociales y perfiles truchos acumula víctimas en Misiones y otras provincias, lo que grafica el alcance de su operación delictiva.

Por Daniel Villamea.

El Territorio.