De la tarefa a brillar este año en el atletismo

La garra que le pone al trabajo diario y la paciencia para esperar que el proceso a largo plazo tenga el efecto deseado, fue clave para que en este 2021 el atleta obereño Agustín Da Silva cosechara su siembra y escribiera un nuevo capítulo en su vida de película. En su adolescencia dejó la tarefa para apostar con muchísimo sacrificio a una carrera de alto rendimiento en el atletismo, deporte que lo tiene como campeón en distintas categorías e integra el equipo de running de la marca Fila.

Agustín logró en estos últimos meses dos metas que atesora en el calendario. Es el recordman misionero en los 5.000 metros y además campeón argentino de cross country al ganarle nada más y nada menos que a Eulalio Muñoz, el mejor argentino en la maratón olímpica de los Juegos de Tokio.

“Fue sumamente positivo este 2021. Sin dudas con mi equipo de trabajo hemos cumplido todos los objetivos y pudimos hacer algo muy importante como tener el récord provincial en los 5 mil metros y ser campeón nacional de cross country. La verdad que cuando lo pienso siento que fue demasiado”, compartió feliz e incrédulo aún por lo logrado entre octubre y noviembre pasado.

Es que a sus 23 años y con cuatro títulos nacionales en categorías menores, fue su debut en Mayores en ambas citas, primero en la pista de Rosario donde fue subcampeón en la Copa Nacional de Clubes y luego en el Complejo Municipal de Balcarce, Buenos Aires, donde se coronó en los 10 kilómetros.

En el estadio Jorge Newbery de Rosario, Agustín arrasó con el récord que ostentaba hace varios años el ex atleta posadeño Alberto Olivera de 14m42s y el obereño paró el cronómetro en 14m30s, y es el primer misionero que logró bajar de 14m40s en los 5 mil metros.

Esto también lo llevó a estar luego en la concentración nacional de la Confederación Argentina de Atletismo (Cada), a mediados de este mes en Mar del Plata, dentro del selectivo grupo de mejores atletas nacionales con vistas al 2022 que se viene cargado.

“Es muy positivo para mí porque me tienen en cuenta para las carreras internacionales del 2022 y se habló de algo muy importante como la preparación específica para los campeonatos Grand Prix sudamericanos y los nacionales de mayores que se va a hacer entre en marzo y abril en Argentina. Además, eso va a ser la puerta de ingreso para las carreras internacionales”, explicó.

Para el obereño, nacido de una familia humilde y trabajadora, el ‘boom’ de este año se dio gracias a que pudo dedicarse “casi al cien por ciento a entrenar y tuve la posibilidad de viajar a Cachi, Salta, en la previa a la Copa Nacional y entrenar en la altura para rendir un poco más en la carrera. Por la altitud del lugar, a más de 2 mil metros a nivel del mar, es un beneficio para el corredor de fondo y me fue muy bien en Rosario; y después, casi un mes de eso, se vino en nacional de cross y fue fantástico porque ni se me pasaba por la cabeza ganara un atleta que nos representó tan bien en la maratón en Tokio”, expresó contento.

Y agregó emocionado “estoy tan contento de estar entre los mejores… es algo increíble”.

Es que el alto rendimiento es llevar el cuerpo al límite con sus exigencias corporales y mentales y por ello que cada objetivo cumplido es también la confirmación que el esfuerzo vale la pena. “Cuesta, pero es tan importante trabajar a largo plazo. Esperar a que pasen los años y seguir haciendo bien las cosas. Nadie me daba por ganador antes de la carrera porque este chico -el olímpico Muñoz- corre bien cross, pero la preparación específica que hice me dio la oportunidad de ganar la carrera”, reflexionó.

Además, el misionero siente que este momento no lo construyó solo, sino a través de varios factores y personas. “Con la ayuda de mi equipo, entrenador, el Ministerio de Deportes y profes que me dan una mano, este año logré cosas históricas como récord provincial de los 14m30s. Éramos muchos los que lo habíamos intentado bajarlo y ahora se me dio la posibilidad”.

Además de entrenar, Agustín gracias al deporte logró una beca de estudio en la carrera de Kinesiología en un instituto obereño y ya se alista para cursar su cuarto año.

“Es una gran herramienta para mí estudiar y correr a la vez, son  en conjunto de cosas que me han llevado a mejorar muchísimo y aplicar la disciplina en los entrenamientos con sus los cuidados pertinentes”, señaló el del barrio Caballeriza que hoy transita un camino impensado.

Una vida de película

La vida Agustín es cinematográfica y hasta se podría decir que de manera literal, ya que tiene en su haber un documental que se volvió viral, de la mano de una productora estadounidense que plasmó en el 2018 su carrera, y el cambio que generó el atletismo en su existencia luego de años de trabajo en la tarefa en su niñez y adolescencia.

Nació en un hogar muy humilde, carente de casi todo. De pequeño afrontó los peligros de la calle y tuvo que salir a trabajar para ayudar a su mamá, su abuela y sus hermanos. Con 12 años conoció los rigores de la tarefa y sabe bien de qué se trata el hambre. Pero nunca se refugió en la autocompasión ni se estancó en las adversidades que afrontó desde chiquito. Tiene como aliados una genética con las mejores prestaciones para correr y un corazón fuerte para aguantar, combustible imprescindible para un atleta de élite.

Hoy, tras siete años surcando su camino a zancadas y mucho sacrificio, el obereño cosecha premios y no yerba. Es campeón en cross country, también brilla en pista y ha ganado carreras importantes en el calendario nacional que lo hacen una de las perlas del atletismo argentino. “El atletismo me dio la oportunidad de tener innumerables viajes a todo el país y eso tiene muchísimo valor. Me siento muy contento y es emocionante porque también me dio la posibilidad de estudiar y de compartir con compañeros algo positivo. Cuando me di cuenta de que había cosas muy buenas para experimentar en la vida le puse muchas ganas. Además, es lindo para mí ser un ejemplo para otros chicos que como yo, no tuvieron las cosas fáciles y vale la pena ponerle empeño”, resaltó.

Y remató que siente que “con empeño tarde o temprano se dan las cosas… La constancia es tan  importante también porque con las pocas herramientas que uno tiene si se le pone  trabajo y esfuerzo, no hace falta que te vayas a otro país o provincia para mejorar”. Así Agustín pone su granito de arena en ser un espejo positivo para sus pares y  un ejemplo constante de carisma y humildad.

El Territorio.