Declararon persona no grata a empleado de la Celo denunciado por maniobras fraudulentas

A fines del mes pasado el Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo) reincorporó a un empleado y delegado gremial que había sido despedido por supuestas maniobras fraudulentas, acatando un dictamen de la Justicia Civil.

Si bien el expediente penal continúa su curso, el agente se vio beneficiado por un recurso de amparo basado en la tutela sindical por su pertenencia a Luz y Fuerza.

En consecuencia, el citado fue reincorporado y cumple tareas en el sector de Agua Potable.

Al respecto, trabajadores del área elevaron una nota al presidente del Consejo de Administración, Pedro Andersson, considerando “persona no grata” al implicado y solicitando su cambio de sector. 

“Los abajo firmantes, personal de Obras Sanitarias, decidimos declarar persona no grata en planta de Agua Potable al agente D. M. Raúl Aníbal, cuyas actuaciones afectan la imagen pública de todo el personal del sector. Se solicita que tome las acciones que crea convenientes”, se cita en el escrito.

Denuncia penal

Por otra parte, con relación a la denuncia penal contra el agente citado, en diálogo con la prensa el vicepresidente de la Celo, Jorge Duarte, remarcó que la medida cautelar que derivó en la reincorporación no impide la continuidad del proceso penal.

“La acusación es por maniobras fraudulentas y hechos de corrupción, eso sigue en manos del Juzgado de Instrucción. Acatamos en forma inmediata lo dispuesto por el juez civil (respecto a la reincorporación), pero la causa penal sigue su curso. Lo concreto es que el sumario administrativo realizado dio como resultado que realmente este agente incurrió en maniobras que transgreden las normativas, un acto de corrupción, comprando materiales para la empresa sin traer a la Celo. Eso está comprobado”, señaló Duarte.

El Territorio.