Dejaron firme el procesamiento de la banda de la ruta de la soja

La Cámara Federal de Corrientes dejó firme el procesamiento de la banda compuesta por civiles y funcionarios de diferentes fuerzas de seguridad que se dedicada a liberar la circulación de camiones con soja destinados al contrabando a Brasil. La organización fue desbaratada en junio tras varios allanamientos en Misiones y Corrientes.

Según se publicó en el Centro de Información Judicial, las defensas de cinco de ellos hicieron varios planteos -los recursos de las otras partes se consideraron fuera de término- al procesamiento dispuesto por las autoridades del Juzgado Federal de Corrientes, a cargo del juez Juan Carlos Vallejos, pero ahora el tribunal de alzada definió rechazarlos en su totalidad y dejar firme lo actuado al momento.

Los detenidos son ocho, entre los que se encuentran efectivos de la Policía de Misiones, de la Policía de Corrientes, Gendarmería Nacional y Policía Federal, pero el fallo de los jueces revela que “de dicha organización formarían parte más personas, que integrarían diversas fuerzas de seguridad de la provincia de Misiones y Corrientes, e incluso, de las fuerzas federales como Gendarmería Nacional y la Policía Federal Argentina”.

Los roles

Entre los implicados se destaca la participación de Jorge Lópes, un civil con conexiones para la exportaciones de los granos a Brasil. Lo que se reconstruyó es que él le abonaba dinero a Ricardo Abel Koning, de PFA y Adrián Escarlata, de GNA con domicilio y varios emprendimientos en Apóstoles, para que los camiones puedan eludir los controles, sobre todo los tributarios de ATM.

Koning, siempre según la investigación de la Justicia Federal, era el principal organizador de la asociación ilícita. Le daba directivas de dónde posicionarse a los otros integrantes para que los cargas circulen libremente y que reporten la presencia de patrullas policiales.

Por otro lado también ofrecía esos servicios a los camioneros, para luego cobrarlos y dividir esas ganancias con los demás involucrados. Sobre este punto, como informó oportunamente este medio, el valor del “peaje” por camión sería de 200 dólares.

Los efectivos de la Policía de Misiones involucrados en esta maniobra son Ramón Britez y Martín Polcowñuk, también con prestación de servicios en Apóstoles al momento de su detención. El primero también ofrecía lo que en la causa está descrito como “pase” a la provincia de Misiones por los caminos secundarios de San José o Apóstoles.

Polcowñuk, en tanto, también fue señalado como un actor clave, debido a cómo aprovechaba su rol de funcionario público para que todos trabajen sin complicaciones. Se describió que “atento que los cruces de los camiones se realizarían cuando aquel se encuentra de guardia, ya que es quien tiene acceso a las llamadas que ingresan al 101 (denuncias) y tiene conocimiento de toda la actividad operativa de la policía, alertando sobre los operativos, denuncias o desplazamientos de móviles policiales”.

También se describió el rol de Franco Adrián Fariña, de profesión mecánico. A él se le atribuye el rol de “observador”, en razón de que se movilizaba por diferentes lugares para dar aviso sobre cualquier presencia que podría interferir con la logística.

Un carga de cocaína, la clave

Según se detalló, la investigación se inició el 14 de octubre del 2020, luego que efectivos de Gendarmería Nacional incautaran 28 kilogramos de cocaína que estaban siendo trasladados por la ruta nacional 12, a la altura de Itatí. En aquella oportunidad los centinelas advirtieron la presencia de un Renault Megane en un camino secundario y empezaron una persecución.

Finalmente el vehículo fue abandonado y en la requisa los efectivos se toparon con dos mochilas que contenían la droga. Entonces también se incautaron teléfonos celulares, que al ser analizados, revelaron la organización ilícita de sus propios colegas y efectivos de otras fuerzas.

En cifras
Según detallaron las fuentes, los implicados cobraban una suma cercana a los 200 dólares por cada camión que contrataba sus servicios.

El Territorio.