Descubrieron un busto en homenaje a Teodoro Cuenca, padre del chotis misionero

Con un acto realizado esta mañana, en Oberá se recordó la fecha del fallecimiento de Teodoro Cuenca, intérprete y compositor de la música regional autóctona que es reconocido como el “padre del chotis misionero”.

En la plazoleta que lleva su nombre, ubicada en Villa Barreiro, fue descubierto un busto del cantautor en reconocimiento a su enorme aporte cultural.

El artista obereño, con una invalorable contribución a la difusión de la polquita rural, galopa y el gualambo, publicó su último trabajo en el año 1995: “Misiones, la magia de un sueño”.

También dirigió el grupo Crisol, integrado por músicos misioneros con quienes recorrió la provincia. Editó y produjo los trabajos de varios artistas de la zona con Sonoro, su sello discográfico.

El Senado de la Nación le había rendido homenaje “por su contribución a la riqueza y difusión de las expresiones de la música regional”.

Esta mañana en Oberá estuvo presente Liliana Cuenca, hija del reconocido músico, acompañada por el intendente, Carlos Fernández; por el presidente del grupo Amigos de lo Nuestro, Teófilo Acosta; por el cantautor Claudio Bustos y la jefa del área de Cultura, Gloria Miguel.

El músico Víctor Peña también rindió homenaje interpretando canciones de Teodoro, en tanto que Acosta y Bustos se refirieron a la vida del artista.

Se cerró el reconocimiento con el baile de un chotis misionero por Priscilla Cubilla (ex Guaina del Chamamé) y Joaquín Pizzutti.

La bendición estuvo a cargo del Padre Matías Aches, Vicario de la Catedral San Antonio.

El Territorio.