Detienen a sospechoso de balear a la comerciante obereña

“Gladis es una persona honesta, trabajadora, servicial, solidaria, amorosa. Todavía no entendemos por qué a ella, justo a ella. Pero lo que le pasó nos puede pasar a cualquiera y todos tenemos que comprometernos, poner la cara y pedir que se esclarezca el hecho. Los culpables no pueden estar sueltos”, subrayó Susana Pereyra, amiga de Gladis Beatriz Gómez (39), comerciante obereña que fue asaltada y recibió un disparo en la cabeza.

La víctima también es catequista de la Parroquia Cristo Rey, comunidad que ayer organizó una marcha en reclamo por justicia de la cual participaron alrededor de 300 personas.

La columna fue encabezada por el propio obispo de la Diócesis de Oberá, Damián Bitar.

En tanto, mientras vecinos, amigos y allegados se movilizaban por el centro de Oberá, Gómez era intervenida quirúrgicamente en el Hospital Samic con el objetivo de extraer un coágulo de su cráneo, ya que será imposible sacar la bala por el lugar donde está alojada, tal como informaron los profesionales a cargo de la cirugía. Luego de la operación la paciente continuó en coma inducido y su estado es reservado.

Por otra parte, entrada la tarde desde la Unidad Regional II informaron sobre la detención de un sospechoso, aunque por el momento no lograron dar con el presunto cómplice ni con el arma utilizada en el hecho.

Gómez fue asaltada el miércoles de la semana en su comercio de calle Paraguay, casi Colombia, en el barrio Loma Porá de Oberá.

“Que se multipliquen este tipo de hechos habla de una sociedad enferma”, reflexionó anoche monseñor Bitar.

Calificó el caso como “una de las pequeñas guerras que nos hieren y lastiman a todos”, al tiempo que propició una plegaria “para todas las víctimas de la inseguridad”.

Vivir con miedo

Tal lo previsto, la marcha de la víspera partió desde el Centro Cívico y avanzó por avenida Sarmiento hasta la Plazoleta de la Madre, mientras los participantes entonaban himnos y plegarias.

Los familiares directos de la víctima no estuvieron presentes ya que se congregaron en el hospital, expectantes a la cirugía. Al cierre de esta edición el estado de la paciente era crítico.

El párroco Edward Alphonso fue uno de los organizadores del evento y destacó las cualidades de Gómez, a quien calificó como “una persona siempre dispuesta a ayudar al prójimo”.

“No culpamos a nadie en particular por lo sucedido. La culpa es de los ciudadanos por no hablar a tiempo, por callarnos y no comprometernos. A veces tenemos que manifestar nuestro enojo, porque si no, se archivan las cosas. Cuando hay indiferencia y cobardía, cuando el pueblo se convierte en espectador, pasa esto”, subrayó.

Y agregó: “El miedo aumenta el miedo. El poeta Pablo Neruda decía: ‘Si quieres perder algo, pierde el miedo’. Jesús tantas veces nos dice ‘no tengan miedo’. Hoy necesitamos tomar la posta, dejar de lado el miedo y pedir justicia”.

La semana pasada el párroco difundió una fuerte carta abierta cuestionando la falta de resultados en la investigación policial. Ayer, en tanto, celebró que haya avances en tal sentido. 

“Es muy triste lo que le pasó a Gladis porque, si se salva, quedará con la bala en la cabeza y con secuelas de por vida, como ya informaron los médicos a la familia y los amigos. Una mujer tan luchadora. Basurearon su lucha y eso no puede seguir pasando. Todo el mundo está con miedo, no podés dejar ni la bicicleta ni el auto afuera. No estamos viviendo, estamos sobreviviendo nomás. Es momento que la gente se despierte”, remarcó Alphonso.

El detenido

Antes de la desconcentración, los organizadores alertaron sobre el avance de las drogas y las adicciones en Oberá, cuestiones que tendrían estrecha relación con el caso de Gómez.

Asimismo, si bien insistieron con el reclamo de justicia y que se apliquen la ley, también pidieron ayuda por las personas que son presar de las adicciones.

Por otra parte, desde la UR II informaron que tras las pesquisas de rigor ayer por la tarde se concretó un allanamiento en el barrio Caballeriza y procedió a la detención de un sospechoso.

Se trata de un hombre de 28 años con amplio prontuario. En el procedimiento secuestraron prendas de vestir, un proyectil calibre 32 y dos teléfonos celulares.

El allanamiento se concretó por orden del Juzgado de Instrucción Uno y estuvo a cargo de personal de las seccionales Primera, Tercera, Cuarta y Quinta, Guardia de Infantería de Oberá, Acaraguá y Alem, Drogas Peligrosas y Dirección de Investigaciones Complejas de Posadas.

La Policía continúa tras los pasos del segundo sospechoso, quien habría sido el conductor de la moto, ya que el detenido sería el autor material del hecho, es decir quien le disparó a la víctima.

Si bien el segundo implicado estaría identificado, aún no lograron dar con su paradero. Hasta el momento tampoco hallaron el arma utilizada en la comisión del delito ni con la motocicleta, pero los investigadores son optimistas al respecto. 

El Territorio.