Dos pacientes internados con botulismo pasaron a sala general, otros dos permanecen en terapia

A más de tres semanas del fallecimiento por botulismo de tres personas, incluido un niño de 8 años, tras intoxicarse con chorizos caseros en mal estado de conservación y contaminados con una bacteria (clostridium botulinum), otras cuatro continúan hasta el momento internadas en el hospital Samic de Eldorado, pero la novedad sobresaliente de la jornada es que dos lograron superar la gravedad del cuadro y en las últimas horas pasaron a sala común, en tanto que otras dos permanecen en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

Esto se conoció a instancias de un informe del Ministerio de Salud Pública de Misiones, dando cuenta que un paciente -todos son oriundos de Andresito- de 33 años y una criatura de poco más de dos años dejaron los cuidados intensivos, en tanto que las mujeres de 25 y 58 años permanecen graves y con riesgo de muerte en el mismo nosocomio.

Los casos de botulismo se dieron a conocer el pasado 6 de enero, con la muerte de madre e hijo (77 y 39 años), aunque en total fueron 18 las personas alcanzadas por la intoxicación que debieron ser internadas con distintos niveles de gravedad pero fueron recuperándose y lograron el alta médica con el correr de los días.

Desde entonces comenzaron a aparecer más personas intoxicadas. El viernes 7, la cartera sanitaria provincial informó cuatro casos, mientras que el sábado 8 se conocieron otros tres y el domingo, tres intoxicados más.

Tal es así que Salud Pública en conjunto con el municipio salieron a realizar operativos casa por casa en busca de personas que posiblemente compraron o consumieron esos productos caseros para advertirle sobre el riesgo.

Por su parte, un niño de 8 años, que había ingresado al nosocomio de Eldorado, también perdió la vida y se convirtió en la tercera víctima mortal de esta gravísima enfermedad.

Se trata de una patología rara y grave que ocurre como consecuencia del consumo de ciertos alimentos mal conservados. Es causada por una toxina que ataca los nervios del cuerpo y puede ocasionar dificultad para respirar, parálisis muscular y hasta la muerte. Con mayor frecuencia la toxina es producida por la bacteria clostridium botulinum.

El Territorio.