El embargo de EMSA a la CELO está casi cubierto y se negocia la deuda restante

En las próximas horas Energía de Misiones habrá cubierto el embargo de tres facturas mensuales por la suma de unos 300 millones que le trabó, decisión de la Justicia mediante, a la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (CELO). Para el resto de la deuda, que alcanzaría unos 700 millones de pesos, se está dialogando para acodar un plan de pago, pero con la condición de que la entidad obereña no se vuelva a atrasar con los consumos mensuales.

La presidenta de EMSA; Virginia Kluka, explicó que “ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, de sentarnos a una mesa de diálogo para acordar con consenso, tuvimos que recurrir a la Justicia, planteamos un embargo y lo estamos ejecutando”.

Recordó que “en todo ese proceso, mientras que iniciamos la parte judicial hasta que salió el embargo, también hubo cambios en la conducción de la cooperativa” refiriéndose al desplazamiento del expresidente Pedro “Pilo” Anderson y del expresidente Jorge “Koki” Duarte, cuya administración llevó al endeudamiento a la entidad.

Con esta nueva administración estamos en permanente diálogo, próximos a cubrir la demanda iniciada, de ser así, estamos próximos a llegar a un acuerdo, se levantaría el embargo, haríamos un acuerdo, presentamos al Juzgado para que homologue y se levanta el embargo”, dijo Kluka.

Reflexionó que “no era tan difícil, la acción judicial cuando la jueza ordenó que podamos ir con los recaudadores a la CELO fue el 2 o 3 de junio, al día de hoy (primeros días de agosto) ya tenemos prácticamente cubiertos los 300 millones que hemos planteado en el embargo que eran tres facturas”.

La funcionaria energética aclaró que “nosotros tenemos la facultad de interrumpir el suministro eléctrico por falta de pago a cualquier cooperativa”.

En esta ocasión eran dos alternativas: ir a la Justicia o interrumpir el suministro. Pero al interrumpir estamos perjudicando a los usuarios que pagaron su factura cada mes y se verían perjudicados con un corte del suministro”, explicó.

Por eso decidimos ir a la Justicia para evitar el corte de suministro que es una facultad que tenemos y podíamos haber elegido”, remarcó y añadió que con la administración de Anderson y Duarte “no hubo diálogo”.

Consideró que había “mucha política, mucha soberbia, cuando uno está en lugar de deudor hay condiciones que no corresponde que ponga el deudor. Cuando el deudor quiere poner las condiciones al acreedor es inviable”, sostuvo.

Seis meses de conflicto

La CELO acumuló una deuda de mil millones de pesos y al mes de mayo no había pagado las últimas tres facturas mensuales del consumo de energía. Sin embargo, los usuarios de la entidad sí estaban pagando, con lo cual no se entendía donde iba a parar el dinero.

Como no había diálogo y la CELO se había retirado de la mesa de la Federación de Cooperativas, que es el ámbito de negociación de deudas y tarifas con el Gobierno provincial, el diálogo estaba cortado.

Esto llevó a EMSA a plantear una demanda judicial que la Justicia resolvió a favor trabando un embargo sobre las cuentas y las cajas recaudadoras de la entidad.

Como explicó Kluka, esta semana se estaría cubriendo el monto de las tres facturas impagas y el resto de la deuda se negociaría en un plan de pago.

En este sentido, el Ministerio de Acción Cooperativa auditó los balances y encontró numerosas irregularidades en la administración anterior, lo cual motivo una denuncia penal por administración fraudulenta y presunto enriquecimiento ilícito, causa que se deberá tramitar en un Juzgado de Oberá.

Primera Edición.