El EPRAC exigió a la CELO “que se ordene y planifique el servicio”

El reemplazo de un tramo de la tubería de impulsión del arroyo Bonito quedará fuera de servicio durante diez días y desde el próximo lunes 19 del corriente la CELO (Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá) empleará únicamente el acueducto del arroyo Ramón, ante lo cual desde el EPRAC (Ente Provincial Regulador de Agua y Cloacas) exigieron que se garantice la provisión del servicio y provisión de agua potable en la “Capital del Monte”.

En diálogo con la radio de Primera Edición, el delegado del Eprac en Oberá, Francisco Stevenson, explicó que las perspectivas que pueden tener los usuarios del servicio de agua potable de Oberá es que “lo que se hizo público desde la Celo está en el contexto de un reemplazo de un tramo del arroyo Bonito que es una de las dos tomas que tiene la ciudad.

El servicio de agua potable desde la década del 70 siempre se alimentó desde el arroyo Ramón y recién en el 2015 se inauguró la toma del arroyo Bonito con el cual en ese momento se duplicó la cantidad de provisión de agua cruda. En el verano pasado hubo algunos inconvenientes que fueron noticia en esa impulsión y por distintos motivos se fue demorando el reemplazo de ese tramo y a partir de la semana que viene se estará trabajando solamente en la toma del arroyo Bonito”.

Consultado si cuando un vecino no tiene agua, por motivos tales como los cortes en el servicio desde la Celo y en algunos casos de hasta diez días, se le brinda alguna compensación por esa afectación, Stevenson fue rotundo y dijo que “no, el servicio en principio tiene que prestarse y cuando no se presta directamente hay que buscar los medios para poder hacerlo. Nosotros para este caso en particular, de las obras que deben realizarse la próxima semana, lo que se prevé es asegurar el abastecimiento desde el arroyo Ramón, tener reservas y un camión cisterna para cuando haya una eventualidad. Pero la Cooperativa tiene planificado los cortes rotativos que son los que generalmente se programan cuando hay cortes de energía por mantenimiento en las líneas y se hará el mismo procedimiento”.

Lo que viene

Por otro lado, el delgado del Eprac en Oberá se refirió a cómo está la provisión de agua proyectada hacia el futuro y apuntó que “nosotros tenemos que trabajar fuertemente ahora en la concientización del buen uso de agua, tener presente que hay suficiente agua y trabajar para disminuir las pérdidas en las redes. La provisión de agua cruda, que se saca del arroyo para potabilizar, está asegurada para los próximos diez a doce años desde los dos arroyos, Ramón y Bonito. Y la potabilización es un proceso que actualmente es suficiente si mejoramos estructuralmente la distribución y disminuimos las pérdidas, con pocas mejoras estructurales en la planta potabilizadora, nosotros tendremos asegurado la provisión de agua de acá a doce años”.

Con relación a la situación financiera de la Celo, que puede inquietar a cualquier usuario obereño sobre si en las condiciones actuales puede solventar este tipo de obras, como la reparación del tramo del Bonito, y si pudieron reunirse desde el Eprac con directivos de esa entidad, Stevenson manifestó que “el Eprac es el ente que se encarga de ver que se cumpla con el servicio y de cuidar los bienes del estado que están al servicio de los usuarios. En este caso particular no es mi área la que se dedica a tocar esos temas con los directivos pero se refleja en la prestación del servicio las dificultades que tienen los administradores. Estamos colaborando desde lo técnico y de la gestión que se pueden hacer con organismos provinciales, así es que como ejemplo, la obra del troncal norte se está haciendo con fondos nacionales, la gestión de esos fondos lo está haciendo el Iprodha, que es un organismo provincial y toda la infraestructura quedará al servicio de la cooperativa”.

Para Stevenson, “lo importante que hay que entender, sobre todo las autoridades de la Cooperativa, es que hay que planificar y proyectar. Más allá de las dificultades económicas hay que tener previsiones desde el punto de vista no estructural, que sería lo no relacionado con obras sino de gestión y más de mantenimiento”.

Primera Edición.