El fuego arrasó unas 300 hectáreas hasta que la lluvia lo apagó

Una jornada complicada fue nuevamente la que se vivió ayer en materia de incendios forestales en la provincia, en especial en Colonia Gisella, perteneciente al municipio de General Urquiza, donde desde el jueves por la mañana los bomberos se encontraban trabajando para controlar el avance del fuego en una plantación de árboles.

En un lugar de difícil acceso las tareas se repitieron en turnos rotativos, con la ayuda de bomberos de toda la zona hasta que en horas de la siesta la lluvia se hizo presente, como una verdadera bendición y sofocó el incendio.

El comandante Eduardo Ratti, jefe del Cuerpo de Bomberos de Jardín América, explicó a PRIMERA EDICIÓN que “el llamado alertándonos de un incendio lo recibimos el jueves a la 7 de la mañana. Y a partir de allí trabajamos en grupos y por turno, con cuatro unidades y 23 hombres entre bomberos de Gobernador Roca, Jardín América, Ruiz de Montoya, Capioví, San Ignacio, Montecarlo, Leandro N. Alem y bomberos de la Policía de Misiones de acá de Jardín América.Se fueron sumando con las horas y fuimos coordinando las acciones”.

La zona crítica, que recibió el mayor impacto del fuego, al promediar la siesta de la víspera, era monte implantado de una propiedad privada y “el cálculo estimativo que tenemos es que afectó entre 250 y 300 hectáreas. Todavía nos queda un buen trecho para controlarlo”, señaló Ratti.

También agregó que “el acceso es muy difícil, más allá que está lejos de la ruta, llegar hasta la propiedad es dificultoso porque está muy sucia. A un kilómetro está la colonia de General Urquiza, El Francés”. En la noche del jueves “paramos un rato porque se podía descontrolar la zona que estaba muy sucia y se arriesga al personal”.

Minutos más tarde, alrededor de las 15.30, la lluvia se hizo presente en la zona, como una verdadera bendición ayudando a aplacar el fuego.

En 25 de Mayo afectó a líneas del tendido eléctrico

Dos incendios que se registraron en la tarde del miércoles último afectaron las líneas de 33 y 13,2 kva de tendido eléctrico de la Cooperativa Alto Uruguay Limitada (CAUL), en proximidades de Colonia Acaraguá.

Los mismos se originaron alrededor de las 15, alejados uno del otro por unos 8 km. En un primer momento se manejó la hipótesis de la quema de algún rosado, pero luego al constatarse ambos -en el mismo horario y tan apartados el uno del otro- se estimó que podrían haber sido provocados por manos anónimas. El gerente de la Cooperativa Alto Uruguay Limitada, Fernando Da Silva, contó a PRIMERA EDICIÓN que desde hace tiempo vienen con varios inconvenientes por culpa de los incendios que se producen debajo de las líneas.

“Tuvimos varios cortes de energía por incendios, le estamos pidiendo a la gente que por favor no hagan quemas porque hay zonas donde hacen rosados y nos queman una línea y se afecta a un montón de gente, estamos pidiendo que se eviten todo tipo de incendios”, advirtió.

En el lugar del siniestro en la Línea de 33 Kva, se hizo presente personal de redes de 25 de Mayo, Santa Rita y Colonia Aurora quienes, y con la colaboración del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Rita que sofocó el incendio. Se encontraron cinco postes quemados en sus bases e inclinados. Inmediatamente se procedió a reparar los mismos con la ayuda de una grúa y malacates.

Mientras que en cercanías del puente sobre el Arroyo Acaraguá, otro foco se había extendido por la acción del viento y en el lugar actuaron Bomberos Voluntarios de Villa Bonita, protegiendo las viviendas existentes en la zona. Allí las llamas alcanzaron el tendido de la línea de 33 Kva. quemando un poste por completo y comprometiendo seriamente otro de 13,2.

El gerente de la CAUL señaló que las zonas con más inconvenientes en materia de energía eléctrica son Colonia Aurora en el paraje Alicia Alta, y en el kilómetro 25 “debido a que están alejadas de la subestación y hay casi 45 km de distancia. Esa zona está creciendo muchísimo y hubo una explosión poblacional por el tema de la soja”, reveló.

En materia de agua potable, Da Silva señaló que la zona más complicada con la provisión es la de Alba Posse.

Primera Edición.