El Pami le inició una causa administrativa al médico obereño antivacuna

Las polémicas declaraciones del médico y pastor obereño Carlos Luis Flamig, quien se manifestó abiertamente contra las vacunas para combatir el Covid-19, derivaron en una serie de acciones por parte de organismos ligados a la salud pública.

Tal como publicó El Territorio en su edición de la víspera, Flamig es médico de cabecera de más de mil afiliados de Pami y atiende en una clínica privada de Oberá.

Además es personal de Salud Pública, aunque desde hace más de un año se halla de licencia en el hospital Samic porque integra la denominada población de riesgo.

Ante la consulta de este matutino, desde Pami Misiones confirmaron ayer que el área de Asuntos Jurídicos inició una causa administrativa interna al citado profesional a raíz de la publicación de sus dichos antivacuna.

En primera instancia, mediante una nota formal le solicitaron un descargo, tras lo cual se resolverá su situación como médico de cabecera.

Asimismo, fuentes del organismo reconocieron que a fines del año pasado Flamig fue cuestionado por familiares de afiliados de Pami que aseguraron que propició el contagio de varios de sus pacientes, algunos de los cuales fallecieron.

Ocurre que el médico no se vacunó y se contagió de Covid-19, circunstancia en la que habría seguido atendiendo su consultorio.

“En el marco del sumario también se indagará si existen denuncias en el ámbito judicial respecto al desempeño del médico en el contexto de pandemia”, indicó un vocero del Pami.

Por otra parte, trascendió que el profesional también atendería a domicilio a los jubilados por un costo de 2.000 pesos, aunque nunca usa barbijo, con el riesgo que ello implica.

Salud Pública

Además del discurso antivacuna y anticuarentena, lo que contradice las recomendaciones sanitarias oficiales, Flamig también será objeto de una investigación por parte de las autoridades de Salud Pública respecto a su desempeño en el ámbito privado, lo sería incompatible con la licencia que le otorgaron oportunamente por tener más de 60 años.

En ese sentido, el director del hospital Samic de Oberá, Héctor González, precisó que ayer elevaron dos notas para obtener información que requieren para avanzar administrativa y, de ser necesario, judicialmente.

“Mandamos una nota a la clínica donde es médico de cabecera de Pami solicitando que nos informen sobre la situación laboral actual, porque si está yendo (a la clínica) sería pasible de una sanción. También desde el comité de Bioética del Samic le pedimos un descargo respecto a sus dichos, ya que contradicen lo dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud de la Nación y la Provincia”, detalló González a este medio.

Asimismo, subrayó que “el discurso antivacuna va a contramano del incansable trabajo que se viene realizando para vacunar a la población por los beneficios que implica y está probado”.

Calificó los dichos de Flamig como “apología antivacuna” y expresó su absoluto repudio.

“Sentimos mucha indignación y tristeza porque todos sabemos el sacrificio que vienen haciendo los trabajadores de salud para atender de la mejor manera a los pacientes con Covid-19”, remarcó el director del Samic.

Colegio Médico

Ante la consulta de El Territorio, desde la clínica donde trabaja Flamig aseguraron que el profesional sigue atendiendo (al menos hasta el jueves), es médico de cabecera de Pami y tiene más de mil pacientes.

“Es uno de los médicos que más pacientes tiene en Oberá. Además es conocido como antivacunas y ya no sabemos cómo decirle que use barbijo y que no hable contra las vacunas. A todo el mundo le dice que no se vacune”, reconocieron desde la institución privada.

Al mismo tiempo comentaron que tomaron contacto con el Colegio Médico para asesorarse respecto al caso y una posible denuncia contra el médico.

En tal sentido, Luis Flores, presidente del Colegio Médico de Misiones, confirmó a este matutino que el profesional está matriculado en la provincia y que se convocará la semana próxima al Tribunal de Ética por este caso.

“No hubo denuncias (hasta el jueves), pero igualmente lo vamos a tratar en mesa directiva para evaluar si amerita que sea sometido al Tribunal de Ética como se ha hecho en otros colegios”, señaló Flores.

Si bien no precisó la magnitud de las sanciones, es posible incluso hasta la pérdida de la matrícula por atentar contra la salud pública.

Consultado si es la primera vez que reciben avisos respecto de la conducta de un profesional, puntualmente en contexto de pandemia, respondió: “Sí, prácticamente sí, que haya tomado estado público acá en Misiones; en el país ha habido otros casos”.

“Como Colegio Médico ya nos hemos expedido a favor de la vacuna”, insistió y en ese sentido, recordó la resolución G001/21, con fecha del 4 de enero de este año.

El Territorio.