El veto presidencial al área aduanera provocó fuerte decepción en Misiones

Profunda decepción generó en todos los sectores de la sociedad misionera las observaciones realizadas por el Ejecutivo Nacional al proyecto de área especial aduanera y la ayuda al turismo que fue aprobada por el parlamento argentino. En Misiones sienten que fue una traición el decreto que emitió el presidente Alberto Fernández que anularía todo lo aprobado, porque además ello se da cuando se estaba trabajando en los detalles de la reglamentación con las provincias.

Es así que tomó por sorpresa a todos y se generaron duros cuestionamientos por parte de los empresarios misioneros, quienes expresaron su profundo malestar ya que venían trabajando en elaborar la propuesta que luego se convertiría en ley, tras ser aprobada tanto por el Senado y la Cámara de Diputados. Pero sobre llovido, mojado. También se conoció que podría ser vetado de forma parcial o total, el artículo 126 que preveía recursos al turismo, donde Misiones también podría ser afectada. Sobre estos temas no se registraron aún declaraciones oficiales desde el gobierno provincial, porque afirmaron que esperan que quede firme con la publicación en el Boletín Oficial.

Consultados por El Territorio diferentes funcionarios y referentes del gobierno provincial indicaron que “por ahora no harán declaraciones”, como lo planteó entre otros, y en similares términos, el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán.

A su vez, tras conocerse la normativa, este medio se comunicó con diferentes referentes de la economía local, quienes manifestaron su decepción por el veto al artículo que facultaba la creación de un área especial aduanera, una herramienta que consideraron fundamental aplicar para la provincia con el objetivo de tornar a la provincia más competitiva frente a las asimetrías con Paraguay y Brasil. También volvieron a mencionar que se observa la centralidad en la decisión del gobierno nacional.

Arrancar todo de cero

Alejandro Haene, de la Confederación Económica de Misiones (CEM), expresó que esa determinación de Nación tomó por sorpresa, más aún cuando estaban avanzados los diálogos ante una eventual reglamentación. “Es una sorpresa que no teníamos en nuestros cálculos y es una lástima que no haya salido, más aún teniendo en cuenta las visitas del presidente y del titular de la Cámara de Diputados que hacían prever otro desenlace. Si bien podía ser una opción -en referencia al veto- uno siempre ve lo positivo”, mencionó.

Más tarde, consideró que esa decisión implica “arrancar todo de cero”. “Nosotros como sector privado tendremos que seguir empujando, tenemos que hacer algo entre todos, de pensar en grande, sobre todo teniendo en cuenta que el área especial aduanera era una excelente posibilidad de mejorar la situación, de mejorar la ecuación empresarial, de bajar los costos porque apuntaba a la dimensión fiscal. Y sobre todo, porque iba a marcar un antes y un después en la economía de Misiones, pero esto hace retroceder todo lo que se hablaba”, aseveró.

Por ello, Haene indicó que “ahora más que nunca los puentes tienen que seguir cerrado, más allá de algún condimento que pueda pensar el turismo, pero por la posición de la economía y salud, hay que ser inflexibles. Esta es una de las facetas con las que se protegió a Misiones de otros países, y en el resultado la economía local creció y mucho. La mayoría de los sectores tienen cifras positivas y buenas perspectivas para 2021, pero hay que ver qué hace la provincia para encauzar las tratativas”. Y agregó: “Sabemos de la situación geopolítica de Misiones, pero entendemos que la provincia necesita de un tratamiento diferencial. El artículo 123 era abarcativo a 19 provincias, pero Misiones tiene aspiraciones fundamentadas y es un tema de constante análisis, y que hace dos décadas viene empujándose. Hay estudios que reflejan esa necesidad de un tratamiento diferencial”.

Desconocimiento

Por su parte Sergio Bresiski, titular de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP), también se mostró decepcionado por la decisión que tomó Nación respecto al tema, a la que consideró “que refleja el desconocimiento que tiene el presidente Alberto Fernández respecto al país, es la falta de comprensión por parte de la centralidad política de la periferia”. Al mismo tiempo, expresó: “El presidente manifestó que es difícil reglamentar el pedido, pero lo que verdaderamente es difícil es que el empresario pague 172 impuestos”.

Luego, el titular de la CCIP enfatizó que “Misiones es una provincia periférica y que está alrededor de países con políticas impositivas diferentes que nos hacen sufrir, que nos resta competitividad y que, frente a eso, no termina posicionando al aparato productivo”.

Sostuvo que con esa decisión “si se abren las fronteras, volverán las filas de misioneros sobre los pasos internacionales para cruzar del otro lado, ya sea a Paraguay o Brasil, y lo que vamos a ver es la fuga de comerciantes, de industriales y empresarios que apuntarán a hacer sus inversiones en otros lugares, porque la política nacional terminó demostrando que no le interesa el aparato productivo. Es catastrófico, y un baldazo de agua fría a un trabajo que se hizo entre el sector público y privado durante seis meses, en medio de un escenario desconocido por la pandemia para lograr una medida así. Y cuando decidiste apostar todo, aparece un veto que deja sin posibilidades de acción. Esto ahora hará cambiar los objetivos y repensar todo. Es una falta de comprensión de la política nacional que desconoce lo que pasa por fuera de la centralidad política y sentimos que la política nacional va a contramano del aparato productivo”.

Bresiski destacó los esfuerzos del gobierno de la provincia para mantener al sistema productivo local, en medio de un contexto de incertidumbre.

Al ser consultado sobre los pasos a seguir, dijo: “Creo que hay que sentarse y debatir mucho, porque el artículo 10 de la Ley Pyme tiene muchas cuestiones que no cierran, y se aplica sólo a ciudades que están en un radio de 50 kilómetros de la frontera, lo que puede provocar asimetrías internas. Una posible reglamentación puede favorecer, pero al mismo tiempo hacer mucho daño”

Por último, remarcó: “En Buenos Aires no sienten el comercio fronterizo como lo vivimos nosotros y eso no se tuvo en consideración al momento de vetar la ley, porque terminaron hablando y haciendo desde una realidad, de la que se vive en Buenos Aires”.

Sólo el país central

Gerardo Grippo, integrante del Movimiento Industrial de Misiones (MIM), opinó que “a lo largo de la historia, desde la Colonia, siempre los intereses del país central anteponen o subordinan. Argumentan la baja en la recaudación, mientras que provincias como la nuestra subsidian. En este caso, en las zonas de economías especiales el tema son las enormes asimetrías. Ahora deberemos agudizar nuestra creatividad, generando alternativas y ser capaces de generar nuestra propia realidad”.

“Si la pobreza oficial es del 44,2 por ciento según el Indec a nivel país, en las provincias con menos recursos la provincia y la indigencia es mucho mayor, al punto que el Ingreso Familiar de Emergencia significó una mejora de vida para la población más afectada. Tenemos que seguir a pesar de todo, y ser capaces de crear riqueza y valor agregado para cambiar nuestra relación como provincia en este país unitario”, consideró.

Un nuevo atropello

Faruk Jalaf, a cargo de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Noreste (Cesane), planteó que “estoy totalmente decepcionado con ese veto. Seguimos manteniendo un pseudofederalismo a Buenos Aires. Debemos reaccionar todas las entidades y el pueblo misionero ante este nuevo atropello. Un pequeño pueblo de Buenos Aires tenía 130 impuestos y los bajó a 19, y está recaudando más que antes. Este artículo iba a demostrar que la recaudación iba a aumentar y no a disminuir porque el dinero misionero no se iría a Paraguay o Brasil, sino que sucedería todo lo contrario, además que se radicarían más empresas en nuestra provincia, pero lamentablemente la provincia seguirá postergada por decisiones arbitrarias del poder nacional de turno”.

Decepcionados

Por último, Guillermo Fachinello, presidente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom), coincidió con los planteos de sus pares al definir como sorpresivo el veto al artículo 123 de la Ley de Presupuesto. “Teníamos muchas esperanzas principalmente porque el mismo presidente apoyó la iniciativa que hace 20 años veníamos pidiendo, pero estamos decepcionados, sobre todo, porque había muchas expectativas por parte de muchos empresarios de realizar inversiones en la provincia y también, con un amplio interés en instalarse. Al estar lejos de los grandes centros de consumo, y al estar rodeamos en un 90 por ciento con frontera internacional, ese artículo era fundamental para Misiones y ahora lo eliminaron”, subrayó.

Más tarde, lamentó: “Perdimos un momento y una posibilidad histórica porque las condiciones estaban dadas. En algún momento vamos a tener que abrir los puentes cuando concluya la pandemia y ahí se van a notar las asimetrías. La pandemia nos hizo ver que todos estuvimos unidos para este proyecto y era una de las pocas veces que los sectores políticos, económicos y sociales juntos por esta idea y estábamos de acuerdo. Tenemos muchas herramientas para sacar la provincia adelante, se había logrado algo histórico para nosotros. En el caso de la forestoindustria, creíamos que esto iba a ser un impulso y recibir más valor agregado a lo que producimos diariamente, pero quedó todo a cero”.

Adelantó que ahora disputarán por una posible reglamentación del artículo 10 de la Ley Pyme.

Al cierre de esta edición, se conoció que se suspendió una reunión entre Provincia y las cámaras empresarias, prevista para las 9. Allí, se iban a analizar unos temas de coyuntura y tras conocerse la noticia, se iba a abordar el veto presidencial al artículo 123, pero se suspendió “por motivos de fuerza mayor”, precisaron fuentes oficiales.

El Territorio.