En Misiones, desde el 2019 detectan un aumento de las denuncias por violencias

Con el paso de los años, en la provincia aumentan las denuncias por violencia de género, tanto en comisarías como en las líneas de atención ciudadana. Más allá de un aumento de casos, algunos indicadores sociales apuntan a un mayor compromiso a la hora de denunciar y que más personas se animan a romper con círculos de violencia para denunciar a sus agresores. En este sentido, señalan la importancia de capacitaciones para fortalecer la perspectiva de género y diversidad en las instituciones estatales a través de la implementación de la Ley Micaela.

Observatorio provincial

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN la directora del IPEC y del Observatorio de Violencia Familiar y de Género, Silvana Labat, contó que “todo el tiempo recibimos información de la Policía de la Provincia. En lo que va del año, en el primer corte hecho hasta el mes de mayo ya habían recibido más de 10 mil denuncias por violencia familiar y de género”.

Por otra parte, en la primera parte de este 2022 “también se registraron cuatro femicidios en la provincia”, añadió. Desde el Observatorio “lo importante que vamos viendo, en base a la información desde el año 2019 en adelante es que las denuncias van aumentando, lo cual por un lado es bueno, porque esto da cuenta de que las personas violentadas se animan a denunciar”.

Para bajar los indicadores provinciales “el compromiso es de todos”, aseguró. En materia de acciones, recordó que “avanzamos con las capacitaciones en la Ley Micaela en los organismos públicos”. En estos espacios, “mostramos datos y generamos concientización acerca de qué es violencia, cuáles son los tipos y qué hacer en el caso de atravesar por una situación o conocer a alguien que le pasa”.

Con este tipo de capacitaciones en el ámbito laboral e institucional lo que se busca es formar para “tratar de identificar la problemática y tomar cartas en este asunto, al ser testigos de un hecho de violencia”, agregó. Labat remarcó que “es un problema social, donde la ciudadanía debe comprometerse a denunciar los casos, porque cualquiera puede hacerlo y con una denuncia con identidad reservada en cualquier comisaría o llamando a la Línea 137”.

Silvana Labat analizó que en estos años “la Policía también ha mejorado muchísimo la toma de la denuncia, el mecanismo de asistencia en las víctimas. Lo que sí necesitamos mejorar es en contar con jueces con perspectivas de género”. Para avanzar de manera favorable en las causas, generar respuestas y no beneficiar a victimarios enfatizó que “necesitamos una Justicia que acelere los procesos y jueces más comprometidos”.

Relevamiento a población trans en Misiones

Por otra parte, la titular del Observatorio de Violencia Familiar y de Género indicó que “venimos avanzando mucho, sobre todo en el área de diversidad, recientemente creada, a cargo de Nazarena Fleitas, una activista por los derechos de las personas trans”.

Respecto a los datos del relevamiento de personas trans en Misiones adelantó que “lo tenemos hecho, pero esperamos llamar a la Mesa de Diversidad, que funciona en el Ministerio de Trabajo y Empleo Provincial. La presentación, queremos hacerla de manera simbólica en Oberá, donde también se creará un área de diversidad”.

Labat aclaró que estos datos “son del primer corte del relevamiento de personas trans, que aún continúa abierto”.

Por otra parte, para esta población, “se lanzó la terminalidad de la secundaria en la Agencia Universitaria y buscamos otras herramientas para que puedan capacitarse. Entre ellas, hablamos con la Cámara de Empresas Constructoras donde tienen un requerimiento en construcción en seco, donde una empresa está dispuesta a capacitar y desde el Observatorio, junto con Ministerio de Trabajo articulamos un registro para interesados en capacitarse para inserción en labor formal”.

Asimismo, destacó que “varias personas trans lograron incorporarse a nivel laboral en el municipio de Posadas”. Entre los principales requerimientos, señaló que “se necesita un trabajo digno y articular para que las más jóvenes logren dejar la prostitución, que puedan elegir una labor que les interese. Por eso, venimos analizando los datos del registro para tener un diagnóstico de qué necesitamos y cómo orientar las políticas públicas concretas”.

Primera Edición.