En una combi repleta de libros un viajero recorre Misiones junto a su gato, ahora está en Oberá

“Vendo libros para seguir viaje”, es el anuncio que desde la mañana se lleva todas las atenciones en la plaza San Martín de Oberá, sobre calle Santa Fe.

Se trata de Adrián, un viajero oriundo de la ciudad de Carmen de Patagones, quien junto a su compañero gato llamado Perita, decidió hacer base en la capital del monte y ofrecer libros con los que financia un recorrido de alrededor de tres meses por todo el litoral argentino.

Llegó a Misiones a fines del mes pasado, plantó bandera en Posadas y hace algunos días comenzó a subir hacia el norte, llegando a principios de esta semana a Oberá.

El recorrido lo hace en una combi repleta de libros usados de editoriales conocidas y algunas independientes, que ofrece a precios económicos o intercambia por comida o ropas.

“Salí de mis pagos el 10 de junio. Tengo una librería en Viedma (Río Negro) y decidí seleccionar los mejores libros, subirlos a la camioneta y recorrer la zona litoral del país, que no conocía y estoy realmente maravillado con el apisaje y con la calidez de la gente”, contó el viajero a El Territorio.

Explicó que “en Oberá me quedo un par de días más, y la idea es continuar viaje para conocer los distintos atractivos turísticos de esta provincia durante el mes que aún me queda, porque después tenemos con Perita que empezar a bajar”.

En esa línea adelantó que “a la vuelta, si es posible pretendo pasar a Uruguay desde Entre Ríos, pero es algo que uno decide a medida que avanza”.

Sobre Misiones, sobre Oberá, dijo que “no soy de buscar fotos en las redes para ver lugares, me gusta viajar, conocer, entonces esta experiencia es maravillosa y los libros me van llevando”.

Recordó que en tiempos en los que no había pandemia encaró la misma aventura y así conoció la patagonia y la parte centro del país, incluso Bolivia.

También -contó- solía ir a las peñas con una casa rodante convertida en biblioteca ambulante y de esa forma acercaba libros a la gente.

“La gente lee mucho, solamente que no va a las librerías pero si en el consultorio hay una revista, la lee, si en su casa encuentra un libro, lo lee, entonces tomo este viaje como una cruzada porque pongo libros en el camino de las personas”, ponderó el visitante que en los próximos días se instalará en espacios públicos de otras localidades misioneras.

El Territorio.