Ex tesorero de la Celo alertó sobre sospechosa contratación directa de viandas para el personal

Néstor Mattos, ex consejero y tesorero de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo), alertó sobre la contratación directa y sin concurso de precios de viandas de comida para el personal de la entidad, como también sobre la presunta venta directa de una camioneta de la misma institución.

En este contexto, el último martes elevó una nota a la ministra de Acción Cooperativa, Karina Aguirre, detallando una serie de supuestas irregularidades cometidas por el Consejo de Administración durante los últimos meses.

Vale mencionar que Mattos integró el mismo Consejo hasta el pasado 24 de julio y aún perteneciendo al cuerpo realizó varias denuncias por manejos pocos claros, al igual que el ex síndico Carlos Sowinski.

“Lo último fue la venta en forma directa de un móvil de la Celo a la empresa tercerizada de telefonía en 18 cuotas. Hasta cuándo la fiesta de remate de nuestra institución”, se preguntó Mattos.

Asimismo, brindó detalles de lo que habría sido una contratación directa de servicio de viandas para el personal de la cooperativa, desde el 1 de marzo y hasta diciembre de 2020, a favor de una empresa de comidas que es propiedad de un actual consejero.

En tanto, si bien al asumir el cargo el consejero en cuestión renunció a la prestación del servicio, tal como aseguró el titular de la Celo, Pedro Andersson, el trasfondo del reclamo obedece a la falta de llamado a concurso de precios.

Incluso, según se desprende de los pedidos de informe que oportunamente realizó Mattos, dicha contratación era resorte exclusivo del presidente, o en su defecto del jefe de compras, lo que genera suspicacias.

Explicaciones a medias

El pasado 10 de febrero, mediante nota al gerente general de la Celo, Claudio Pace, Mattos solicitó que se informe “a qué rubro de proveedores pertenece y el nombre del comercio para el cual factura la persona Marcela Beatriz M. y además, resumen con el detalle de la totalidad de las facturas abonadas por la Celo desde el 1 de marzo a diciembre del 2020, como así también los nombres de los funcionarios autorizantes de dichas compras”. 

En respuesta, el 26 de febrero de este año el subgerente Pablo Daniel Alexenicer respondió que “de acuerdo a lo solicitado en nota 130 se informa que el rubro del proveedor Marcela Beatriz M. es el de comidas, no constando en la factura nombre de fantasía. Se adjunta detalles de las facturas desde el 1/3/2020 a la fecha. Se informa también que las mismas están autorizadas por el presidente y en algunos casos por el jefe de compras”.

No conforme con la calidad de la respuesta, el 11 de marzo el entonces consejero Mattos solicitó una ampliación de la información sobre la proveedora, tal como “dirección donde elabora las viandas, CUIT, tipo o descripción de la comida que proveyó a la institución, cantidad de porciones y precio unitario de las mismas, si se realizó concurso de precios para la selección de dicha proveedora, fecha de la misma y demás concursantes”.

El 12 de abril, en tanto, el subgerente Alexenicer contestó escuetamente que “de acuerdo a lo solicitado en nota 232 se informa que el proveedor Marcela Beatriz M. CUIT 27-3069 (…) posee el local en calle Gobernador Barreyro 383. Se adjunta detalle de los consumos por sector”.

Según estimó Mattos, el año pasado la citada empresa habría facturado alrededor de medio millón de pesos en viandas para la Celo, justo en los meses de mayores restricciones por la pandemia de Covid-19.

Parte del detalle de las viandas entregadas a la cooperativa.

Varias irregularidades

Con relación a la reciente nota al Ministerio de Acción Cooperativa, donde Mattos se expresa como socio (N° 5875) en “disconformidad por la falta de respuestas a los planteos realizados como consejero y ex tesorero, acompañando al síndico Carlos Sowinski en representación de más de 30.000 socios”.

“Entre 2020 y 2021 expusimos varias situaciones que podrían considerarse irregulares en el cumplimiento del estatuto de la entidad por parte del Comité Ejecutivo, como obras internas con presupuestos abultados realizadas sin el conocimiento del Consejo de Administración; nombramiento indiscriminado de personal; el reemplazo del vicepresidente, cargo vacante por fallecimiento; un consejero que no abona las correspondientes acciones del servicio de energía eléctrica, lo que viola el estatuto e incurre en una discriminación a los demás socios”, cita la nota.

También se refiere a “la escandalosa inclusión de más de 3.000 socios en el padrón de las últimas elecciones distritales; la inclusión en el orden del día de la modificación de la representación de delegados, llevando a un delegado cada 300 socios, algo que no entendemos en plena democracia porque achicar la representación en las asambleas no es correcto”.

Néstor Mattos, ex consejero y tesorero de la Celo.

Intereses ocultos

Asimismo, aseguró que “en el último balance aprobado el 24 de julio de este año se omitieron los intereses generados a favor de la Empresa Energía de Misiones de más de 200 millones de pesos. También consideramos irregular una situación que es ignorada por la mayoría de los socios por no recibir la información de manera correcta desde el Consejo de Administración”.

Por ello, subrayó: “Vemos con gran preocupación la falta de interés de la entidad que usted preside en el control correspondiente para que nuestra cooperativa como debiera las leyes y normativas estatutarias”, al tiempo que agregó: “el manejo de la institución seguirá el mismo camino generando la sensación de que el socio debe aceptar todo tipo de actitudes de parte de los consejeros y quedarse callado por no saber a quién recurrir (…) Los socios seguirán pagando los costos de estas irregularidades y falta de controles de la entidad que debería realizarlas”.

El Territorio.