“Flamig no tenía barbijo y dijo que no usa porque es un hombre de fe”

Don José Ramírez era pastor, tenía 71 años y vivía en Oberá. No era diabético ni hipertenso, pero fue el primer fallecido por Covid-19 en esta ciudad, al menos según lo informado oportunamente por el Ministerio de Salud Pública de Misiones. Su deceso se produjo el pasado 12 de diciembre.

En diálogo con El Territorio, su hija Susana Ramírez contó que su papá se descompuso una semana después de asistir al consultorio del médico Carlos Luis Flamig, quien días atrás cobró notoriedad pública tras la difusión de un audio en el que plasmó su teoría antivacuna y anticuarentena.

El profesional es médico de cabecera de más de 1.000 pacientes del Pami y pertenece a la planta de Salud Pública, aunque hace más de un año que está licencia en el Hospital Samic de Oberá por tener más de 60 años y pertenecer al grupo de riesgo.

Sin embargo, al menos hasta la semana pasada, Flamig siguió atendiendo a los afiliados del Pami en una conocida clínica de la ciudad de Oberá, según reconocieron desde la propia institución privada.

Precisamente, Susana Ramírez confirmó que durante varios años el profesional fue médico de cabecera de sus padres, aunque luego del fallecimiento de su papá, su madre cambió de galeno.

“Mi papá nos contó que en la consulta, antes de contagiarse, Flamig no tenía barbijo y dijo que no usa porque es un hombre de fe. Incluso en el consultorio le dijo ‘voy a orar por vos’, y le puso la mano en la frente. A la semana mi papá estaba con Covid y después nos enteramos de que Flamig estaba contagiado y seguía atendiendo”, precisó.

Repudio oficial
Oportunamente la familia Ramírez analizó demandar al médico, aunque la idea no prosperó por oposición de la esposa de don José.

“Mi papá era pastor evangélico, mi mamá también es muy creyente y no quiso hacer la denuncia porque cree en la justicia divina. Yo al menos quise dar mi testimonio para que las personas estén alertas y no vuelvan a caer en las manos de este irresponsable”, remarcó.

La paradoja del caso es que Flamig también es pastor, pero en la iglesia bautista.

Por ello, en su doble rol de médico de Pami y religioso, el polémico profesional tuvo llegada a un amplio universo de personas para difundir su mensaje antivacunas y generar un impacto negativo.

Al respecto, desde Pami Misiones confirmaron que el área de asuntos jurídicos inició una causa administrativa interna al citado profesional a raíz de sus declaraciones públicas.

En primera instancia, mediante una nota formal le solicitaron un descargo, tras lo cual se resolverá su situación como médico de cabecera.

Por otra parte, la directora ejecutiva de la Unidad de Gestión Local XVIII de Pami, Marcela Crechuska, emitió un comunicado de prensa subrayando “la absoluta confianza en los beneficios de la campaña de vacunación contra el Covid-19 que se está desarrollando en todo el territorio nacional”.

Precisó que en el país ya se vacunaron más de 26.500.000 personas, al tiempo que valoró el rol del Estado en este contexto, convirtiendo la vacunación contra el Covid-19 en una política de salud pública en todo el territorio nacional.

En consecuencia, repudió las declaraciones de Flamig y recordó “la importancia de la responsabilidad a la hora de informar a la gente, sin generar un temor infundado”

Al tiempo que destacó que “las personas afiliadas a Pami son en su mayoría el sector de mayor vulnerabilidad ante esta enfermedad, motivo por el cual la aplicación de la vacuna se vuelve aún más importante”.

Atentado a la salud
Además del discurso antivacuna y anticuarentena, lo que contradice las recomendaciones sanitarias oficiales, Flamig también será objeto de una investigación por parte de las autoridades de Salud Pública respecto a su desempeño en el ámbito privado, lo que sería incompatible con la licencia que le otorgaron oportunamente por tener más de 60 años.

En ese sentido, el director del Hospital Samic, Héctor González, precisó que elevaron dos notas para obtener información que requieren para avanzar administrativa y, de ser necesario, judicialmente.

“Mandamos una nota a la clínica donde es médico de cabecera de Pami solicitando que nos informen sobre la situación laboral actual, porque si está yendo (a la clínica) sería pasible de una sanción. También desde el Comité de Bioética del Samic le pedimos un descargo respecto a sus dichos, ya que contradicen lo dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud de la Nación y la Provincia”, detalló González.

En la citada nota se intimó a Flamig a que “proceda a ratificar o rectificar los presuntos dichos, los que atentan contra la salud y las vidas de las personas, y contradicen las recomendaciones sobre vacunación contra el Covid-19 de esta cartera provincial, de la cual usted forma parte como personal de planta permanente”.

Asimismo, el director del Samic subrayó que “el discurso antivacuna va a contramano del incansable trabajo que se viene realizando para vacunar a la población por los beneficios que implica y está probado”.

El mismo profesional ya fue denunciado en mayo del 2018 por el padre de un niño nacido en Uruguay y que 15 meses más tarde fue anotado en el Registro de las Personas del Samic como nacido en Los Helechos. Dicho certificado lleva la firma de Flamig.

Sostiene que la vacuna anticovid es un plan de control mundial

El discurso antivacuna y anticuarentena del médico obereño se conoció a través de la viralización de un audio que generó polémica y repudio.

En esa grabacion, el médico comenzó diciendo: “En cuanto a la vacuna, yo la apodo la gran mentira porque lo que menos tiene es para defensa. En una vacuna se inyecta el propio germen atenuado o muerto para que el organismo lo reconozca. Este nuevo tratamiento es totalmente diferente y hay dos clases: vectores de ADN y ARN mensajero, que cambian el genoma humano”.

“Como se comprobó por múltiples videos, son sustancias radiomagnéticas que son para localizar a personas. Esta vacuna es algo personalizado que tiene un número para identificar a cada persona. La localización se realiza por antenas. Como el genoma humano no puede ser patentado porque es natural, pero lo que es modificado sí puede ser patentado, así que están modificando nuestro genoma y los vacunados pasan a ser personas transgénicas. Y como son transgénicos pueden ser patentados y propiedad de otra persona”, agregó.

Flamig avanzó sobre una presunta fórmula secreta en el marco de un complot mundial.

“Otra cosa que no se sabe es que cuando coloca su hombro para que le coloquen esta pseudo vacuna, es el equivalente a que firme para ser sujeto de un experimento y por eso no se puede reclamar por ningún daño ante todo lo que sucederá en el futuro. Acá los mayores daños se verán en el futuro”, afirmó.

“Es como un chip”
Según el médico obereño, las vacunas contra el Covid-19 generarán enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas.

En tal sentido, indicó que “van a favorecer el alzheimer y el parkinson. Esto es un plan de control mundial. Mediante el engaño y el miedo obligan a vacunarse a todo el mundo. Por ello la persona que no se aplica no está bajo el control de este sistema mundial”.

Sostuvo que las autoridades “no pudieron sostener la mentira. Al principio decían que el que se vacunaba se salvaba; después, como no se puede mentir mucho tiempo, a los seis meses dijeron te vas a enfermar igual, pero no te vas a morir. Hoy esa mentira ya quedó en evidencia porque todos con dos dosis de vacunas se mueren (sic). Continuamente estoy leyendo que todos se mueren con las dos dosis”.

Sobre el final del audio, definió a las vacunas contra el Covid-19 como “el tratamiento del nuevo orden mundial”.
“Es como un chip que te colocás y vos cambiás un programita de la computadora. Están colocando nuevos programas en tu cuerpo, están programando tu cuerpo y estás quedando bajo el control de un sistema. Por eso vienen congeladas, para que no se activen las sustancias radio-magnéticas que luego se activan con el calor del cuerpo”, remarcó.

Respetar
Por ello instó a no vacunarse ni respetar las medidas de distanciamiento social.
“No recomiendo que se vacunen porque no crea defensas (…) Estar aislado es lo contrario a lo que debe hacerse para adquirir defensas”, mencionó.

Y agregó: “No todos los médicos piensan como pienso yo. Hay médicos que por ignorancia desconocen que este es un plan antiguo (…) Pero yo sabía todo mucho antes. Por eso luché desde el primer día y nunca hice la cuarentena porque sabía que no era el tratamiento correcto”.

Las declaraciones resultaron ofensivas para la mayoría de la comunidad sanitaria de la provincia que día a día hace un esfuerzo tremendo vacunando. “Por eso produce mucha indignación escuchar este tipo de comentarios, porque una cosa es estar en contra y otra es hacer apología. Para colmo es un profesional de la salud el que dice terrible barbaridad”, habían indicado.

Ell Territorio.