La defensa de Lovera recurrió a la Comisión Interamericana de DD.HH.

A dos años de la anulación de la sentencia por el homicidio de la pequeña Selene Aguirre, la defensa de Rolando Lovera (37) radicó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), ya que permanece detenido sin condena desde hace más de siete años.

Para el abogado Martín Moreira, patrocinador de Lovera, la situación de su cliente implica una “flagrante violación a los pactos internacionales y derechos humanos”.

“Tenemos una sentencia que fue anulada por el Superior Tribunal de Justicia de Misiones, pese a lo cual Lovera sigue detenido. Hace siete años y tres meses que está privado de su libertad aguardando un proceso y una sentencia justa que todavía no llegó”, remarcó el letrado.

En la madrugada del 29 de enero de 2015, Selene Aguirre fue ingresada muerta a la guardia del Hospital Samic de Oberá.

Según se determinó, la criatura padecía un grave cuadro de discapacidad y al momento de su deceso tenía apenas dos años y cuatro meses de vida.

Tras el debate oral y público, el 21 de diciembre del 2017 un Tribunal integrado por camaristas civiles absolvió a Victoria Aguirre (28) -madre de la víctima- y condenó a 19 años de prisión a Lovera, ex pareja de la mujer.

En tanto, en marzo del 2020 el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia anuló la sentencia y ordenó el dictado de un nuevo fallo en base al material probatorio reunido en el debate oral.

En junio de 2020, los mismos jueces que condenaron a Lovera denegaron el pedido de excarcelación solicitado por la defensa ante el vencimiento de los plazos procesales.

Por su parte, a defensa de  VictoriaAguirre recurrió a la Corte Suprema de Justicia en reclamo por la anulación de la sentencia.

Pactos internacionales

En diálogo con El Territorio, Moreira precisó que la “denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos obedece a que se está agraviando la situación procesal del imputado porque se encuentran vencidos todos los plazos procesales vigentes en relación a la prisión preventiva”.

El letrado agregó: “Lovera está en una situación de incertidumbre porque no sabe cuándo se realizará otro juicio. Al mismo tiempo, los magistrados del alto cuerpo se inhibieron y se tuvo que conformar un Tribunal con camaristas de la primera circunscripción. A su vez, la defensa de Aguirre recurrió a la Corte”.

“Acá se vició el procedimiento desde el dictado de la sentencia porque no sabemos si se va a la Corte, se vuelve a dictar un nuevo juicio o se vuelve a dictar una nueva sentencia”.

“Si el sistema penal de Misiones quiere reordenar su propio sistema acusatorio, por así decirlo, que lo haga y que se tome todo el tiempo posible, pero que deje en libertad a Lovera porque Argentina y Misiones suscribieron a los pactos internacionales y deben respetarlos”, remarcó el letrado obereño.

Hizo hincapié en que “la detención de Lovera es ilegítima porque no hay una sentencia firme”.

El caso

Selene Aguirre falleció a consecuencia de una fractura de cráneo que derivó en una hemorragia interna y paro cardiorrespiratorio, según determinó la autopsia.

Luego, la Justicia de Instrucción halló elementos para acusar a la mamá de la víctima y a su concubino.

Los juicios

El primer juicio fue anulado porque la defensa de Aguirre recusó al Tribunal Penal Uno de Oberá, por lo que para el segundo debate se conformó un Tribunal subrogante con jueces civiles.

Lo cierto es que las circunstancias que rodearon al homicidio de la pequeña Selene y el posterior proceso penal, plagado de marchas y contramarchas, generaron posturas encontradas en la opinión pública y en el ámbito del Poder Judicial, puesto que en la instrucción se hallaron serios elementos para acusar a la progenitora, quien a su vez contó con el respaldo de militantes y organizaciones de género.

Tras conocerse los fundamentos del fallo que absolvió a la mujer, el defensor del imputado y la representante del ministerio fiscal interpusieron recursos en disconformidad con la sentencia del Tribunal obereño.

Moreira y la fiscal Estela Salguero, cada uno con sus argumentos, plantearon serios reparos a lo actuado por los magistrados Azucena García de González, Jorge Erasmo Villalba y Graciela Heppner.

“El cuerpo habla”

Sin dudas, uno de los momentos más difíciles del juicio fue la exhibición de la autopsia del cuerpo de la pequeña, a cargo del médico Gabriel Flores, quien subrayó que la víctima padeció tres golpes bien marcados, de los cuales dos tuvieron la potencia para ser mortales.

En consecuencia, desacreditó la hipótesis de una muerte accidental, elemento con el que hasta último momento especuló la defensa de Aguirre como recurso extremo para atenuar la calificación del delito.

Según Flores, además de un importante hematoma con chichón en la frente, Selene presentaba dos gravísimas lesiones en la cabeza que produjeron una fractura y hemorragia interna, que derivó en un paro cardiorrespiratorio y el posterior deceso.

Para completar un cuadro de horror, el profesional confirmó que la criatura permaneció en estado comatoso por lo menos por un par de horas, es decir que sufrió la agonía. Su cabecita “se rompió como una nuez”, graficó con crudeza. Flores remarcó que “el cuerpo habla” y el examen determinó que “durante varios días la víctima sufrió golpes que fueron en aumento”.

El Territorio.