“La inseguridad es cada vez peor en Oberá”

La comerciante obereña Adriana Kosnicki, una de las impulsoras de la marcha en reclamo por seguridad realizada a inicios de mes en la Capital del Monte, aseguró este martes que la situación desde entonces no mejoró y, más bien al contrario: empeoró y “mucha gente está asustada”.

En diálogo con la radio de Primera Edición, Kosnicki planteó que “la verdad es que está empeorando cada día, todos los días tenemos una situación diferente y cada vez con más impunidad, porque directamente la Policía no va o porque (el delincuente) entra y sale. Ya no les importa taparse la cara, creo que saben que gozan de un privilegio de que van a estar unas horas o un par de minutos en una comisaría en un juzgado y y lo sueltan”.

Al mismo tiempo, reclamó mayor control policial porque “el fin de semana estuve recorriendo locales de colegas que están en el Kilómetro 8, en el 10, en el 12, y ellos no sienten que haya un recorrido o que las rondas policiales se hayan extendido hacia la periferia“.

Se refirió también a la reciente noticia de que barrios obereños se unen para comprar cámaras de seguridad. Al respecto, mencionó una aplicación que se llama “Ojos en Alerta”, donde “las cámaras juegan un papel importante y redujeron entre un 50 y un 60 por ciento la inseguridad”.

Respecto a la mesa de diálogo por la seguridad convocada para este miércoles a las 20 en el Cine Teatro Oberá, impulsada por la Defensoría del Pueblo local, Kosnicki “ojalá podamos encontrar una solución, arranquemos con una mesa de diálogo escuchando a todos, a los comerciantes, a los vecinos, es importantísimo que (las autoridades) empiecen a escuchar y a ver, y a trabajar en las problemáticas que tenemos en cada barrio”.

En cualquier caso, la comerciante reconoció que tiene pocas expectativas de que la cosa cambie en el corto plazo, ya que “las leyes no acompañan y tampoco los jueces”.

“Tenemos que empezar a trabajar ahora para ver soluciones tal vez a un mediano o largo plazo”, sentenció.