La UTA pone un plazo de 48 horas para resolver sus pedidos, sino habrá paro por tiempo indefinido

El Consejo Directivo Nacional de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) puso un plazo de espera de 48 horas para continuar con el paro de actividades después de que este martes no acusara avances en la negociación paritaria que se reanudó en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación.

“No nos han dado ninguna respuesta a los pedidos salariales, como tampoco de estar incluidos en un plan de vacunación contra el COVID-19 a los trabajadores del transporte de pasajeros del interior del país”, lamentó la conducción del sindicato que encabeza Roberto Fernández.

En este sentido, la organización exigió que “tanto las autoridades del Ministerio de Transporte como los empresarios sepan que el conflicto salarial no se resuelve sin sensibilidad y justicia social que las actuales circunstancias demandan”.

Por ello, desde la UTA exigen una reunión urgente con las autoridades de los ministerios del Interior, Transporte, Trabajo y Jefatura de Gabinete de Ministros, y “de no obtener respuestas en las próximas 48 horas, dispondremos las medidas de acción gremial necesarias para que el reclamo sea escuchado y resuelto”.

Frente a este marco se repetiría esta semana el paro que el jueves y viernes pasado frenó la circulación de colectivos en el interior del país

“Queremos urgente respuesta, para llevar el sustento de nuestras familias. Con eso no se juega, son nuestros salarios, la salud y la vida; y los defenderemos hasta las últimas consecuencias”, reiteraron en la organización sindical.

Los pronósticos de la discusión paritaria no son buenos. Este martes, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros emitió otro alarmante comunicado en el que reconoció que es “imposible pactar ningún tipo de ajuste salarial más allá de la legitimidad del reclamo” porque las empresas del interior del país – como Mar del Plata – “ni siquiera pueden garantizar el cumplimiento de las escalas salariales vigentes”.

“La combinación de inacción e indiferencia estatal, incrementos incesantes de los costos de operación y la obligatoriedad en el cumplimiento de servicios declarados esenciales, no puede tener otro resultado que la virtual paralización de la actividad, la que amenaza en muchos casos con tornarse definitiva en caso de que no se adopten medidas inmediatas, contundentes y eficaces para garantizar la prestación de los servicios en condiciones de sustentabilidad”, advirtieron en la misma solicitada.

La Fatap pide más subsidios

Este martes por la mañana, en otro comunicado, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) –que es la que negocia en nombre de todas las empresas– alertó por la continuidad de lasprestatarias del interior y la consecuente pérdida de 30 mil puestos de trabajo en medio de un reclamo salarial llevado a cabo por la representación sindical de los trabajadores del sector.

En ese contexto, la entidad afirmó que el sector “no está en condiciones siquiera de garantizar las escalas salariales vigentes” dada la “gravísima situación que desde 2019 afecta a la actividad, profundizada a partir de marzo de 2020”.

“A la fecha resulta materialmente imposible pactar ningún tipo de ajuste salarial más allá de la legitimidad del reclamo dado que el transporte del interior del país no está en condiciones siquiera de garantizar el cumplimiento de las escalas salariales vigentes y menos aún de afrontar los costos de operación del sistema”, remarcó Fatap en un comunicado que anticipa la postura que el sector patronal llevará hoy al Ministerio de Trabajo de la Nación, donde se discuten las paritarias.

“Lamentablemente, los gobiernos, en sus diferentes jurisdicciones, han generado acciones manifiestamente insuficientes en algunos casos, han incumplido los acuerdos que los obligaban localmente a sostener el sistema y resolver sus déficits en otros, a pesar de lo cual no han cesado en exigir a las prestadoras que cumplan con los servicios aun cuando ellos sean deficitarios y económicamente inviables”, destacó Fatap.

“Inacción e indiferencia estatal”
Indicó además la entidad empresaria que “la combinación de inacción e indiferencia estatal, incrementos incesantes de los costos de operación y la obligatoriedad en el cumplimiento de servicios declarados esenciales, no puede tener otro resultado que la virtual paralización de la actividad, la que amenaza en muchos casos con tornarse definitiva en caso de que no se adopten medidas inmediatas, contundentes y eficaces para garantizar la prestación de los servicios en condiciones de sustentabilidad”.

La Fatap también marcó las diferencias crecientes entre el transporte del interior y el del Área Metropolitana de Buenos Aires. Señaló que el servicio en el interior “se acerca a su definitiva paralización”, mientras el de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense “goza de excelente salud” porque es sostenido y garantizado con recursos del Tesoro Nacional. La entidad recalca que todo el sistema está regulado por idénticas normas, convenio colectivo de trabajo y estructura de costos y que la única diferencia son los subsidios nacionales.

Según Fatap, mientras el Amba cuenta con 18 mil unidades en servicio, una tarifa 18 pesos, y 47 mil trabajadores, percibe 16 mil millones de pesos en subsidios nacionales mensuales, todo el interior del país, con 13 mil unidades, una tarifa promedio de 37 pesos y 33 mil trabajadores, percibe solamente 1.500 millones de pesos por mes.

“En otras palabras, el Interior del País percibirá durante el año 2021 $20.000 millones de aportes nacionales mientras el AMBA percibirá $175.000 millones para el mismo período”, señaló Fatap.

El Territorio.