Las Termas de Oberá reabrirían recién para el último trimestre del año

El cierre de las Termas de la Selva siguen a la orden del día en Misiones y principalmente en la zona centro, ya que el destino era de los atractivos turísticos más visitados en temporadas de invierno. El intendente de Oberá dijo que “no es negocio” reabrir el parque termal debido a la falta de fondos y “destapó la olla”.

Con este panorama, el ministro de Turismo provincial José María Arrúa dialogó con un medio de la capital provincial y adelantó que las termas están descartadas para la temporada de invierno. “Hemos tomado intervención hace dos semanas cuando el intendente (Carlos Fernández) nos comunicó que desde la Municipalidad se había hecho un informe y que no íbamos a poder contar con las termas para la temporada”.

En esa línea exhortó que “si nos ponemos a trabajar y le buscamos entre todos la vuelta sin dudas que para el último trimestre del año ya deberíamos tener termas nuevamente con una oferta seria”.

Intervención y estudio a cargo del IMAS

La incertidumbre y desconocimiento es total sobre las Termas de Oberá. Primero fue una bomba quemada y se necesitaba un repuesto que nunca llegó, después se dijo -desde el Municipio obereño- que uno de los pozos del parque termal se habría desprendido y secado, y se necesitaban unos 30 mil dólares para hacer un diagnóstico de qué fue lo que pasó con la perforación. Lo cierto es que la Provincia tomó intervención.

El ministro Arrúa explicó que “estamos hablando con la gente del IMAS (Instituto Misionero del Agua y Saneamiento) para ver si ellos con sus equipos técnicos nos pueden hacer ese estudio”. 

Contó que igualmente “la prioridad del IMAS pasa por Puerto Iguazú (por la crisis hídrica), me dijeron que la semana que viene se ocupaban de poner equipos para tener un diagnóstico y saber dónde estamos parados, si es un tema de repuestos, si se secó el pozo, hay varias variables que pueden surgir”.

Con respecto al mismo tema, Arrúa contó que el Gobierno provincial analiza ayudar económicamente, pero “hay que ver bien cuál es la situación puntual. No creo que sea solamente un tema de recursos sino de más que nada técnico. Me parece que es una cuestión más operativa y eso hizo que sea más lenta la gestión, pero estamos preocupados y ocupados para que rápidamente podamos tener un diagnóstico y cuál es la situación”, cerró.

Primera Edición.