Liberaron al productor que mató a un presunto ladrón en Salto Encantado

Cumplida la formalidad de la notificación, minutos antes de las 11 de ayer, el productor tealero Héctor Kattz (65) abandonó el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá como un hombre libre y ya sin esposas, aunque por propia decisión se subió al mismo móvil policial que lo había traído y regresó a la localidad de Salto Encantado, donde reside.

Su defensor particular, Luciano Luna, se ofreció para llevarlo en su auto, pero Kattz optó por volver con los policías, una muestra de la austeridad que lo caracteriza y también del buen trato que le dispensaron en la comisaría local durante los seis días que permaneció detenido luego de ultimar de un disparo a Sergio Gustavo Presti (31).

Precisamente, el miércoles la defensa presentó un escrito de excarcelación que contó con el dictamen favorable de la fiscal Miriam Silke, mientras que en la víspera el juez Horacio Alarcón suscribió el correspondiente auto de soltura.

De todas formas, el colono seguirá supeditado al expediente caratulado como homicidio simple con exceso en la legítima defensa y tenencia ilegal de arma de fuego.

En tanto, desde la defensa aguardan una serie de pericias pendientes y anticiparon que apuntarán al sobreseimiento definitivo, para lo cual la autoridad judicial debería eliminar la imputación de exceso en la legítima defensa.

Al menos hasta el momento, para la Justicia de instrucción habría elementos para avalar la versión de Kattz -ratificada por su esposa Lauda Lauman (58)- que indica que actuó en defensa propia para disuadir a Presti, quien irrumpió en su propiedad junto a un cómplice con intenciones de robo, circunstancia en la que el dueño de casa se defendió y le ocasionó la muerte de un certero disparo en la frente, como estableció la autopsia.

Claves de la excarcelación
Tras ser excarcelado, el colono salió rápidamente de la sede judicial y no quiso brindar su testimonio a los medios presentes, presuroso por retornar a Salto Encantado.

Una vez en aquella localidad, recogió sus pertenencias de la comisaría local y, a la salida, fue vitoreado por familiares y vecinos que se acercaron al lugar para brindarle su apoyo.

Incluso, transcendieron fotos donde se lo ve portando una bandera argentina y está rodeado por los jefes de la Unidad Regional XI.

En diálogo con El Territorio, el abogado Luna precisó que “la excarcelación se basó en el testimonio de don Kattz y el de la esposa, que fue un testigo crucial. También se consideró el relevamiento de la Policía Científica en el lugar del hecho y el informe de autopsia”.

Anticipó que el próximo paso de la defensa, que integra junto a su colega Claudio Katiz, será eliminar la imputación de exceso en la legítima defensa, lo que habilitaría el sobreseimiento definitivo de su cliente.

“Para nosotros está claro que se defendió de un asalto. Fue una víctima de las circunstancias que le tocó padecer junto a su esposa. Además, se trata de un hecho que marcará un antes y un después en su vida”, indicó.

Consultado sobre si su cliente le manifestó algún temor a posibles represalias, Luna mencionó que “al menos hasta ahora no lo explicitó, pero se nota que él y la familia están muy preocupados por la situación vivida”.

Situación límite
Por su parte, el codefensor Katiz comentó que por el momento Kattz decidió llamarse a silencio público y se dedicará el fin de semana a descansar y compartir junto a sus seres queridos.

“Hablé con una de las hijas y me contó que el papá sólo quiere estar en la cama y descansar, por el momento no quiere ver a nadie y es entendible. Es como cuando alguien vuelve del cementerio de enterrar a un ser querido y tiene que elaborar el duelo. Algo así le pasa porque vivió una situación límite, al punto que luego del hecho tuvo que ser atendido en el hospital por un cuadro de hipertensión”, remarcó.

Aseguró que su cliente “nunca estuvo preso, nunca tuvo una causa penal y, en general, la gente de la chacra no sabe lo que es estar detenido ni compartir la celda con marginales. Tuvo que compartir varios días con drogadictos, ladrones y eso no es fácil para una persona como él”.

Si bien recién ayer por la tarde Katiz arribó a Misiones, ya que reside en Buenos Aires, siguió en detalle cada instancia del proceso e insistió con un dato que, al menos por el momento, no pudo ser confirmado oficialmente: que Presti estaba preso en Buenos Aires y fue liberado en el marco de la pandemia de Covid-19.

“Este es un caso que puso de relevancia una problemática que hay en la provincia y en el país por los robos a los productores y la liberación masiva de presos. Entonces se está poniendo blanco sobre negro y es necesario abordar el tema con seriedad”, indicó.

Por último, anticipó que el lunes su cliente brindaría una conferencia de prensa en un lugar a designar.

Defensa propia
Desde un primer momento, Kattz argumentó que sólo quiso disuadir a los presuntos delincuentes que el sábado pasado irrumpieron en su propiedad con fines de robo, por lo que tomó un arma y disparó un solo tiro, lo bastó para matar a Presti.

En su declaración indagatoria ante el juez Alarcón indicó que los malvivientes llegaron alrededor de las 21, golpearon las manos y mencionaron que tuvieron un problema mecánico en la moto que los trasladaba, lo que resultó ser un ardid para asaltarlos.

Según afirmó el imputado, su esposa fue quien salió primero de la vivienda y él la siguió. Los desconocidos tenían cascos y manifestaron que dejarían la moto hasta el otro día, cuando volverían a buscarla.

En ese lapso Presti se acercó al productor como para entregarle la llave del rodado, instancia en la que exhibió un revólver y le dijo que se trataba de un asalto.

En esa situación extrema ganó el instinto y corrió hacia el interior de su casa para buscar su arma, mientras su mujer se quedó afuera rodeada por los dos ladrones.

Una vez adentro de la casa, Kattz tomó su revólver calibre 22 (que se hallaba sobre un ropero en su habitación) y disparó un tiro hacia afuera, por la ventana que estaba cerrada, con la intención de disuadir y “darle un susto a los ladrones”, graficó, si imaginar que la bala impactaría en la cara del asaltante, quien tenía puesto un casco.

Al escuchar el estruendo y ver desplomarse a Presti, el segundo ladrón se dio a la fuga a pie. En la continuidad de las pesquisas, el último miércoles detuvieron a Nazareno R. (31), el presunto cómplice, quien aún no fue indagado.

Respaldo y desmentida

Desde un primer momento, Héctor Kattz contó con el mayoritario respaldo de productores y de la comunidad misionera en general, al punto que se realizaron manifestaciones por su liberación.

“Está claro que actuó en defensa propia. Algo que nos marcó muchísimo en la charla que tuvimos con él y que nos hizo llorar a todos adentro de la comisaría, fue cuando con la cabeza gacha nos dijo textualmente: ‘Yo no sé cómo le disparé a ese hombre. No tenía ninguna posibilidad de matarle. Yo creo y estoy convencido de que Dios me ayudó’, y se largó a llorar”, describió Víctor Chamula, productor de Andresito, quien lo visitó en la comisaría.

Sobre el fallecido, se estableció que Presti era oriundo de Campo Grande, pero desde 2009 residía en la localidad de San Miguel, provincia de Buenos Aires, donde formó una familia con Yésica Natalia Barrios (28), la madre de sus tres hijos.

“Nosotros estábamos separados, pero convivimos casi once años y él siempre trabajó en fábricas, por eso quiero aclarar que es mentira que tenía antecedentes penales, que estuvo preso en Buenos Aires y que lo liberaron por la pandemia, como dijo uno de los abogados del señor Kattz. Mientras que estuvo conmigo no fue preso ni siquiera por una riña, y a nuestros hijos les enseñó que las cosas ajenas no se tocan”, remarcó.

El Territorio.