Lluvia, alivio y una conmovedora imagen de los héroes sampedrinos

Luego de casi dos jornadas devastadas por el la imponente fuerza del fuego, la lluvia llegó a la capital de la Araucaria, cerca de las 15, siendo motivo de alivio en todos los sectores pero casi como ayuda divina para los bomberos voluntarios que se abatían entre el sofocante calor para controlar los focos de incendio.

Cansados, dignos de una fortaleza y entrega de servicio incomparable, generaron emoción entre los sampedrinos con una fotografía donde se los observa bajo la lluvia sobre ruta nacional 14, donde desde las 5.30 no median esfuerzos para extinguir un incendio, sacrificio que recibió una gran ayuda y sin dudas las expresiones en sus rostros denotan alivio y agradecimiento, porque llegó la lluvia y les ayudó a controlar y poner fin a los distintos focos de incendio en la localidad. 

Dicha imagen, de inmediato copo las redes de los sampedrinos que reconocen a los bomberos voluntarios como verdaderos héroes y llovieron los agradecimientos por la destacable labor. 

Las precipitaciones en la zona urbana comenzaron cerca de las 15, con fuertes vientos que generaron caída de algunos árboles, granizo y desperfectos en la red de energía eléctrica, que también estaba siendo afectada por el fuego, dejando a la localidad sin el servicio de energía eléctrica y señal de telefonía móvil. 

Además, en barrio Cristo Resucitado y sobre avenida Güemes hubo voladura de techos, y los bomberos voluntarios, que llegaron bajo lluvia de las distintas zonas de incendio, fueron quienes brindaron asistencia a las familias damnificadas. En barrio Cristo asistieron  a dos familias, ayudando a colocar las chapas y retirando los gajos de los árboles que cayeron sobre las viviendas. 

Se espera que con esta lluvia el sector agrícola pueda recuperarse, en especial los cultivos anuales que estaban siendo muy castigados por la sequía.

El Territorio.