Los incendios no cesan, colapsan los bomberos y el daño ecológico es alto

Las altas temperaturas, la sequía y los incendios se convirtieron en los últimos días en el tridente que azota sin piedad a Misiones, Corrientes y Entre Ríos, posicionando al Litoral como una de las regiones con peor escenario en materia ambiental. Debido a la cantidad de focos que comenzaron a propagarse en la provincia -que hasta ayer eran 50-, personal de Bomberos Voluntarios no da abasto.

Ante este contexto, se puso en operaciones el avión hidrante del Plan Provincial de Manejo del Fuego dependiente del Ministerio de Ecología. Si bien tiene base en Apóstoles, el lunes la aeronave tuvo como base operativa el Aeroclub Oberá y ayer se trasladó la pista de aterrizaje a El Soberbio. Aunque por una falla y pérdida de aceite salió de servicio en horas de la tarde del martes. Anoche los técnicos trabajaban a contrarreloj para ponerla en funciones nuevamente.

Además llegaron desde Córdoba dos aviones más a Apóstoles, uno se trasladará hoy a la zona de Yabotí y el otro quedará para la zona Sur de la provincia.

“En Misiones tenemos seis focos de consideración: en Profundidad, Santa Ana, San Pedro, Biósfera Yabotí, Candelaria y Apóstoles y ahora uno más en El Soberbio. Después hay unos focos chicos en la zona de Oberá”, explicó a El Territorio Daniel Blanco, coordinador del NEA del Plan Nacional Manejo del Fuego. También se registran focos activos en Caá Yarí, Loreto, Gobernador Roca, El Alcázar, Caraguatay, Leandro N. Alem, Bonpland, Santo Pipó, Andrade, San Ignacio, Garupá y Oro Verde.

El grueso de los daños se concentran en la Reserva de Biósfera Yabotí, donde las llamas consumieron unas 118 hectáreas: 95 % monte nativo y 5% de capuera. El fuego que se desató allí el sábado fue en el lote 8 de Colonia Pepirí, en la zona de bosque nativo. Las llamas sobrepasaron las copas de los árboles y la situación llegó a tal punto que la intervención terrestre no fue suficiente.

Allí, en la zona donde está emplazada el Aula Satélite de la Escuela de Frontera 618, se debió evacuar a una familia.

“En ese lugar tenemos una quema determinada, que está avanzando en forma circular, lo más grave es que en esa zona no hay caminos de acceso, es por eso que es muy dificultoso el trabajo que hacen los brigadistas para llegar y acceder hasta el incendio”, sostuvo por su parte Jorge Atilio De León, subsecretario de Protección Civil de la provincia.

Ayer, más de 50 brigadistas continuaban trabajando dentro del monte. “El avión hidrante hizo ayer (por el lunes) tres pasadas arrojando agua, y hoy (por ayer) ya se puso en operación una pista en El Soberbio, lo que nos da más prontitud al trabajo del hidroavión”, indicó en diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7

De León calificó a la situación como “preocupante”. Y enfatizó: “Al ser un área de reserva nativa, las especies son autóctonas y de muchísimos años. El valor que se pierde en lo económico, ambiental y ecológico es muy alto”.

“Al elevarse la temperatura, sumado al viento, se reaviva el fuego, y se pone muy virulento el avance”, agregó.

“En este momento está colapsado el sistema de bomberos con la cantidad de incendios que tienen”, afirmó y añadió “el gobernador instruyó para que en forma inmediata se empiece a preparar una brigada provincial de incendios forestales que va a estar a cargo de la Federación de Bomberos Voluntarios, con equipamientos y recursos”.

Por último hizo un llamado a la conciencia de la población para evitar todo tipo de quema. “No existen incendios propios, que se hayan autoprovocados, estos son todos descuidos, negligencia e intencionalidad de la gente”, expresó.

Por su parte, el intendente de El Soberbio, Roque Soboczinski, señaló que la situación en Pepirí “se descontroló, la selva está tan seca que las llamas del fuego superan los 20 metros. Nos queda esperar que llueva porque esto sobrepasó lo humano”. Además, los equipos de salud de San Pedro y El Soberbio están asistiendo a los equipos de Bomberos que trabajan en la zona afectada por incendios en la Biósfera del Yabotí. Se montaron unidades sanitarias móviles y ambulancias en la zona, con médicos, enfermeros y agentes sanitarios.

Las unidades móviles que fueron apostadas en la zona afectada, para la atención de los equipos que están en el control de fuego, están a cargo del equipo de salud de Zona Noreste de Salud. En los móviles cuentan además con alimentos, frutas y agua para los brigadistas y bomberos que trabajan en el área. Y en horas de la tarde de ayer se sumó un equipo de Unidad Central de Traslados que arribó desde Posadas. Hoy llegarán más equipos de salud.

Descontrol e impactos

En el Valle de Cuña Pirú la situación se descontroló después de las 11 de ayer. Ya se quemaron más de 100 hectáreas y los bomberos trabajan sin descanso.

Hoy arribará a la zona un avión hidrante para controlar el fuego.

El fuego genera una alteración significativa en el sistema natural que provoca: la pérdida de biomasa, estructura vegetal, fragmentación de hábitats y pérdida de especies endémicas de la región. Se ven afectados los servicios ecosistémicos que brindan los distintos ambientes, como los valiosos servicios que aportan humedales y bosques.

El impacto más notorio sobre la fauna se presenta en la pérdida de su hábitat y nichos ecológicos, reduciendo la diversidad y su abundancia relativa, con un efecto prolongado en el tiempo luego del fuego. La gran mayoría de los incendios de los últimos días se cree que fueron por descuidos de vecinos que queman residuos, entre otras acciones que generan consecuencias drásticas, según indicaron fuentes de bomberos voluntarios y la Policía de Misiones.

Ramona Blanco, jefa de los bomberos voluntarios de Candelaria en diálogo con El Territorio manifestó: “debemos tomar conciencia y comenzar a cuidar nuestro medioambiente que está cada día más deteriorado”. Este matutino recorrió estos sectores un día después que las llamas destruyeron toda la vegetación y ahora solo se ve un campo gris, sin nada más que cenizas en grandes extensiones.

Desde el Cuartel de Bomberos de Candelaria piden a la población tomar conciencia ya que será un verano seco y las consecuencias pueden ser muy graves si siguen los incendios.

Por su parte, el ambientalista Rulo Bregagnolo, del Frente Ciudadano Ambiental Kaapuera, lamentó: “Ahora también el fuego es una amenaza latente para los últimos árboles nativos en Misiones. Los incendios, en plena reserva a unos 15 kilómetros del Parque Provincial Moconá, ameritan un cambio radical en la gestión del Sistema Provincial de Manejo de Fuego”. “La situación en Yabotí es apenas un ejemplo; el fuego también se manifestó en el Parque Salto Encantado, en tierras de las comunidades indígenas Nueva Esperanza, Ka’a Kupe y otros lugares”, enfatizó Bregagnolo. “Se debe prohibir el uso del fuego como herramienta de limpieza definitivamente”.

Humo en Posadas

Ayer en gran parte de la capital misionera se cubrió del humo de la quema de la selva y desde el centro no era posible divisar la costa paraguaya de Encarnación. Los expertos señalan que el efecto crónico del humo de los incendios dejaría consecuencias graves en la salud de las personas.

Sanciones severas
En declaraciones a Canal 12, el gobernador de la provincia, Oscar Herrera Ahuad, se refirió a la crítica situación que se vive en materia de incendios. Señaló que hoy es un día clave para ver cómo se controlan los focos ígneos, principalmente en la zona del Cuña Pirú, Alecrín y Yabotí, los más grandes por el momento y donde cuesta acceder por ser zonas de densa vegetación. Además precisó que instruyó a los funcionarios correspondientes y a la Policía a investigar, denunciar y caer con todo el peso de la ley por estrago doloso a los infractores que queman lotes o realizan rozado con fuego cuando se encuentra completamente prohibido.

Comunidad Ka’a Kupe pide asistencia
Desde la comunidad Ka’a Kupe, advirtieron a través de un comunicado que se está quemando la selva misionera entre los municipios de Ruiz de Montoya, Aristóbulo del Valle y Campo Grande, donde se encuentra la mencionada comunidad.

Raúl Montenegro, fundador de la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente (Funam), acudió al Ministerio de Gobierno y a Protección Civil para que se solicite auxilio al Plan de Manejo del Fuego.

El Territorio.