Maderero obereño condenado por tráfico de marihuana seguirá detenido, le rechazaron la libertad condicional

El empresario maderero obereño Horald Grudke (43), condenado a seis años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes agravado, continuará privado de la libertad en la Unidad Penal Federal 17 de Candelaria, en razón de que le fue rechazado un pedido de libertad condicional presentado por su abogado defensor.

La negativa fue decidida recientemente por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín, provincia de Buenos Aires, ante quien a mediados del año pasado el obereño confesó haber cometido el delito junto a otras cuatro personas, y acordó la pena mediante un juicio abreviado.

Los magistrados analizaron los informes del consejo correccional de la UP17 cuyos miembros diagnosticaron que “presenta pronóstico de reinserción social favorable, se recomienda el seguimiento y acompañamiento por parte de los organismos post penitenciarios”, como también de la División de Seguridad Interna de la Unidad y del Servicio Criminológico, donde indicaron que el condenado “se encuentra en fase de confianza” detectando “bajo riesgo para la fuga”.

Informes similares fueron enviados desde la División Médica, Educación, Trabajo y Asistencia Social de la penitenciaría, aunque una causa que se tramita en el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá terminó siendo determinante a la hora de decidir por la negativa. Esto es debido a que estando con prisión preventiva domiciliaria -el año pasado, antes de recibir la condena- Grudke había salido de su casa en horarios no permitidos por lo que fue detenido en razón de una denuncia policial que hizo su ex esposa. Desde ese momento está preso.

En definitiva, los jueces determinaron ahora “no hacer lugar a la libertad condicional solicitada por Horald Grudke y su defensa”. La condena que le fue impuesta se dará por cumplida el 3 de diciembre de 2023.

La condena

En julio de 2020 Grudke, dueño de un aserradero en la localidad de Guaraní -a siete kilómetros de Oberá-, fue condenado a seis años de prisión y 18.750 pesos de multa, por su vinculación con una carga de 2.934 kilogramos de marihuana que, el 28 de diciembre de 2015, fue incautada entre tirantes de madera en un camión interceptado en la ciudad de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires.

El ex titular del Juzgado Federal de Mercedes, Héctor Echave, lo imputó en aquel momento como coautor de transporte de estupefacientes agravado por el número de personas que intervinieron en forma organizada, delito por el cual fue condenado.

Es que en la misma causa habían sido condenados -hace alrededor de tres años- otras cuatro personas ligadas a la carga ilegal. Dos con el rol de choferes del camión Volkswagen 19-320 amarillo con semirremolque con el cual se transportó la droga desde Misiones y los restantes quienes esperaron en la mencionada localidad bonaerense con intención de descargarla en un galpón.

Acopio y carga

Grudke fue acusado de haber acopiado la marihuana en su aserradero ubicado en un camino secundario paralelo a la ruta nacional 14, entre los kilómetros 870 y 871 de Guaraní y, de acuerdo a la investigación hecha por la Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de San Martín (Buenos Aires), habría tenido una acción preponderante en la carga en el camión durante la tarde del sábado 26 de diciembre de 2015. La incautación fue el 28, dos días después.

De acuerdo a los dichos de los camioneros condenados, más elementos de prueba que hacen parte del expediente, el empresario estuvo presente cuando, en su emprendimiento, fueron cargados los tirantes formando cunas e incluso la noche antes de emprender el viaje habría tenido que reacomodarlos al detectar que no estaban bien apilados.

Las reiteradas comunicaciones en los teléfonos de los condenados sirvieron para probar la relación y eso terminó confirmando la vinculación con el delito.

En un principio Grudke negó todo, pero para las autoridades judiciales estaba clara su participación, lo que finalmente él mismo terminó reconociendo por medio de un juicio abreviado con el que acordó una condena de seis años de prisión y la irrisoria multa.

El acuerdo de pena, en el que participó el fiscal Eduardo Codesido y el defensor oficial Carlos Galetta (de la Defensoría 5 de San Martín), fue homologado por el Tribunal en lo Criminal Federal 3 de San Martín.

El Territorio.