Madre firmó 13 años de condena por haber intentado matar a su hijo

El niño actualmente debe tener entre ocho y nueve años, porque el 30 de diciembre del 2018 tenía seis y fue cuando su madre intentó matarlo. Se salvó gracias a la intervención de su abuela, que se lo arrebató a su hija cuando estaba por tirarlo a un pozo. La progenitora fue detenida y hace pocos días reconoció ante la Justicia lo que había hecho. Se declaró culpable y aceptó ser condenada.

La mujer en cuestión tiene 32 años y en un acuerdo al que llegaron la fiscalía y su defensa, solicitó un juicio abreviado ante el Tribunal Penal 1 de Oberá. Ya tenía fecha de debate, pero evitó de esta manera comparecer en audiencias, hecho que simplificó todo el trámite judicial en ciernes.

Estaba imputada por los delitos de “homicidio en grado de tentativa” y “amenaza con arma”. Por la calificación, el acuerdo al que arribaron las partes fue de 13 años de prisión. Laura Eliana Asunción, tal cual es el nombre de la acusada, firmó los papeles y la propuesta de juicio abreviado fue presentada al Tribunal.

El hecho por el que se la acusaba sucedió en la casa en la que vivía sobre calle Salto Bielakowich de Oberá. Cuando ya había caído la tarde de aquel 30 de diciembre, la progenitora montó en cólera por circunstancias que a la luz de lo que quería cometer, debieron ser irrelevantes. Muy enojada tomó a su hijo de seis años y se dirigió hacia el patio con la intención de tirarlo a un profundo pozo de agua.

La abuela de 64 años salió al rescate y alcanzó a manotearlo de la ropa para evitar lo que estuvo a punto de convertirse en una tragedia. Corrió hacia la casa de un vecino para ponerlo a resguardo y desde allí se comunicó con la policía para pedir ayuda. En el terreno de al lado su hija estaba aún más exaltada. Tomó un cuchillo de cocina y salió en busca de ellos para terminar con la faena que se había propuesto. Según se conoció en aquel momento en base a la denuncia, la mujer a viva voz decía que los iba matar a ambos.

Cuando arribó una patrulla la mujer advirtió a los uniformados: “Rajen de acá, a mí no me importa nada, voy a matar a mi hijo porque es un delincuente, lo voy a tirar dentro del pozo o le voy a cortar la cabeza y mi mamá es la siguiente, ambos no sirven para nada, cuando ellos se mueran recién voy a ser feliz”.

Los efectivos pusieron a resguardo a la abuela, pero la mamá no se calmaba, continuaba con la intención de asesinar a su hijo. “Vení, vení para acá te digo, porque te voy a matar, no te vas a escapar, vos sos un delincuente igual que mi mamá”, le dijo al pequeño.

El diálogo que intentaron entablar para que deponga su actitud fue infructuoso. Sin signos de que la situación se apaciguara, los policías se abalanzaron sobre ella y lograron arrebatarle el cuchillo. Pero se opuso con mucha resistencia al arresto hasta que lograron reducirla y trasladarla a la comisaría.

Tras haberse reconocido como autora del hecho y aceptar cumplir trece años de condena, el escrito quedó en consideración de los magistrados del Tribunal Penal 1. De considerar pertinente los años de prisión acordados por los delitos que se le imputaban, el expediente se cerraría con la homologación del acuerdo y así quedaría firme la sentencia en juicio abreviado.

Primera Edición.