Mientras la comunidad de Oberá pide justicia, la comerciante baleada por motochorros sigue grave

Mientras la comunidad obereña se une para pedir justicia y más seguridad en las calles, la comerciante Gladis Gómez (39), baleada en la cabeza por motochorros, continúa entre la vida y la muerte, internada en terapia intensiva del hospital Samic de Oberá.

Se supo de fuentes médicas que en la víspera fue intervenida quirúrgicamente para tratar de descomprimir la zona de la cabeza donde quedó alojado el plomo, en razón de la existencia de un coágulo que no se reduce pese a los pronósticos y medicación. Luego de la operación la paciente continuó en coma inducido y su estado sigue siendo reservado.

En tanto, paralelo a las cadenas de oración y plegarias por su recuperación, el Banco de Sangre del nosocomio obereño replicó esta mañana por todos los medios la necesidad de dadores de sangre de cualquier grupo o factor. Directamente pueden presentarse en el Samic o sacar turno al 3764-334071.

Gómez fue asaltada el miércoles de la semana en su comercio de calle Paraguay, casi Colombia, en el barrio Loma Porá de Oberá.

La víctima también es catequista de la Parroquia Cristo Rey, comunidad que ayer organizó una marcha en reclamo por justicia de la cual participaron alrededor de 300 personas.

La columna fue encabezada por el propio obispo de la Diócesis de Oberá, Damián Bitar, quien calificó el caso como “una de las pequeñas guerras que nos hieren y lastiman a todos”, y reflexionó “que se multipliquen este tipo de hechos habla de una sociedad enferma”.

Un detenido, un prófugo

Tal como publicó este medio, entrada la tarde desde la Unidad Regional II informaron sobre la detención de un sospechoso, aunque por el momento no lograron dar con el presunto cómplice ni con el arma utilizada en el hecho.

Se trata de un hombre de 28 años con amplio prontuario. En el procedimiento secuestraron prendas de vestir, un proyectil calibre 32 y dos teléfonos celulares.

El allanamiento se concretó por orden del Juzgado de Instrucción Uno y estuvo a cargo de personal de las seccionales Primera, Tercera, Cuarta y Quinta, Guardia de Infantería de Oberá, Acaraguá y Alem, Drogas Peligrosas y Dirección de Investigaciones Complejas de Posadas.

La Policía continúa tras los pasos del segundo sospechoso, quien habría sido el conductor de la moto, ya que el detenido sería el autor material del hecho, es decir quien le disparó a la víctima.

Si bien el segundo implicado estaría identificado, aún no lograron dar con su paradero. Hasta el momento tampoco hallaron el arma utilizada en la comisión del delito ni con la motocicleta, pero los investigadores son optimistas al respecto.

El Territorio.