Misiones ya cuenta con test para el diagnóstico de la viruela del mono

El Ministerio de Salud de la Nación anunció días atrás que las provincias podrán hacer sus estudios para detectar la viruela del mono, una enfermedad que todavía está muy lejos de alcanzar el impacto del Covid-19, en tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 23 de julio pasado la emergencia sanitaria internacional.

En Argentina, los casos confirmados ascienden a 37 y desde la cartera sanitaria nacional iniciaron una campaña de capacitación al recurso humano de todas las jurisdicciones, como así también se comprometieron en el envío de insumos. En ese sentido, Misiones hace ya un mes adquirió, con fondos propios, el equipamiento para la detección de la viruela símica. Se trata de 200 kits de diagnóstico, cuyos reactivos no fueron utilizados hasta el momento, dado que no se registraron casos sospechosos.

La viruela del mono es una enfermedad viral contagiosa, que se transmite de animales a humanos y también de una persona a otra por contacto con la erupción o lesiones que se producen en la piel de la persona enferma, define la cartera que conduce Carla Vizzotti.

“Hicimos una charla con autoridades de Nación y referentes de todo el país, nos instruyeron, hicieron un repaso de cuáles son las normativas y protocolos a través de los cuales nos tenemos que manejar con esta patología, y la logística de las técnicas”, contó en diálogo con El Territorio Oscar Lezcano, director del Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (Lacmi), quien participó en el cónclave virtual la semana pasada.

“Nación se comprometió a enviarnos los controles para que nosotros podamos procesar las muestras sospechosas, aproximadamente en dos semanas. Se compra el reactivo, se hace la prueba, pero después hay que tener un control fidedigno para saber si esa prueba que dio positiva es realmente positiva. Son controles. Y Nación se comprometió a enviar eso. Ahora, en lo que respecta a los insumos, no fueron muy determinantes en cuándo y cuántos nos van a mandar. Había 400 laboratorios en esa charla”, comentó, al tiempo que aseguró que igualmente la provincia ya cuenta con equipamiento.

“Nosotros ya tenemos los reactivos, hace poco más de un mes adquirimos los insumos para detectar la familia de orthopoxvirus” manifestó Lezcano, al tiempo que detalló en qué consiste el análisis, haciendo hincapié en que la secuenciación del virus será trabajo del Instituto Malbrán, en Buenos Aires.

“El ‘monkeypox virus’, que es el virus de la viruela del mono, está dentro de una familia de virus que se llama orthopoxvirus, y nosotros -en referencia al Lacmi- detectamos la familia. En la familia orthopoxvirus está, además del virus de la viruela del mono, los buffalopox virus, camelpox virus, vacila poxvirus, hay varios virus”, desarrolló.

“Lo que podemos hacer es detectar los virus de esa familia. Si da negativo, es negativo, y si es positivo, tenemos que mandar al Instituto Malbrán a confirmar. Es un proceso natural que debemos hacer para estar seguros a la hora del diagnóstico. Lo importante es que los negativos ya los podemos descartar. Es el mismo proceso que sufrió la pandemia por el Covid, al comienzo era más engorroso, había que mandar a Buenos Aires. Hasta que los grandes laboratorios optimizaron las técnicas y pasaron unos meses y ya podíamos hacer en la provincia el diagnóstico”, relató.

“Todavía en Misiones no hemos tenido ningún caso sospechoso. El Lacmi está capacitado con el recurso humano, aparatología y reactivos pero aún no procesamos ninguna muestra”, sostuvo y añadió que es similar al procesamiento del Covid-19, con la técnica de PCR.

“La muestra es un hisopado que se hace desde la vesícula. La viruela es eruptiva en la piel, tiene su manifestación clínica, pero su síntoma más evidente son los exantemas. Entonces, se toma una muestra, que sería una especie de biopsia de las lesiones. Y eso nos remiten al laboratorio y nosotros procesamos”, indicó Lezcano y acotó: “El PCR es lo mismo que para Covid y eso lo tenemos hace años, lo que tenemos hace más de un mes y medio son los kits de diagnóstico, unos 200 test”.

“La secuenciación es relativamente rápida, pero hay que ver la demanda del Malbrán para dar los resultados. Por la experiencia con el Covid, cuando estaban con mucha demanda hubo veces que esperamos hasta siete o nueve días por un resultado”, subrayó.

“Básicamente, cuando se dispara una alerta ya sea a nivel mundial o nacional, desde ese momento nos ponemos a trabajar, a capacitarnos. Para la viruela del mono, como lo fue el Covid, la alarma se impuso a nivel internacional. Cuando se confirmaron casos en Argentina, gestionamos el reactivo y creo que somos una de las primeras jurisdicciones que podemos dar respuesta”, describió el titular del Lacmi.

La reunión con la Radpc

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, en un encuentro organizado por la Red Argentina de Periodismo Científico (Radpc), informó el jueves pasado que las jurisdicciones fueron capacitadas.

“En este tipo de patologías, la detección precoz y el aislamiento de las personas asintomáticas es fundamental para prevenir los brotes. Por eso ya comenzamos a capacitar a las provincias, para que también puedan detectar este virus”, había manifestado en la reunión llevado a cabo en Buenos Aires.

“En una reunión que tuvimos el martes pasado explicamos cómo es la metodología. Cada jurisdicción podrá avanzar en la compra de reactivos y realizar sus diagnósticos en la medida en que tengan esos insumos y equipamiento”, expuso Vizzotti.

Con respecto a las lesiones que ameriten una consulta médica, la funcionaria detalló: “Deben consultar ante vesículas pequeñas, que en muchos casos están localizadas en la región genital o alrededor del ano, pero que pueden estar en otras partes del cuerpo”. 

Asimismo, la erupción en la piel puede estar acompañada de otros síntomas, como linfadenopatías, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y decaimiento.

En cuanto a la transmisión de la enfermedad, destacó: “Es importante entender que el contagio se produce a través del contacto físico con una persona infectada, no tiene que ver la orientación sexual o la identidad de género y esto es muy importante, porque si no aquellas personas que no son hombres que tienen sexo con hombres van a pensar que no se pueden contagiar y esto no es así”.


En cifras

200

kits de diagnóstico compró Misiones hace un mes y medio. Los reactivos aún no fueron utilizados, dado que no se registraron casos sospechosos.


Qué es una emergencia internacional

Una emergencia sanitaria internacional “es un evento extraordinario que constituye un riesgo y que, por eso, puede requerir una respuesta internacional coordinada. Lo declara la OMS y su finalidad es implementar rápidamente acciones articuladas que eviten la propagación. Pero vale aclarar que su declaración no significa que se una declare pandemia, y de ninguna manera implica que haya que tomar las mismas medidas con la viruela símica  que con Covid-19, como por ejemplo, la suspensión de viajes”, explicó Analía Rearte, directora de Epidemiología a nivel nacional.

Los afectados por la viruela símica, señaló Rearte, “deben aislarse hasta que se caiga la última costra de la lesión, pero tras la pandemia hay que bajarle el tono a la palabra aislamiento, que no tiene nada que ver con una cuarentena o con el Aspo, sino más bien se trata de permanecer en el domicilio de la misma forma que cuando se presenta varicela o paperas”.

El Territorio.