“No hay seguridad, la justicia demostró debilidad y eso hay que ir corrigiendo”, advirtió el padre Alphonso

“Que este entierro sea para nosotros un despertar para luchar por justicia, que la muerte de nuestra hermana no quede en eso, sino que despierte el compromiso que debemos tener como sociedad”, clamó el sacerdote Edward Alphonso, párroco de la iglesia Cristo Rey de Oberá, en la tarde de este jueves frente a la tumba donde fue sepultada la comerciante Gladis Gómez (39), baleada por motochorros en un asalto a su local de ventas a principios de este mes.

Sus palabras impactaron fuerte en el nutrido grupo de vecinos e integrantes de la comunidad obereña que acompañaron a la familia. “Tenemos que seguir insistiendo, interesarnos por cómo avanza la investigación y exigir resultados, porque la justicia debe darnos respuestas y los culpables tener su penitencia por lo que hicieron”, dijo y pidió un aplauso para Gladis “porque fue una mujer íntegra, siempre dispuesta a dar lo mejor de sí para quienes lo necesitan”.

En el cementerio se vivieron momentos de mucha angustia, desmayos incluídos, y nuevamente se escuchó el reclamo de más seguridad en las calles y más presencia policial a cualquier hora del día, tanto en el centro como en los barrios, coincidente con las palabras del obispo Damián Bitar en la celebración religiosa de un rato antes.

Justicia débil

Posterior a eso, el padre Alphonso charló con El Territorio y de alguna manera ratificó lo que hace algunos días expuso en una dura carta abierta titulada “cuando no defendemos nuestros derechos, perdemos la dignidad y la dignidad no se negocia”.

“Ésto (por el asesinato de Gladis) sacó a la luz que hay gran debilidad en la justicia. Todo lo que tuvimos que atravesar en estos días con la falta de respuestas, con la demora para entregar el cuerpo que se tiraban la responsabilidad uno al otro, dejó en claro que hay falta en la justicia y nosotros necesitamos respuestas, que se esclarezca el crimen y que las personas que lo han cometido tengan su penitencia. La justicia tiene que estar de cara a la sociedad”, manifestó y en ese plano añadió que “Gladis representa a una mujer luchadora de la sociedad que vivía su vida ganando su pan y necesitamos saber por qué pasó esto”.

Más allá de la crítica al sistema judicial misionero, el párroco avanzó también hacia la sociedad “que poco se involucra” o lo hace “como una llama que en el momento se enciende pero después de apaga”, y puntualizó sobre eso que “no tenemos que dejar que se apague esa llama porque no estamos pidiendo otra cosa más que justicia”.

“No hay valor a la vida”

“Lo que le pasó a Gladis demuestra claramente que no hay valor a la vida, cualquiera puede hacer cualquier cosa con nosotros”, y se preguntó: “¿Si fuera alguien importante el baleado iba a pasar esto? No. Iba a haber muchas respuestas de la justicia. Pero como es pobre, que poco o nada tiene, todo se mueve lento y no queremos que termine en impunidad”.

“Por eso le pido a la sociedad que despertemos para que mañana no haya otra Gladis, porque hoy fue ella pero mañana puede ser otra de nuestra familia”, advirtió Alphonso y en esa línea analizó que “se demostró que nadie está exento de ser asesinado porque no hay seguridad, la justicia demostró debilidad y eso hay que ir corrigiendo. Si no se corrige hoy en poco tiempo vamos a tener otra Gladis, y otras”.

“Sabemos que existen muchos casos parecidos anteriores, algunos de ellos impunes, pero la realidad es que siguen sucediendo porque en su momento se han quedado callados. Y ya no más, necesitamos despertarnos. La cruz pesa, cuesta, hay que hacer sacrificios pero esto no se trata de una religión o de otra, de una iglesia u otra, se trata de justicia común para toda la sociedad”, subrayó.

Dos detenidos

Por el hecho hay dos hombres oriundos del barrio Caballeriza de Oberá detenidos e imputados por el delito de “robo agravado derivando en homicidio”. En poder de uno de ellos la Policía de Misiones secuestró una moto presuntamente utilizada para el atraco y en el allanamiento a la casa del supuesto autor material, entre otros elementos hallaron una bala calibre 32, igual a la utilizada en el ataque, que será cotejada con el plomo que los forenses extrajeron del cráneo durante la autopsia que se realizó esta mañana.

Según la pericia, la causa de muerte es “herida de arma de fuego en región perito temporal derecha, con orificio de entrada, sin salida. Lesión amplia de parénquima cerebral”.

El Territorio.