Noviazgo adolescente: por casos de violencia dan charlas en las escuelas

“Mostrame tus mensajes o esto se termina acá”. Gritos y conductas que llaman la atención de padres y docentes que salen a pedir ayuda al no saber cómo manejar la situación.

Ante este panorama es que la Dirección de Género y Diversidad de Posadas está yendo a las escuelas de la ciudad a dar charlas sobre violencia en el noviazgo adolescente.

Los casos son preocupantes y en el último tiempo también son convocados desde escuelas primarias. “Los talleres se dan en los colegios públicos y privados y a pedido de los docentes también damos talleres para los chicos de 6° y 7° grado de primaria, porque ahora empiezan a relacionarse con menos edad”, contó a El Territorio María Esther Williams, directora de Género y Diversidad de Posadas.

“La violencia es una cuestión que no es natural, es algo que se aprende, muchas veces dentro del seno familiar, y se va reforzando luego cuando los chicos se van desenvolviendo en otros ámbitos. A veces tiene que ver con una cuestión cultural, con matrices de aprendizaje”, señaló Williams, encargada del diálogo con los jóvenes y quien tiene una amplia experiencia en el tema.

“Todos los estudios indican que las cuestiones de violencia comienzan en la etapa del noviazgo o del conocimiento de la pareja, pequeñas cosas que tanto hombres como mujeres tienen naturalizadas y que en realidad son situaciones violentas y que a medida que la pareja va creciendo se van acrecentando y pueden terminar en una situación peor”, explicó.

En el encuentro con los estudiantes el objetivo central es brindarles herramientas para que ellos puedan detectar y desnaturalizar esas situaciones violentas o de control. “Que puedan tomar las riendas de su vida, que puedan decidir intervenir como pareja y que puedan resolver esas cuestiones antes de que todo avance”, dijo, porque “la violencia es una necesidad de controlar al otro”.

Signos

Además, comentó que existen ciertas conductas que deben poner en alerta a la persona. “Los signos en general son el excesivo control del hombre a la mujer o de la mujer al hombre. Controlar como se viste, si se maquilla o no. Controlar cómo me relaciono con mi familia. Acompañar a la pareja a todos lados, llevarla, traerla. El exceso de llamadas o mensajes, controlar el teléfono, ese tipo de cuestiones son pequeños índices que nos muestran celos excesivos o excesivo control”, detalló y sostuvo que esas situaciones pueden darse indistintamente del género de la persona. “Pero generalmente es el hombre el que más ejerce control sobre determinadas cuestiones. Está muy presente esta idea de la mujer como propiedad, como algo que es mío. Y no nos olvidemos que vivimos en una sociedad donde la violencia está generalizada en todos los ámbitos y por lo tanto es naturalizada e invisibilizada. La violencia es algo que vemos en la calle, en el trabajo, en la familia, en las instituciones y obviamente las relaciones de pareja no escapan a esta situación”, indicó.

Consultada sobre qué sucede en los talleres, Williams comentó que muchos chicos se animan a contar la experiencia que viven o vivieron. “Los talleres son muy participativos y les hago preguntas para que hablen y se dé un ida y vuelta para tratar de tirar ideas y mitos sobre el tema. La idea es que cuanto más temprano lleguemos a los adolescentes ellos cuenten con más armas para cortar estas cuestiones a tiempo. Poder, a partir del diálogo y la comunicación, ver cómo mantienen relaciones más equitativas donde cada uno mantenga alta su autoestima y otras cuestiones que hay de por medio. No todas las personas permiten que les pase este tipo de cosas y esto tiene que ver con situaciones personales e historias de vida de cada uno”, dijo.

“Muchas veces en las parejas hay códigos de comunicación violentos y puede ser que ambas partes se agredan. Estas situaciones pueden abrir las puertas a la violencia física y todos sabemos sobre los casos de femicidio. Por eso es muy importante que los jóvenes puedan nombrar la violencia, visibilizarla y desnaturalizarla y partir de allí poder construir nuevos modos de relacionamiento, que sean equitativos y libres de violencia”, finalizó.

Signos para estar alerta

Controlar la vestimenta.
Controlar si usa maquillaje.
Controlar cómo me relaciono con mi familia.
Acompañar a la pareja a todos lados.
Exceso de llamadas o mensajes.
Revisar los mensajes o fotos.
 

Para agendar

Dónde comunicarse
Las escuelas que quieran recibir las charlas pueden solicitarlas en la Dirección de Género y Diversidad que funciona de 7 a 13 en la planta baja del edificio central de la Municipalidad de Posadas o a los teléfonos fijos 4426958 o 4444602.

El Territorio.