Nueva denuncia contra ex policía con múltiples antecedentes por estafa

Suspira, hace una pausa y reconoce que no sabe por dónde empezar. Después asegura que está por desmayarse, que no sabe qué hacer. Reconoce que tiene la culpa, que él perdió el dinero y que se hará cargo de las consecuencias, que pagará hasta el último peso.

El audio de WhatsApp fue enviado el pasado 26 de julio por Marcelo Enrique I. (35), ex oficial de la Policía de Misiones sobre quien pesan innumerables denuncias por estafas tanto en Misiones como en diferentes puntos del país.

Pero más allá de sus antecedentes, varias veces detallados en las páginas de El Territorio, el viernes sumó otra acusación de una mujer que lo denunció ante la Seccional Quinta de Oberá por presunta estafa.

Según la damnificada, el ex policía trabajaba como motomandados y se quedó con 110 mil pesos en efectivo que le entregó para que realice un depósito bancario a su nombre.

Entre las pruebas que aportó se hallan varios mensajes de audio en los cuales Marcelo Enrique I. reconoció que perdió el dinero, supuestamente.

“Me estoy por desmayar, no sé qué más hacer. Hoy a las cuatro fui a hacer el depósito y cuando miro en mi cartera no estaba más el paquete con la plata. No sé si se cayó. Fui a todos los lugares por donde anduve y no encontré el paquete. Pero me voy a hacer responsable. Quedate tranquila que eso no va a quedar así. Ya hablé con mi hermana, que es policía, para ver cómo podemos hacer para arreglar legalmente”, se escucha decir al sospechoso.

Al respecto, la denunciante precisó que si bien en primera instancia el ex policía le aseguró que saldaría su deuda, con el correr de las horas dejó de responderle los mensajes y la bloqueó.

“Se me perdió a mí”
La mujer precisó que hacía alrededor de un año y medio utilizaba los servicios de una empresa de motomandados para realizar los depósitos mensuales de su trabajo.

El ex policía era uno de los empleados habituales y nunca antes había tenido problemas, aunque el 26 de julio le entregó más plata de lo habitual para que deposite.

“Estoy desesperada, no sé qué hacer porque son 110 mil pesos que me van a descontar a mí. Ahora me enteré de los antecedentes de este hombre por los mismos policías que estaban en la comisaría cuando hice la denuncia. Tengo un montón de pruebas: audios y capturas de pantalla. Inclusive la involucró a su hermana, que es policía”, comentó la damnificada.

Precisamente, en varios de los audios de WhatsApp el sospechoso nombra a su hermana, una oficial que tiene a su cargo una división dependiente de la Unidad Regional II de Oberá.

“Mi hermana me dijo que de última me saca un préstamo para que te devuelva la plata. O voy a vender el auto para devolverte la plata. Pero la verdad que me voy a desmayar enseguida, mi corazón está a mil. Nunca en la vida me había pasado algo así. Es mucha plata, yo lo sé. Me pongo a disposición para lo que quieras hacer conmigo. Yo me voy a hacer responsable de esa plata. Esa plata no se te perdió a vos, se me perdió a mí. Así que te voy a devolver peso por peso, todito. Esto no va a quedar así”, dijo en uno de los primeros mensajes enviados a la víctima el 26 de julio.

Ya ante el hecho consumado, la damnificada recordó que tiempo atrás el ex policía le ofreció electrodomésticos, otro de sus conocidos artilugios para estafar a las personas.

Impunidad
Así como primero el sospechoso se mostró preocupado por la supuesta pérdida de los 110 mil pesos, al punto que prometió pagarle cuotas de 10 mil, con el correr de los días fue variando de excusas, se victimizó y hasta lanzó algunas amenazas.

“Mirá que mi hermana quiere cubrirme”, se escucha en uno de los audios que mandó.

En ese sentido, la denunciante se mostró sorprendida por la impunidad con que se maneja el implicado, lo que genera suspicacias sobre el alcance de sus operaciones delictivas.

“No entiendo cómo puede ser que teniendo tantos antecedentes esté libre; pero no sólo eso, sino que hasta la semana pasada trabajaba en una empresa de motomandados. O sea que nadie controla eso”, reflexionó.

También hizo hincapié en la responsabilidad del propietario de la empresa para la cual trabajaba el ex policía.

“Primero el dueño vino a mi casa y me dijo que íbamos a solucionar el tema. Pero después cambió el discurso y me dijo que la empresa no tiene nada que ver porque Marcelo I. no había informado que iba hacer un depósito para mí. Pero eso me suena a excusa. Ahora se quiere lavar las manos”, opinó molesta.

Incluso, en un audio el propietario de la empresa de motomandados expresó que estaba dispuesto a vender su moto para pagarle a la damnificada.

“Me dejaste helado con esto, en una hora estoy en tu casa. Quedate tranquila que si tengo que vender mi moto lo voy a hacer para pagarte. Vamos a solucionar. Aparte de hacerte un daño, me hace un daño a mí. Rompió su moto y le presté la mía para trabajar”, indicó.

Pero luego el dueño de la empresa también cortó toda comunicación con la mujer. Por ello, ante el incumplimiento del resarcimiento, el último viernes radicó la denuncia contra el ex policía.

Estafador serial
Marcelo Enrique I. fue dado de baja de la Policía en 2008 por varias denuncias en su contra. Luego siguió delinquiendo como civil.

Amparado en las redes sociales y perfiles truchos acumula víctimas en Misiones y otras provincias, lo que grafica el alcance la operación delictiva del estafador serial.

Lucas Lugo, residente en la ciudad de Corrientes, contó cómo fue que lo engañó.

“En noviembre del 2019, mirando el Facebook, ingresé a un grupo de compra venta de Corrientes y encontré una oferta de un vendedor de Oberá, un tal Elías Samuel González, que vendía televisores, cocinas y lavarropas a muy buen precio. Supuestamente tenía todo en liquidación por renovación de stock”, precisó.

Al tratarse de una buena oferta, supuestamente, escogió tres productos y realizó tres depósitos, uno de 15 mil pesos y dos por 8 mil cada uno. Luego esperó las encomiendas que nunca llegaron.

“Los pagos fueron hechos a una cuenta de mercado pago de otro muchacho de Oberá, al que después contacté y me dijo que también fue estafado por la misma persona. Fue ahí que me enteré de la verdadera identidad del supuesto Elías Samuel González, que lo echaron de la Policía de Misiones y que tiene muchísimas denuncias por estafa”, señaló Lugo, quien radicó una denuncia en Corrientes.

Otra de las víctimas fue identificada como Yésica Días, residente de la provincia de Jujuy.

“El día 30 de enero del 2019 hice una transacción para la compra de un aire acondicionado LG a Marcelo Enrique I., a quien le hice un depósito de 16.500 pesos a través de pago fácil. Después, mediante audios, me confirmó que se acreditó el pago y que al día siguiente me enviaba el pedido. Al otro día me bloqueó y nunca más supe de él”, lamentó.

Cayeron parientes
En Misiones varios damnificados conformaron un grupo de WhatsApp de alerta, a cual se sumaron hasta vecinos del ex policía, en Villa Mousquere de Oberá, a quienes también estafó.

Si bien las últimas denuncias contra el ex policía se refieren a reiteradas estafas por venta de aire acondicionados, su prontuario cuenta con una variada colección de delitos, incluida la sustracción de recibos de sueldo para la posterior adquisición de electrodomésticos y otros productos.

Incluso, entre los damnificados se hallan propios familiares que residen en el mismo barrio.

Uno de ellos entrevistados por este matutino, pariente y vecino, comentó que “este delincuente nos estafó de la peor manera y todavía estamos endeudados por eso. Aprovechando el parentesco y que la señora trabajaba como niñera para nosotros, en algún momento sustrajo el recibo de sueldo de mi señora y compró electrodomésticos en varios comercios de Oberá. A mi suegra le hizo lo mismo”.

“Cuando nos empezaron a reclamar deudas por cosas que no compramos hicimos las averiguaciones y saltó que era él. Le encaramos con las pruebas y reconoció, pero nunca se hizo cargo de nada. Nos causó muchísimo perjuicio económico y sigue haciendo de las suyas como nada”, agregó.

Más denuncias
El rastro del ex policía llega a la comisaría de Concepción de la Sierra, donde en noviembre pasado una mujer lo denunció por estafa.

Consultada al respecto, confirmó el modus operandi: “Por un perfil de Facebook, que resultó ser trucho, ofrecía aires acondicionados por 30 mil pesos. Como era una buena oferta, hablamos con mi marido y decidimos contactarnos. Nos comunicamos un jueves y el lunes nos empezó a apurar, porque decía que le quedaban sólo tres aires”.

“Así que hicimos el depósito en la sucursal del banco Nación de Apóstoles y al otro día recibiríamos el producto, supuestamente. Enseguida nos bloqueó y dejó de contestanos”, lamentó. Otra denuncia fue radicada por una mujer el 21 de septiembre del 2020 ante la comisaría de Jardín América, donde reside. El 15 de septiembre se contactó con el supuesto Jorge Samaniego para compar un aire acondicionado: “El día 17 le pedí su número de cuenta para depositarle el dinero y me contestó que mandaría el producto por Vía Cargo”, añadió la segunda denunciante.

El Territorio.