Oberá: abrió nuevo sector de cirugía plástica en el hospital

El Hospital Samic de Oberá habilitó el centro de cirugía plástica, reconstructiva y rehabilitación para pacientes con quemaduras y otras patologías complejas. El flamante lugar tiene como fin realizar un trabajo articulado entre consultorios externos, sector de internación y quirófanos.

La apertura del sitio se demoró dado que previamente funcionó como sector de terapia intensiva para pacientes con Covid-19.

“Es un lugar creado para quemados y aislamiento de pacientes con diferentes patologías inmunológicas, porque tienen una circulación especial, tienen presión negativa, entonces las condiciones están dadas para que se pueda trabajar bien”, explicó Héctor González, director del hospital, luego de la inauguración.

Respecto de la mudanza del edificio más antiguo al nuevo y con tecnología de última generación, señaló: “Es un proceso progresivo en donde la cirugía general y traumatológica la pasamos a la parte nueva, todavía nos falta la maternidad. La idea es que se mude toda la cirugía a la parte nueva, hoy por hoy seguimos en este sector con maternidad más antiguo, pero en dos semanas estaríamos en condiciones” de trasladarlo.

Actualmente el hospital tiene una atención de 600 pacientes de forma diaria y se realizan entre diez y doce intervenciones quirúrgicas, número que puede variar los fines de semana porque hay más atenciones de urgencia.

“Cuando hablamos de cirugías reparadoras y reconstructivas no hablamos solo de quemados, hablamos de pacientes que tienen fracturas, pérdida de sustancias, de material óseo y muscular, donde se necesitan injertos”, dijo.

Respecto del proceso de curación de una quemadura, contó que varía: “El quemado necesita su tiempo, un paciente agudo es para este sector de terapia intensiva con monitoreo constante. Pero no es lo mismo un quemado que vaya a respirador con todas las complicaciones que significa o un quemado leve”.

Por último, precisó que el costo de internación de un paciente en un área de estas demanda varios miles de pesos al día. “Todo depende de lo que usen, desde antibióticos de última generación o un respirador, pero están por encima de los 50 o 60 mil pesos diarios”, cerró. 

El Territorio.