Oberá: cría sola a sus dos hijas y delincuentes desvalijaron su vivienda

Lilian Pitan (20) no tiene consuelo. El pasado 22 de junio delincuentes desvalijaron su vivienda y las dejaron a ella a sus hijas literalmente con lo puesto, ya que le robaron hasta la ropa y los calzados de las pequeñas de 4 y 3 años.

La joven y sus nenas residen en una precaria casilla de madera en un espacio verde situado en el barrio Villa Kindgreen, límite con Villa Blanquita.

“Perdimos todo. Nos robaron la garrafa, la estufa, una pava eléctrica, un anafe eléctrico, el ventilador, mercadería, la leche de las nenas, la ropa, los calzados, unas chapas de zinc, cuatro sillas y un sillón. Todas las cosas que fui comprando con mucho esfuerzo y no sé cómo voy hacer para recuperar”, lamento.

En diálogo con El Territorio, Pitan mencionó que cría sola a sus dos hijas y no tiene ningún tipo de ayuda del progenitor.

Por ello, hace alrededor de tres meses no pudo seguir pagando el alquiler y se mudó al predio donde residen actualmente, sin imaginar que serían víctimas de la inseguridad.

Al respecto, comentó que el día del hecho viajó con sus hijas a la localidad de Alberdi para visitar a su madre, circunstancia que fue aprovechada por los delincuentes.

“Cuando llegué y vi lo que hicieron me puse a llorar. Fue terrible. Es terrible lo que estamos pasando. Se llevaron hasta las frazadas. Los vecinos y yo tenemos sospechas de quiénes fueron y les di los nombres a la Policía, pero hasta ahora no encontraron nada y me dijeron que difícil que encuentren”, lamentó la joven.

En tanto, reconoció “lo que más me angustia es que mis hijas están casi con lo puesto, salvo por algunas ropitas que me dieron los vecinos. De por sí vivimos con lo justo, comiendo lo justo porque cobro el salario de las nenas nomás porque el papá no me ayuda”.

El Territorio.