Oberá: denunció abuso policial y ahora desapareció su moto del destacamento de Seguridad Vial

“Hoy (por ayer) fuimos al Tribunal de Faltas para arreglar la multa y nos informaron que nuestra moto desapareció del destacamento policial de Seguridad Vial. Dicen que están investigando y están revisando las cámaras porque justo robaron nuestra moto. Es muy rato todo y ya no sé qué pensar”, lamentó esta tarde Sandra Demczuk (40), quien días atrás denunció abuso de autoridad en un control policial en el centro de la ciudad el último sábado.

Desde entonces la moto Honda quedó en resguardo en el destacamento ubicado en la intersección de rutas 14 y 103.

En tanto, con la intención de regularizar la multa por la falta de espejos y VTV, esta mañana el propietario -el hijo Demczuk- se presentó en el Tribunal de Faltas, donde le notificaron de la desaparición de la moto.

En paralelo, la Policía inició un sumario administrativo interno para deslindar las responsabilidades del personal de la citada dependencia.

“Para nosotros la moto es un medio de movilidad para ir a trabajar. Nos detuvieron cuando íbamos a trabajar, nos trataron como si fuéramos delincuentes y ahora desapareció la moto. La verdad que estoy en shock”, reconoció la damnificada en diálogo con El Territorio.

Suspicacias

Como se informó previamente, el martes Demczuk se presentó ante la Fiscalía de Instrucción Uno y denunció que junto a su hijo permanecieron cuatro horas esposados e incomunicados, ya que se les negó la posibilidad de realizar una llamada, no pudieron avisar a nadie que estaban detenidos y perdieron el día de trabajo.

Aseguró que fueron víctimas de un injustificado abuso de autoridad que les ocasionó un enorme perjuicio, ya que su hijo resultó lesionado y los uniformados rompieron su celular.

“Todavía no entendemos por qué tanta brutalidad. A las 8 de la mañana estábamos yendo trabajar, paramos en un semáforo y ahí nomás se acercó un policía que sin mediar palabras sacó la llave de la moto, empujó a mi hijo y junto con otros dos lo sometieron a una paliza. Después nos enteramos que éramos sospechosos porque a la moto le faltaban los espejitos”, preciso.  

En este contexto, la desaparición de su moto genera serias suspicacias sobre el accionar policial.

Denuncia previa

El sábado pasado la mujer y su hijo de 19 años fueron abordados por un móvil policial en la esquina de calle Córdoba y avenida Sarmiento, pleno centro de Oberá, a una cuadra de la Seccional Primera.

“En la Seccional Primera nos decían que estaban investigando la procedencia de la moto, pero para eso ya les habíamos mostrado todos los papeles. Los mismos policías constataron que la moto era nuestra y nos hicieron el acta de infracción por la falta de los espejitos”, señaló.

Y agregó: “No nos dejaron hacer una llamada ni avisar que estábamos detenidos. Me saqué una foto para dejar constancia que me esposaron. Cuando nos liberaron, como para que nos quedemos tranquilos, nos dijeron no iban a iniciarnos ninguna causa ni quedaría registro de nuestra detención. Pero qué causa nos van a hacer si andábamos en nuestra moto”.

El Territorio.